STF toma decisiones separadas sobre extradición de represores argentinos





Cuando ten√≠a 26 a√Īos, Gonzalo S√°nchez sol√≠a tocar canciones de rock en los s√≥tanos de la Escuela Mec√°nica de Marinha, uno de los principales centros clandestinos de tortura, prisi√≥n y asesinatos de la √ļltima dictadura militar en Argentina (1976-1983).





Conocido como Chispa por sus colegas, S√°nchez era un funcionario de bajo rango, que se quejaba de no participar en acciones importantes y solo realizar tareas serviles para los oficiales m√°s importantes.

Sol√≠a ‚Äč‚Äčdescontar su rencor tocando la guitarra para los prisioneros, atado a las sillas para verlo tocar canciones de Sui Generis, una de las bandas de rock m√°s importantes de Argentina.

El 24 de marzo de 1977, su vida cambió. Estaba programado para participar en el secuestro de un objetivo importante, el escritor y guerrillero Rodolfo Walsh. Además de Chispa, otros 14 oficiales participaron en la operación.

Acorralado en la esquina de las avenidas Entre Ríos y San Juan, en Buenos Aires, el escritor reaccionó, apuntó con un arma a los que lo perseguían y disparó. Los oficiales dispararon y Walsh cayó, disparó. El cuerpo del escritor nunca fue encontrado.

En 2003, huyendo de la justicia argentina, que ese a√Īo hab√≠a derribado indultos y amnist√≠as para personas vinculadas a cr√≠menes contra la humanidad, Chispa lleg√≥ a Brasil. Vivi√≥ en Porto Alegre, Cabo Frio, Angra dos Reis y, finalmente, Paraty. Vivi√≥ en una relaci√≥n estable con una mujer brasile√Īa y tuvo un hijo en 2012.

Diecisiete a√Īos despu√©s, Chispa est√° de regreso en Argentina. El 11 de mayo, fue arrestado en la ciudad de R√≠o de Janeiro. Unos d√≠as despu√©s, en medio de la pandemia de coronavirus, aterriz√≥ en su tierra natal, donde fue visto por televisores en una escena inusual: a los 68 a√Īos, encorvado en una piscina montable, el torturador fue limpiado por hombres enmascarados.





La decisi√≥n de extraditarlo fue tomada por la Corte Suprema Federal bas√°ndose en la interpretaci√≥n de que, dado que las personas secuestradas por Chispa siguen desaparecidas, el crimen a√ļn contin√ļa y, por lo tanto, no est√° relacionado con los cr√≠menes previstos en la Ley de Amnist√≠a de Brasil.

Las acusaciones en Argentina van más allá de la participación en el asesinato de Walsh. Es responsable de crímenes de lesa humanidad, como tortura, homicidio y, por supuesto, secuestro.

Unas 5.000 personas fueron asesinadas en la Escola Mec√Ęnica da Marinha o despu√©s de pasar por el sitio. Fue a partir de all√≠ que los convoyes de trenes partieron hacia las bases a√©reas, desde donde entrar√≠an en los llamados ¬ęvuelos de la muerte¬Ľ para ser arrojados al mar y al R√≠o de la Plata.

En Paraty, la rutina del argentino consist√≠a en trabajar en un astillero, ayudando a dise√Īar embarcaciones y reparar h√©lices navales. Aunque fue arrestado hace poco m√°s de un mes, el STF decidi√≥ la extradici√≥n de Chispa en diciembre de 2017, seis a√Īos despu√©s de que el tribunal argentino hizo la solicitud.

Desde entonces, ha vivido un cambio legal en Brasil. En 2013, fue arrestado; tres a√Īos despu√©s, fue liberado con la determinaci√≥n de recoger su pasaporte y domicilio en la misma direcci√≥n, con una tobillera electr√≥nica.

Solo en enero de este a√Īo, despu√©s de la decisi√≥n final del STF, el juez Luiz Fux decret√≥ el arresto a pedido de la Interpol.

La Oficina del Defensor P√ļblico (DPU) tambi√©n solicit√≥ la anulaci√≥n o revocaci√≥n de la decisi√≥n, pero el 25 de mayo, con S√°nchez ya en Argentina, el Ministro Supremo Lu√≠s Roberto Barroso rechaz√≥ la solicitud.

Seg√ļn el DPU, Chispa sostuvo que los cargos en su contra fueron el resultado de la persecuci√≥n pol√≠tica que comenz√≥ en 2002, cuando estaba trabajando con las regulaciones de pesca en la Patagonia y habr√≠a contradecido intereses poderosos. La tesis fue rechazada por el STF.

Otro acusado de participar en el caso Walsh también se encuentra en Brasil. Este es el ex delegado de la Policía Federal Argentina, Roberto González, cuya extradición también fue solicitada por la Justicia argentina.

Pero en su caso, la Corte Suprema dictaminó que era infundada, en una decisión días antes del arresto de Chispa, basada en la Ley de Amnistía, los crímenes de los que se le acusa, que ocurrieron durante el período de la dictadura, no serían punibles en Brasil. por la ley de 1979.

Con conclusiones diferentes, los dos ensayos tuvieron lugar en la misma clase de STF y con los mismos cinco ministros. Para Folha, el ministro Marco Aurélio Mello, el relator en ambos casos y el voto perdedor en el primero, dice que siempre apoyó la hipótesis de la presunta muerte en casos de desaparición y que mantuvo la consistencia de los votos al ir en contra de la extradición. En cuanto a los colegas, supone que estaban convencidos de eso en el segundo caso de González.

Gilson Dipp, ex ministro de la STJ, miembro de la Comisi√≥n Nacional de la Verdad, dice que la tendencia es que prevalezca la segunda tesis, que tambi√©n establece la prescripci√≥n de delitos. √Čl dice que siempre ha estado a favor de revisar la amnist√≠a.

¬ęEl STF ya ha considerado que la Ley de Amnist√≠a es constitucional, est√° pendiente de embargos, pero no cambiar√°. La Corte Interamericana de Derechos Humanos dictamin√≥ lo contrario. Creo que Brasil es uno de los √ļnicos pa√≠ses que mantiene la amnist√≠a. Hoy, el cambio ser√≠a m√°s simb√≥lico que pr√°ctico ¬ę, dice.

La figura del ¬ęcrimen continuo¬Ľ comenz√≥ a usarse hace una d√©cada en otros pa√≠ses de la regi√≥n que a√ļn mantienen una ley de amnist√≠a, pero su uso est√° aumentando, ya que las primeras sentencias a los represores establecen precedentes para otros.

Esto ocurre, por ejemplo, en Chile. ¬ęLa persona desaparecida es un secuestrador que a√ļn no ha sido encontrado. Aunque la evidencia apunta al hecho de que estaba muerto, no hubo retorno ni hallazgo del cuerpo, no hubo determinaci√≥n del culpable, por lo que es un delito continuo, por lo que puede ser juzgado¬Ľ, dice el El juez Mario Carroza, conocido en Chile por haber llevado a juicio casos famosos de represi√≥n, como los Queimados, y la muerte del popular cantante V√≠ctor Jara y el poeta y ganador del Premio Nobel Pablo Neruda.

¬ęAdem√°s del crimen continuado, desde el Estatuto de Roma se ha definido que los cr√≠menes contra la humanidad no prescriben. La mayor√≠a de los pa√≠ses latinoamericanos han firmado el Estatuto de Roma, y ‚Äč‚Äčen la interpretaci√≥n de varios gobiernos, como el argentino, por ejemplo, esta definici√≥n de lesa-humanidad est√° por encima de las leyes de amnist√≠a ¬ę, dice Carroza.

Gonz√°lez se mud√≥ permanentemente a Brasil en 2005, cuando se decret√≥ su arresto en Argentina, despu√©s de pasar un per√≠odo entre los dos pa√≠ses, trabajando en el comercio de alimentos, como pl√°tanos y frijoles. En Brasil, no ten√≠a familia, pero est√° casado en Argentina, seg√ļn la DPU, que represent√≥ a su defensa.

En una situación migratoria irregular, el DPU dice que tiene la intención de ajustar la documentación para continuar en el país, bajo el Acuerdo de Residencia del Mercosur o con regularización para casos especiales.

González vive en Viamão, en la región metropolitana de Porto Alegre, donde crió pollos y fue arrestado en 2015.

En abril de 2016, poco despu√©s de obtener el derecho de esperar en casa la decisi√≥n de extradici√≥n, Gonz√°lez concedi√≥ una entrevista al peri√≥dico Rio Hora do Sul, Zero Hora, por el cual dijo que hab√≠a matado a ¬ęmuchas personas en enfrentamientos¬Ľ. Reconoci√≥ que la cifra podr√≠a superar las cien personas, pero subray√≥ que no se trataba de un homicidio intencional, cuando existe la intenci√≥n de matar.

También afirmó que no se sentía como un criminal, porque cumplió con su deber.

Negó haber tenido un papel directo en la muerte de Walsh. La versión defendida por González es que el escritor estaba en camino para encontrarse con otro miembro de la guerrilla Montoneros cuando murió en un intercambio de disparos con un oficial de policía.

Le dijo al peri√≥dico que solo estaba en el asedio, ¬ęcuidando el per√≠metro¬Ľ. ¬ęDesear√≠a haber derribado a Rodolfo Walsh¬Ľ, dijo.

Jair Krischke, presidente del Movimiento de Justicia y Derechos Humanos, que ha seguido casos relacionados con dictaduras sudamericanas y la Operaci√≥n C√≥ndor durante a√Īos, recuerda que varios acusados ‚Äč‚Äčde tortura y cr√≠menes contra la humanidad en Argentina y Uruguay encuentran a Brasil como refugio. .

¬ęBuscan en Brasil la historia de impunidad que tiene el pa√≠s¬Ľ, dice. ¬ęTambi√©n est√° bajo la Ley de Amnist√≠a, porque los defensores suelen seguir esta l√≠nea y los ministros de la Corte Suprema lo acogen con satisfacci√≥n. Hasta hoy no tenemos represores condenados¬Ľ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *