Sri Lanka ignoró las señales de los acusados ​​de planear ataques





Zahran Hashim, un predicador musulmán radical acusado de ser el cerebro de los ataques del domingo de Pascua contra iglesias y hoteles en Sri Lanka, nunca ocultó su odio.





Él criticó una presentación local en la que las muchachas musulmanas se atrevieron a bailar. Cuando un político musulmán hizo una fiesta de cumpleaños, se enfureció porque las tradiciones infieles occidentales estaban envenenando su ciudad, Kattankudy.

"Había tres tipos de personas, dijo Zahran en uno de sus sermones en línea: musulmanes, los que entraron de acuerdo con los musulmanes y" personas que debían ser muertas ".

Zahran fue descrito por las autoridades de Sri Lanka como el fundador de un grupo obscuro con objetivos incoherentes.

Pero en su ciudad natal, y en el mundo en línea del islamismo radical, en que sus sermones eran populares entre algunos jóvenes, estaba claro desde hacía años que el odio de Zahran se destinaba a atraer una nueva generación de militantes.

"Él era influyente, atractivo, muy inteligente en sus discursos, a pesar de ser locura lo que decía", dice Marzook Ahamed Lebbe, miembro de una federación islámica de Kattankudy. "Todos lo subestimamos. Nunca pensamos que era hacer lo que decía.

Después de los ataques del domingo de Pascua, el Estado Islámico afirmó que los terroristas eran sus combatientes y divulgó un vídeo en el que Zahran es el único con la cara expuesta al lado de otros siete hombres enmascarados.





Los investigadores de Sri Lanka creen que ocho hombres bomba cometieron los ataques y que Zahran fue uno de los suicidas que atacaron el Hotel Shangri-la en Colombo.

Los musulmanes en Kattankudy dijeron que contactaron varias veces a la policía para advertir que Zahran era peligroso, pero que las autoridades minimizaron la amenaza.

Una de las iglesias atacadas -donde murieron más de 20 personas, muchas de ellas niños- quedaba en Batticaloa, al norte de Kattankudy.

"No puedo digerir eso", dice Madaniya, hermana de Zahran, que vive en Kattankudy. "Lo condeno fuertemente."

Kattankudy es un oasis de islamismo en una isla de mayoría budista con minorías hindú y cristiana. Las casas tienen foto de La Meca en la pared, y las calles están decoradas con monumentos dorados con palabras en árabe.

En 2017, Zahran atacó con una espada miembros de una secta sufi en Kattankudy, a los que acusaba de infieles. Diez de sus seguidores fueron detenidos, incluyendo a su padre, pero él escapó.

El sufi H.M. Ameer dice que la comunidad avisó a la policía varias veces sobre el extremismo de Zahran, pero no hubo resultado. El jueves (25), sufíes en Kattankudy recibieron un aviso del departamento de investigación criminal de Sri Lanka de que sus lugares sagrados podrían ser atacados el viernes por militantes vinculados a Zahran.

"Nosotros los avisamos", dice Ameer. "Estaba todo ahí, claro como el día. Pero no se ha hecho nada.

Traducción de Luiz Roberto Mendes Gonçalves

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *