Sólo hay una salida. Salud tambien





La polarización de ideas, opiniones e intereses que ha marcado estos tiempos pandémicos se refleja incluso en las solicitudes y comentarios de nuestros lectores y suscriptores. Mientras que algunos no soportan ver el coronavirus en la revista y en el sitio web, otros cobran contenido adicional y recortes, desde nuevos ángulos.





Nuestra ardua tarea, por tanto, es complacer a griegos y troyanos, al tiempo que sacamos a la luz hechos y descubrimientos que pueden tener un impacto en la salud pública e individual. Ahora, es imposible ignorar la COVID-19, no sólo porque representa una nueva enfermedad que ha enjaulado al mundo, sino también porque repercute, directa o indirectamente, en prácticamente todos los demás problemas de salud.

Una de las áreas (más) sentidas con la pandemia es la lucha contra cáncer. Proyecciones en Brasil y en el exterior advierten de un aumento en el número de casos y muertes debido a la caída en la atención preventiva, el diagnóstico temprano y los tratamientos durante el Covid-19. El drama es que el cáncer no espera a que el virus desaparezca. Por eso no debemos quedarnos de brazos cruzados.

Mucho de lo que puede hacer para reducir el riesgo de que un tumor aparezca o se expanda depende de nosotros. De la misma manera que necesitamos confiar en la ciencia para enfrentar el coronavirus, los estudios iluminan lo que está a nuestro alcance hoy para deshacernos de estos males que, en común, se llaman cáncer.

A partir de las nuevas recomendaciones de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (Iarc) y otras entidades respetadas, hemos elaborado una guía con propuestas para minimizar nuestra propensión a esta herida, que disputa con las enfermedades cardiovasculares el título de la mayor causa de muerte en el planeta. Estas actitudes, como enseña el informe del periodista Thaís Manarini, involucran alimentación, frecuencia de ejercicio, vacunación y chequeos médicos; después de todo, cuanto antes se detecta un tumor, mayores son las posibilidades de curación.

Otro paralelo me viene a la mente cuando pienso en Covid-19 y el cáncer. Ambas son enfermedades que se originan a partir de un enemigo microscópico que intenta avanzar por el cuerpo. Solo uno viene de afuera; el otro aparece dentro. Mientras que el primero se bloquea con mascarilla, higiene, desprendimiento y, con suerte, vacuna, el otro se puede retirar con una rutina equilibrada.

La editora de arte Letícia Raposo propuso la metáfora del laberinto para nuestra portada. La idea es que, si conocemos las rutas adecuadas, lleguemos a la salida. La salida, sin importar de qué lado se encuentre en esta era dividida, es mantenerse saludable. Porque, seamos sinceros, ¡la salud es una!





Continúa después de la publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *