¬ŅSobrevivir√° el PCP a la transici√≥n digital?





El PCP celebra su centenario, manteniendo una vitalidad envidiable frente a la situación de otros partidos comunistas europeos que nacieron en la misma época. El PCP ya no es la fuerza activa e influyente en la sociedad que era a fines de la década de 1970, sin duda, pero la mayoría de sus pares en todo el mundo están en una situación mucho peor. O son meras sombras del pasado o han abandonado el credo marxista-leninista y ahora son partidos de centro izquierda.





La longevidad del PCP se explicará por su papel en la lucha contra la dictadura, pero también por el conservadurismo natural de la sociedad portuguesa. En muchos sentidos, el PCP es un partido conservador, lo que lo distingue del Bloque de Izquierda. Este conservadurismo comunista se ve principalmente en la economía, pero también en aspectos como la defensa de tesis soberanas, posiciones sobre las costumbres (ahora menos que en el pasado) y cuestiones relacionadas con las libertades individuales.

Durante muchos a√Īos, especialmente durante la dictadura, los comunistas portugueses se acostumbraron a verse a s√≠ mismos como individuos de moral superior que sacrificaron sus intereses individuales en el altar del bien com√ļn. Hay algo de religioso en el ideal comunista, con la creencia en una parus√≠a que debe llegar cuando el comunismo finalmente triunfe, a pesar del evidente fracaso del socialismo real en el siglo XX. En ese sentido, ser un comunista de cuerpo y alma no es muy diferente de tener una religi√≥n y tomarla en serio. Este hecho ayuda a explicar la extraordinaria resiliencia del PCP, no solo a nivel electoral sino tambi√©n financiero, ya que demuestra que es el √ļnico partido importante que podr√≠a sobrevivir sin los subsidios estatales, viviendo de las contribuciones de los militantes. y simpatizantes, incluidos los que, durante d√©cadas, donaron bienes ra√≠ces y otros bienes.

Al mismo tiempo, su influencia con los sindicatos le garantiza un peso político que trasciende los resultados electorales. Estés o no de acuerdo con tus posiciones, el PCP y los sindicatos cercanos a él carecen de democracia portuguesa, porque defienden a una parte de la población que otros partidos han olvidado hace mucho tiempo. Y ayudan a equilibrar un poco la balanza a favor de los más débiles, sirviendo de salida a las tensiones sociales que de otro modo aumentarían.

Hoy, cien a√Īos despu√©s, la mayor amenaza para la supervivencia del PCP no proviene de la derecha, del liberalismo u otras fuerzas de izquierda, sino de su aparente incapacidad para adaptarse a los cambios que la tecnolog√≠a est√° trayendo al mundo de los Estados Unidos. trabaja.

La pandemia aceleró la transición digital, generalizó el teletrabajo y cambió la forma en que muchos profesionales se relacionan con las empresas. Las nuevas generaciones miran cada vez más la libertad que proviene de poder trabajar de forma remota, sin vínculos permanentes con un solo jefe y si es posible con varios empleadores (la palabra adecuada será clientes).

Lo que para las generaciones anteriores eran los objetivos de la vida (empleo estable, casa y automóvil) está siendo cuestionado por muchos jóvenes. Naturalmente, este fenómeno incluye muchas ilusiones de que el tiempo se disipará (es fácil prescindir de la estabilidad cuando somos jóvenes y pensamos que viviremos para siempre). Y ha sido visible sobre todo en las profesiones más cualificadas y en las personas con mayores ingresos, pero sin duda se expandirá en las próximas décadas, a medida que las tecnologías den lugar a nuevas tareas. Estamos en un proceso de transformación a nivel global que cambiará radicalmente la forma en que vivimos y trabajamos.





Ante este desaf√≠o existencial, el PCP y otras fuerzas de izquierda tienen dos opciones: o intentar prevenir el cambio, buscando imposibilitar nuevas formas de trabajo; o buscar la forma de conciliar la defensa de los derechos de las personas con esta nueva realidad, por ejemplo mediante normas adecuadas para el trabajo a distancia y el refuerzo de la protecci√≥n social para aut√≥nomos y peque√Īos empresarios.

Al final, el PCP tendr√° que elegir entre convertirse en el √ļltimo gran defensor del trabajo subordinado o, por el contrario, afrontar la transici√≥n digital como una oportunidad para liberar a la sociedad de este viejo paradigma. Y as√≠, parad√≥jicamente, acerc√°ndose as√≠ a su objetivo secular de un mundo ‚Äúsin explotadores y explotados‚ÄĚ.

No soy un profeta, pero dir√≠a que la supervivencia del PCP durante otros cien a√Īos depender√° de esta elecci√≥n.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *