Sin noticias durante casi un mes, la familia est√° de servicio esperando a los deportados en MG





Aproximadamente a las 10 pm del viernes (14), la familia de Cleiber Miranda Ferreira, de 45 a√Īos, estaba aprensiva de la pantalla con los vuelos programados para llegar al aeropuerto internacional de Confins (a 37 km de Belo Horizonte), sin saber si estaba a bordo del vuelo 22:20, fletado por el gobierno de los Estados Unidos.





La familia sali√≥ de la capital para trabajar en el lugar, con la esperanza de encontrar a Cleiber, su esposa, Alexandra, y los dos hijos de la pareja, despu√©s de ver la noticia de que un nuevo vuelo con brasile√Īos deportados llegar√≠a a Minas Gerais el viernes por la noche. .

El vuelo fletado por el gobierno de Donald Trump, con autorizaci√≥n del gobierno brasile√Īo, fue el tercero en llegar al estado este a√Īo con brasile√Īos deportados por inmigraci√≥n irregular. Hubo otro tipo de vuelo en octubre del a√Īo pasado.

Seg√ļn el aeropuerto BH, que administra el aeropuerto, llegaron 80 personas el viernes, incluidos 40 ni√Īos. Por la ma√Īana, la Polic√≠a Federal hab√≠a anunciado que hab√≠a 100 pasajeros en la lista.

¬ęMi vida es solo rezar¬Ľ, dijo la madre de Cleiber mientras esperaba.

Sin poder usar su teléfono celular en el centro de detención, había estado sin comunicación con familiares en Brasil desde las 8:30 a.m. (hora de Brasilia), el 31 de enero, cuando se despidió a través de WhatsApp para hacer el cruce entre México y Estados Unidos.

Despu√©s de las 11 de la noche del viernes, despu√©s de que algunos pasajeros se hab√≠an ido, tan pronto como vieron a Cleiber caminando por la puerta, los miembros de su familia comenzaron a gritar y llorar. Era uno de los √ļnicos con alguien esperando.





¬ęNo esperaba [que eles estivessem aqui], porque ni siquiera sabemos qu√© d√≠a volver√° ¬ę, dice. ‚ÄúNunca quiero volver a intentarlo. Solo voy a apoyar a quien est√© all√≠. Pero no quiero que nadie pase por esto ‚ÄĚ.

Ning√ļn pasajero fue esposado durante o despu√©s del viaje, seg√ļn informes de brasile√Īos escuchados por el Hoja. Al contrario de lo que les habr√≠a sucedido a los pasajeros en el vuelo que lleg√≥ a fines de enero, tambi√©n en Confins. El presidente Jair Bolsonaro (sin partido) vino a criticar la acci√≥n, pero luego retrocedi√≥.

Sin embargo, los brasile√Īos informaron que fueron acompa√Īados por guardias de seguridad incluso para ir al ba√Īo durante el vuelo. ¬ęEl viaje, todo el tiempo, es tenso¬Ľ, dice Cleiber.

Algunos deportados, escuchados por el Hoja, dijo que un brasile√Īo ten√≠a problemas porque pensaba que su hijo era mayor de edad. El problema parec√≠a haber sido aclarado, pero despu√©s de que abordaron la camioneta que llev√≥ al grupo al avi√≥n, ninguno de los dos fue visto nuevamente.

Como la mayor√≠a de las personas all√≠, padre e hijo son de Minas Gerais. El segundo estado con m√°s personas en centros de detenci√≥n, seg√ļn los deportados, es Rond√īnia.

Elisange Apolin√°rio, de 30 a√Īos, dej√≥ Buritis (a 328 km de Porto Velho), para arriesgarse a entregarse al control de inmigraci√≥n de los Estados Unidos y solicitar asilo, junto con su esposo y sus dos hijos: un beb√© de un a√Īo y ocho meses y una ni√Īa de 7.
El intento de ingresar al pa√≠s a trav√©s de la inmigraci√≥n irregular, para esperar el proceso de asilo se conoce como ¬ęcai-cai¬Ľ y sol√≠a ser una pr√°ctica com√ļn entre los inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos.

¬ęSolo que, como dijeron que la ley ahora ha cambiado, enfrentamos todo este proceso¬Ľ, explica Elisange. ‚ÄúAdquirimos una deuda y, con los dos desempleados aqu√≠, no pudimos pagar. La idea era ir all√≠ y quedarme hasta juntar el dinero ‚ÄĚ.

R., quien pidi√≥ no ser identificado, renunci√≥ al empleado en una tienda en Uberl√Ęndia, vendi√≥ un autom√≥vil y una motocicleta y recaud√≥ $ 6,000 para probar una nueva vida en los Estados Unidos. √Čl, su esposa e hijo estuvieron entre los deportados este viernes.

‚ÄúNo tenemos nada. Ni siquiera tengo cosas dentro de la casa. Solo tengo $ 80 ‚ÄĚ, dice.

√Čl dice que los agentes de inmigraci√≥n ofrecieron dos salidas: ser enviado a M√©xico, donde podr√≠a tratar de responder una demanda para permanecer en los EE. UU., Con una audiencia meses despu√©s, o firmar la deportaci√≥n a Brasil de inmediato, sabiendo que durante cinco a√Īos no podr√° ingresar a los Estados Unidos.

¬ęEl temor de todos es ir a M√©xico y retener su pasaporte, durante tres meses, hasta la audiencia¬Ľ, dice.

En una nota enviada a Folha, Itamaraty dice que ¬ęno se crear√°n dificultades para que los brasile√Īos deportados bajo la ley estadounidense, que no se disputa, regresen a Brasil¬Ľ. Y que las autoridades consulares brasile√Īas contin√ļen monitoreando los casos de brasile√Īos detenidos por irregularidades en la situaci√≥n migratoria.

La Polic√≠a Federal dice que los vuelos con deportados deber√≠an ser m√°s frecuentes. Folha revel√≥ que el gobierno de los Estados Unidos ha pedido al gobierno brasile√Īo autorizaci√≥n para fletar nuevos vuelos para la deportaci√≥n de brasile√Īos atrapados en inmigraci√≥n irregular.

Cuando los pasajeros de este viernes pasaron por la puerta de llegada, Fabr√≠cia Alves, de 42 a√Īos, transmiti√≥ todo en vivo por su tel√©fono celular a su sobrina que estaba en Inhapim (MG). Su esperanza de ver a su esposo Gilliard Nascimento, de 39 a√Īos, se desvaneci√≥.

¬ęEs una angustia¬Ľ, dice la t√≠a, ¬ęla pr√≥xima semana, si Dios quiere, estar√© aqu√≠ para atraparlo¬Ľ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *