Sin miedo a los anticoagulantes en el sillón del dentista









Hay una frase común que cada vez tiene más sentido en las áreas de la salud, como la medicina y la odontología: “no se puede generalizar”.

De hecho, a pesar de los procedimientos estándar, los profesionales están más centrados en lo particular. Además, por ser ciencias vivas, que requieren constantes revisiones, muchas veces es necesario cambiar de rumbo.

En esta área de cambios, podemos mencionar una recomendación clásica para la realización de cirugías odontológicas: la suspensión o alteración de los medicamentos antiplaquetarios y anticoagulantes, utilizados por los pacientes con cardiopatías en la prevención y tratamiento de enfermedades tromboembólicas y cardiovasculares.

¿Hay alguna preocupación sobre el sangrado excesivo durante cirugía Oral.

+ Lea también: ¿Cuándo fue la última vez que visitó al dentista?

La observación de estos aspectos siempre ha generado preocupación tanto en odontología como en cardiología. Y no por casualidad: ¿hasta qué punto era obligatorio modificar o interrumpir el tratamiento del síndrome coronario agudo (SCA) y la enfermedad arterial coronaria (EAC), que siguen siendo la principal causa de muerte en todo el mundo?





La EAC es incluso responsable de la mitad de los eventos cardiovasculares en pacientes menores de 75 años, y el 12% de ellos deja de vivir plenamente debido a la cardiopatía isquémica.

Desde mediados de la década de 1990, la terapia antiplaquetaria ha sido el componente esencial del tratamiento de la fase aguda del SCA. Esto se debe a que, además de prevenir la trombosis tras la implantación de stents coronarios, se utiliza en prevención secundaria (es decir, cuando el estado ya está estabilizado), para reducir significativamente los episodios isquémicos.

Costo efectivo

Hoy en día, la odontología y la cardiología apuestan por la continuidad de los antiagregantes plaquetarios ante la intervención odontológica programada.

Pero esa respuesta no llegó fácilmente.

Como director científico del Departamento de Odontología de la Sociedad de Cardiología del Estado de São Paulo, junto con la directora ejecutiva del mismo departamento, Ana Carolina de Andrade Buhatem Medeiros, fuimos coautores de una revisión integradora, que evaluó 1.026 científicos artículos sobre extracción dental en personas que toman anticoagulantes.

Continúa después de la publicidad

Estos artículos mostraron un bajo número de complicaciones asociadas con intervenciones quirúrgicas orales menores, incluso con el uso de medicamentos, y casi todos informaron tasas de sangrado aceptables.

Concluimos que los métodos hemostáticos en odontología, el mecanismo utilizado para contener las hemorragias, son suficientes en la mayoría de los casos, sin causar mayor daño al paciente.

+ Lea también: Qué tiene que ver la periodontitis con los casos graves de Covid-19

Por lo tanto, la relación costo-beneficio en comparación con el riesgo real de agravar los problemas cardíacos con la interrupción (aunque sea momentánea) de la medicación no se justifica.

El primer paso es que el profesional realice una anamnesis detallada con los pacientes cardíacos para conocer la condición, conocer los medicamentos de rutina y los trastornos hemorrágicos que ya hayan ocurrido. Así, es posible planificar el procedimiento más adecuado.

¿Miedo al dentista?

Hoy, 20 de marzo, es el Día Mundial de la Salud Bucal, y Socesp realizará alertas en sus redes sociales para recordar la relación entre algunas enfermedades dentales y la salud cardiovascular.

Es importante recalcar que el riesgo de que un tratamiento odontológico cause daño al paciente con cardiopatía se controla precisamente porque ambas áreas están atentas para ofrecer el mejor manejo.

Por tanto, ninguna patología del corazón es excusa para huir del sillón del dentista.

No obstante, siempre es recomendable trasladar la valoración del odontólogo al cardiólogo y viceversa, para que, de esta forma, ambos interactúen y planifiquen la conducta más acertada caso por caso. Sin riesgo para la salud bucal ni para el corazón.

Comparte este artículo a través de:
Whatsapp
telegrama

*Frederico Buhatem Medeiros es odontólogo, especialista en cirugía oral y maxilofacial y director científico de la SOCESP – Sociedad de Cardiología del Estado de São Paulo (SOCESP).

  • Relacionado
  • MedicamentoRealinear sonrisas: la nueva generación de ortodoncia para los dientes10 de marzo de 2022 – 18:03
  • Familia¿Solución casera para blanquear los dientes? ¡Cuidadoso!18 de febrero de 2022 – 14:02
  • MedicamentoGingivitis y periodontitis: una discusión dentro del cuerpo22 de septiembre de 2022 – 11:09
Continúa después de la publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *