Sin Covid-19, Lesotho vive & # 039; thriller & # 039; involucrando al primer ministro y su esposa





Un peque√Īo reino en el sur de √Āfrica, Lesotho podr√≠a estar celebrando el hecho de que es uno de los √ļnicos pa√≠ses del mundo que no registra ning√ļn caso de Covid-19. Pero un delito t√≠pico de un jab√≥n de las 8 en punto le quit√≥ la tranquilidad a sus casi 2 millones de habitantes.





Los personajes involucrados son el primer ministro Thomas Thabane, de 80 a√Īos, su actual esposa, Maesaiah, de 43 a√Īos, y su ex esposa Lipolelo, quien muri√≥ en junio de 2017 a la edad de 58 a√Īos.

Asesinado por un hombre armado en una zona rural de la capital, Maseru, Lipolelo estaba en medio de un ruidoso proceso de divorcio con el político y luchó en la corte para continuar siendo reconocido como el equivalente de la primera dama.

Una investigaci√≥n que termin√≥ a principios de este a√Īo acus√≥ a la actual esposa del primer ministro de ser la mente maestra detr√°s del asesinato del rival, probablemente con conocimiento de √©l. Thabane simplemente no fue acusado formalmente por tener inmunidad.

La principal evidencia, seg√ļn la polic√≠a, es una llamada realizada desde un tel√©fono en la escena del crimen a un tel√©fono celular perteneciente al primer ministro.

La pareja niega la participación en el crimen. Después de pasar semanas huyendo, Maesaiah se entregó a la policía en febrero, pero responde al caso en libertad.

En un país con inestabilidad crónica, la revelación bombástica arrojó al gobierno de Thabane en una crisis y lo llevó a un intento fallido de golpe de estado.





Con el pretexto de luchar contra el coronavirus, cerr√≥ el Parlamento y envi√≥ al ej√©rcito a las calles el 18 de abril para ¬ępreservar la ley y el orden¬Ľ.

La intensa presión internacional, especialmente de Sudáfrica, que rodea completamente a Lesotho, llevó al primer ministro a retirarse, pero no impidió el aumento de la temperatura política.

El lunes (11), el gobierno del veterano líder finalmente cayó después de recibir un voto de desconfianza del parlamento local. Thabane permanecerá en el cargo de manera interina hasta que se elija su reemplazo, lo que debería ocurrir dentro de los diez días.

‚ÄúTodo parece una telenovela, pero afecta a personas reales. Atrajo gran parte de la atenci√≥n del gobierno durante una grave amenaza para la salud ¬ę, dice Christopher Williams, investigador de la Universidad de Witwatersrand en Sud√°frica y estudioso de la pol√≠tica y la sociedad de Lesotho.

La partida de Thabane de la escena, uno de los principales jefes de la política local durante décadas, puede apaciguar al país, pero también tiene el efecto contrario.

Sin la inmunidad que le otorga el puesto, podría ser acusado por el asesinato de su ex esposa y provocar una reacción por parte de la población que todavía es leal a él.

Su esposa, que ciertamente tiene proyectos políticos, es una figura popular, especialmente en las zonas rurales, por haber dirigido proyectos de asistencia social.

‚ÄúSud√°frica ha estado diciendo que Thabane ser√° tratado con dignidad, lo que puede entenderse como una garant√≠a de inmunidad. En este caso, habr√° mucha frustraci√≥n, porque en Lesotho, la percepci√≥n es que las instituciones no est√°n exentas, trabajan para favorecer a las personas con poder ¬ę, dice Williams.

Con un √°rea un poco m√°s grande que el estado de Alagoas, Lesotho es un exotismo geogr√°fico. Totalmente acu√Īado en Sud√°frica, debe su existencia a un acuerdo del antiguo reino del pueblo Soto con el Reino Unido en el siglo XIX, a cambio de apoyar a los colonos brit√°nicos en conflictos con descendientes holandeses. La autonom√≠a del reino se conserv√≥ hasta 1966, cuando hubo independencia.

Con una econom√≠a principalmente rural, es una monarqu√≠a parlamentaria, con el Rey Letsie 3¬ļ como un jefe de Estado similar a la reina de Inglaterra.

Pero esta faceta de la democracia esconde un país con una historia de golpes de estado y poca viabilidad económica. Thabane fue derrocado por los militares en 2014 y regresó al poder con la ayuda de Sudáfrica unos días después.

La influencia de los sudafricanos en el reino es enorme, al igual que su inter√©s en la estabilidad del peque√Īo pa√≠s.

Gran parte del agua que abastece a la regi√≥n de Johannesburgo, el principal centro econ√≥mico de Sud√°frica, proviene de las monta√Īas de Lesotho. Tambi√©n existe la preocupaci√≥n de que un estado fallido dentro de su territorio se convierta en una fortaleza para delincuentes y traficantes de armas y drogas.

Con cada crisis, se menciona nuevamente la posibilidad de que Lesotho sea anexado a Sud√°frica, pero Williams no lo cree.

¬ęHay muchos habitantes de Lesotho que abogan por una mayor interacci√≥n con Sud√°frica, un tipo de federaci√≥n, pero no una absorci√≥n completa¬Ľ.

En cuanto al milagro de no haber registrado ning√ļn caso de coronavirus hasta ahora, el analista acredita dos hechos. Primero, las tasas de prueba muy bajas, que enmascaran la situaci√≥n real.

En segundo lugar, al éxito de Sudáfrica, que ha tenido casi 11,000 casos y más de 200 muertes, al limitar su interacción económica y de personas con Lesotho.

Pero la aparición del virus en este reino lejano es cuestión de tiempo, dice Williams.

¬ęLa frontera es muy porosa, hay vaqueros que cruzan de un lado a otro sin mucha preocupaci√≥n¬Ľ, dice.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *