Si los estadounidenses pensaran lo impensable, harían lo contrario de lo que están haciendo.





A pesar de que la sociedad estadounidense es bastante abierta, todav√≠a tiene sus tab√ļes. La primac√≠a estadounidense es uno de esos temas intocables. Para los estadounidenses, Estados Unidos siempre ser√° el primero.





Cuestionar esto es antipatri√≥tico, derrotista, argumenta Kishore Mahbubani, en su libro recientemente publicado, ¬ę¬ŅGan√≥ China? El desaf√≠o chino a la primac√≠a estadounidense ¬ę.

Hace unos d√≠as, habl√© con el profesor y ex diplom√°tico de Singapur a trav√©s de Zoom. Mahbubani est√° convencido de la necesidad de abrir los ojos de los estadounidenses al momento ¬ęineludible¬Ľ en que China se convertir√° en la primera econom√≠a del mundo.

Por supuesto, ser la primera economía del mundo no significa ser la mayor potencia mundial, porque el poder tiene otras dimensiones. Pero es innegable que la economía importa.

Los estadounidenses estarían cometiendo un error geopolítico elemental: no estarían trabajando con el escenario realista, argumenta.

De hecho, afirma que el error más grande de Estados Unidos en relación con China hubiera sido lanzarse a una amplia disputa geopolítica sin idear primero una estrategia adecuada.

Esto necesariamente implicaría reconocer la realidad y prepararse para descender del Olimpo o, al menos, compartir el podio.





Algunos no est√°n de acuerdo con Mahbubani. Dicen que Estados Unidos tiene una estrategia en relaci√≥n con China, que se llamar√≠a ¬ędesacoplamiento¬Ľ.

Para sus defensores, el desmoronamiento de la economía estadounidense en relación con la china, con la reducción de los lazos comerciales, tecnológicos, financieros, académicos, etc., tendría el poder de contener a China y garantizar la primacía estadounidense.

El problema no es solo el gran golpe en el pie que esto significa para los Estados Unidos, sino también el hecho de que, para funcionar, los terceros países tendrían que tomar partido con los estadounidenses, y esto está lejos de estar garantizado, especialmente con Donald Trump en el poder.

Contener y aislar a China es cualquier cosa menos trivial. Por ejemplo, 127 países tienen más comercio con China que con Estados Unidos. Si durante la Guerra Fría muchos eligieron un lado con convicción, hoy la mayoría prefiere evitar la rivalidad entre los grandes. Quien pueda y tenga juicio se resistirá a tomar partido.

Le pregunté a Mahbubani cómo será el mundo con China como la mayor economía. Depende de cómo trates con China a medida que crece, respondió. Cuanto más intente Estados Unidos derribarlo, más emergerá como un poder rabioso.

Lo mejor para Estados Unidos, dice, ser√≠a construir un entendimiento mientras a√ļn no est√© en la cima, definiendo par√°metros de coexistencia mientras los estadounidenses todav√≠a est√°n en una mejor posici√≥n.

Lo ideal ser√≠a reformar las reglas existentes que, despu√©s de todo, fueron dise√Īadas por Occidente y no por China, en lugar de simplemente descartar organizaciones y acuerdos internacionales.

La destrucci√≥n promovida por Trump deja espacio para el avance geopol√≠tico chino. Como Mahbubani resumi√≥, cada escapatoria que los Estados Unidos crea para ellos hoy es una escapatoria que abrir√°n para China ma√Īana.

Irónicamente, si Estados Unidos se permitiera pensar lo impensable sobre China, llegaría a la conclusión de que debería hacer lo contrario de lo que está haciendo.

Se estarían preparando para el futuro reformando y fortaleciendo las reglas del juego. Estarían fortaleciendo los lazos con sus aliados, en lugar de maltratarlos. Con eso, crearían balizas y restricciones sobre el poder de China.

Uno puede estar en desacuerdo con los argumentos de Mahbubani, pero tiene un mérito incuestionable. Obligar a los estadounidenses a enfrentar la complacencia intelectual y cuestionar la visión inquebrantable de que Estados Unidos siempre gana.

Para √©l, m√°s importante que saber si China gan√≥, es obligar a la gente a pensar al otro lado de la moneda: ¬Ņpuede Estados Unidos perder?

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *