Seguimos como son√°mbulos y vamos hacia el desastre, dice Edgar Morin





Edgar Morin es uno de los m√°s importantes y relevantes pensadores vivos. A los 98 a√Īos, en julio, sigue escribiendo y exponiendo ideas en conferencias en universidades y eventos.





El franc√©s de origen jud√≠o es un gran intelectual p√ļblico, siempre dispuesto a participar del debate, sea √©l sobre el conflicto en Palestina, cine, transg√©nicos, calentamiento global o inmigraci√≥n.

Morin debe buena parte de su √©xito al pensamiento complejo, concepto defendido por √©l seg√ļn el cual el conocimiento s√≥lo es posible por la transdisciplinariedad.

Esta idea impactó el pensamiento sobre la educación en todo el mundo. Tanto es así que en 1999 fue invitado por la UNESCO para escribir un libro que explica los cambios que considere necesarios en la educación: "El Siete conocimiento que se requiere educación en el futuro", en portugués.

Morin convers√≥ con la presidenta. hoja en S√£o Paulo, donde estuvo la semana pasada para una conferencia sobre placer est√©tico y arte en el Sesc. A lo largo de la entrevista, acompa√Īado por una caipirinha, sonri√≥ bastante y golpe√≥ la mesa en momentos de indignaci√≥n.

El se√Īor frecuentemente habla de la prosa y de la poes√≠a en la vida, siendo la prosa la supervivencia, lo cotidiano de lo que estamos obligados a hacer, y la poes√≠a, las relaciones de afecto, el juego. ¬ŅEl espacio de la poes√≠a est√° disminuyendo y la prosa est√° ganando?

No podr√° jam√°s vencer totalmente, pero yo dir√≠a que la prosa ha hecho progresos considerables con la industrializaci√≥n no s√≥lo del trabajo sino de la vida, con la burocratizaci√≥n que encierra a las personas en un peque√Īo espacio especializado, con la t√©cnica, que se ha servido tanto de los hombres como de los materiales.





Pero hay una resistencia de la poes√≠a en la vida privada, en las relaciones amorosas, de amistad, en los afectos, en el placer del juego, en el f√ļtbol, ‚Äč‚Äčpor ejemplo. Hay momentos de ambig√ľedad y debemos resistir a ese progreso enorme de la prosa, que significa una degradaci√≥n de la calidad de vida.

Usted tiene una cuenta bastante activa en Twitter; ¬Ņes una herramienta de divulgaci√≥n de su trabajo?

Es una forma de expresarme, de expresar ideas que me ocurren, reacciones que tengo frente a acontecimientos y de una forma muy concentrada. Es un ejercicio de estilo, que permite que yo exprese y comunique a los demás lo que pienso y veo en diferentes momentos del día.

Usted habla de un mundo estandarizado, uniformado. ¬ŅC√≥mo quedan el pensamiento y el arte?

Vivimos una crisis del pensamiento. Aprendemos en nuestro sistema de ense√Īanza a conocer separando las cosas de manera herm√©tica seg√ļn disciplinas. Los grandes problemas, sin embargo, requieren asociar los conocimientos venidos de disciplinas diversas. Esto no es posible dada la l√≥gica que comanda nuestro modo de conocer y de pensar.

Tenemos una crisis del pensamiento que se manifiesta en el vacío total del pensamiento político, aunque, hace un siglo, había pensadores políticos que, aun cuando se equivocaban, intentaban comprender el mundo, como Karl Marx y Tocqueville.

Mi esfuerzo en mis obras es intentar efectivamente ese pensamiento. ¬ŅQu√© estamos viviendo? ¬ŅQu√© est√° pasando? ¬ŅA d√≥nde vamos? Por supuesto que no puedo hacer profec√≠as, pero veo el riesgo en las posibilidades que se abren ante nosotros.

¬ŅCu√°l es el mayor desaf√≠o de la ense√Īanza?

No insertamos en el programa temas que pueden ayudar a los jóvenes, sobre todo cuando se convierten a adultos, a afrontar los problemas de la vida. Distribuimos el conocimiento, pero no decimos que puede ser una forma de traducir la realidad y que podemos caer en el error y la ilusión.

No ense√Īamos la comprensi√≥n del otro, que es fundamental en nuestros d√≠as, no ense√Īamos la incertidumbre, lo que es el ser humano, como si nuestra identidad humana no fuera de ning√ļn inter√©s. Las cosas m√°s importantes a saber no se ense√Īan.

Usted ha dicho en una reciente conferencia que la democracia ha quedado rasa y que la conciencia democr√°tica est√° degradada. ¬ŅEste diagn√≥stico vale para todo el mundo? ¬ŅC√≥mo llegamos a eso?

Llegamos progresivamente, primero porque las antiguas concepciones políticas se deterioraron y llegamos a una política de la urgencia y de lo inmediato. Y, como siempre digo, al sacrificar lo esencial por lo que es urgente, se acaba por olvidar la urgencia de lo esencial.

La crisis de la democracia se debe a los enormes poderes del dinero haber llevado a casos de corrupci√≥n en todo lugar. El vac√≠o del pensamiento, sumado a esa corrupci√≥n, lleva a una p√©rdida de confianza en la democracia, y eso ha favorecido los reg√≠menes neorreutoritarios, como hemos visto en Turqu√≠a, Rusia, Hungr√≠a y como vemos ahora en la crisis de la democracia en Per√ļ y Brasil.

La regresi√≥n hist√≥rica comenz√≥ muy fuertemente con los a√Īos Thatcher y Reagan, que a finales del siglo pasado impusieron la regla del liberalismo econ√≥mico absoluto, como si las leyes de la competencia pudieran regir y mejorar todos los problemas sociales, pero eso s√≥lo favoreci√≥ la especulaci√≥n y la fuerza del dinero, que controla la pol√≠tica.

La crisis de la democracia es el control del poder político por el poder financiero, que es ciego, que ve sólo los intereses inmediatos, no tiene conciencia del destino de la humanidad. La prueba es la degradación de la biosfera, que es evidente, y que vemos en la degradación de la Amazonia o en la contaminación de las ciudades, por ejemplo, pero que es ignorada en detrimento de un beneficio inmediato. Así, nos damos cuenta de que vivimos en una época de ceguera y de sonambulismo. Esto participa en la crisis de la democracia.

Yo viv√≠ -su muy viejo, como sab√≠amos a√Īos 1930 y 1940, un per√≠odo del ascenso de la guerra, ven√≠amos de una √©poca en que cre√≠amos estar en paz, pero en una crisis econ√≥mica enorme que provoc√≥ la llegada de Hitler al poder por v√≠as democr√°ticas .

Vivimos ese período como sonámbulos, sin saber que íbamos hacia el desastre. Continuamos como sonámbulos y vamos hacia el desastre, en condiciones diferentes. Lo que es cierto es el desastre ecológico, y el desastre de los fanatismos.

A menos que las personas tomen conciencia de la comunidad de destino de los humanos sobre la Tierra, las personas se cerrar√°n en sus identidades religiosas, √©tnicas, etc. Vivimos un per√≠odo obscuro de la historia, el √ļnico consuelo es que esos per√≠odos oscuros no son eternos.

Vemos hoy una pol√≠tica de las identidades. ¬ŅC√≥mo conciliar la democracia, el esp√≠ritu republicano y las luchas identitarias?

Una nación es siempre la unidad de diversidades. Si no se ve la unidad, ella se empobrece y pierde su diversidad, y si sólo se ve la diversidad, ella pierde la unidad. El comunitarismo es una forma degenerada de la diversidad necesaria, es una forma cerrada para una demanda justa de mantenerse ligado a sus orígenes. Desgraciadamente hoy perdemos la noción de unidad. Cuando las comunidades se vuelven importantes, olvidan la unidad nacional en la que se encuentran.

Estamos en una época de interdependencia. Estoy de acuerdo en que las naciones deben seguir soberanas, pero con soberanía relativa, y no absoluta. Desde que haya un problema que afecte a toda la especie humana, las naciones deberían subordinar sus intereses al interés colectivo.

Usted ya ha dicho algunas veces que el sur global, como llama, representa un pensamiento anti-hegem√≥nico. ¬ŅTodav√≠a es el caso con la globalizaci√≥n?

La globalización es la hegemonía de los valores del norte sobre el sur, es la continuación, por medios económicos, de la colonización, que era política. El sur debe resguardar lo que conseguir -como los modos de vivir- como resistencia a la hiperforza de la técnica, del lucro, del éxito, y debe conservar la noción de poesía en la vida, esa es la misión del sur.

¬ŅC√≥mo hacer eso en pa√≠ses pobres, de democracias inestable, pa√≠ses menos expresivos en el juego pol√≠tico global?

No hay una receta. Es necesario resguardar lo que hay de resistencia, valores universalistas, humanistas y planetarios, guardarlos mientras preparamos tiempos mejores.

Estamos en un movimiento perpetuo en el que hay un conflicto entre las fuerzas de uni√≥n, de apertura, de democracia, fraternidad, y las fuerzas de lucha, de desprecio, de degradaci√≥n y de muerte. Este conflicto, como dec√≠a Freud, entre Eros y T√°natos, es un conflicto que existe desde el principio del universo y va a continuar. La cuesti√≥n es saber de qu√© lado se est√°. Esta es la √ļnica cuesti√≥n, el futuro nadie conoce.

¬ŅC√≥mo pensar modos de combatir las falsas noticias?

Las fake news no tienen nada nuevo, siempre hubo noticias falsas. Durante una decena de a√Īos la Uni√≥n Sovi√©tica daba informaciones falsas sobre lo que suced√≠a con ella, la China de Mao Tse-tung tambi√©n, el sistema hitlerista ocult√≥ los campos de concentraci√≥n. Las mentiras pol√≠ticas y las noticias falsas no son nuevas, son banales, lo nuevo es Internet, la difusi√≥n de noticias que pueden venir desde cualquier lugar.

El problema es que, si queremos informar al mundo, necesitamos pluralidad de fuentes de información y pluralidad de opiniones. Necesitamos una prensa diversa, con opiniones diversas, para que podamos tomar decisiones. Cuando la prensa pierde su diversidad, cuando es controlada por la fuerza del dinero, hay una disminución del conocimiento y de la información.

Usted siempre menciona al dios espinosano, que es intr√≠nseco al mundo, y no exterior a √©l. Incluso con toda la t√©cnica y la ciencia que tenemos, la gente sigue con sus creencias en un dios trascendental …

Todas las sociedades, desde la prehistoria, tienen una religión, una creencia en la vida después de la muerte. La religión trae por la oración un sentimiento que da calma. Marx tenía razón al decir que la religión es el suspiro de la criatura infeliz.

Con la muerte del comunismo, hubo un retorno de las religiones. Tenemos el retorno de los evangélicos aquí en Brasil, del islam. En los países árabes hubo movimientos laicos enormes, pero todo salió mal. La religión gana donde la democracia falla, la revolución fracasa, el mundo moderno falla. La religión triunfa en el fracaso de la modernidad.

¬ŅC√≥mo aceptar la incertidumbre y lidiar con la angustia o incluso el cinismo que viene de eso?

Más que sucumbir a la incertidumbre, que nos da angustia y miedo, y que nos lleva a buscar culpables y chivos expiatorios, hay que enfrentar la incertidumbre con coraje, con ideas humanistas de fraternidad. Las ciencias encontraron formas de encontrar certezas en incertidumbres. Yo digo siempre que la vida es una navegación en un océano de incertidumbres pasando por archipiélagos de certezas. Así es la vida, no se puede enmascarar la realidad.

En v√≠speras de cumplir 98 a√Īos, ¬Ņqu√© le estimula a seguir escribiendo y dando conferencias?

Hay un demonio en m√≠, una fuerza en mi interior de intensa curiosidad. Yo tuve un gran choque a los diez a√Īos con la muerte de mi madre, yo enveje mucho, pero tambi√©n eso me bloque√≥ en la infancia con la curiosidad y el amor por el juego. La suerte del mundo es cada vez m√°s incierta, no sabemos a d√≥nde vamos, entonces no podemos no estar preocupados por el futuro de la especie humana sobre la Tierra.

¬ŅTodav√≠a hay lugar para utop√≠as?

Hay dos utop√≠as. La mala y la buena. La mala es so√Īar con una sociedad perfecta, totalmente armonizada; Eso no es posible. Incluso en una sociedad mejor, siempre habr√° conflictos. La perfecci√≥n no est√° en el universo, no est√° en la humanidad.

La buena utop√≠a es so√Īar con cosas imposibles pero que son, de cierta forma, posibles intelectualmente.
Por ejemplo, hoy hay mucha hambre, pero podríamos alimentar a toda la humanidad, basta con desarrollar las culturas, la agricultura orgánica. Es posible crear una sociedad nueva con la paz sobre la Tierra, podemos pensar en el fin de los conflictos entre naciones; esta es una buena utopía. Un mundo que no esté totalmente dominado por el poder económico y que sea más fraterno, todavía hay que tener utopías.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *