Se necesita PESC





En los √ļltimos d√≠as hemos sido testigos de una escalada de violencia en el Medio Oriente. Los hechos se expresan de manera simple y sint√©tica: Estados Unidos ha derribado al general iran√≠ Qasem Soleimani, responsable de una serie de asesinatos por parte de las tropas iran√≠es, un miembro de la l√≠nea dura del r√©gimen de Teher√°n y una hoja de servicio manchada con la sangre de muchos cientos de inocentes, militares, civiles, ni√Īos, mujeres y hombres que acaban de cometer los ¬ęcr√≠menes¬Ľ de estar vivos en el lugar equivocado en el momento equivocado.





Como era de esperar, el r√©gimen sediento de sangre del ayatol√° no perdi√≥ tiempo en responder. Tres bases de la coalici√≥n estadounidense e internacional ubicadas en territorio iraqu√≠ fueron atacadas por misiles ¬ętierra-tierra¬Ľ y ¬ętierra-aire¬Ľ lanzados desde Ir√°n, cuyo da√Īo principal (colateral) result√≥ ser un avi√≥n civil ucraniano donde 176 civiles, en su mayor√≠a canadienses, viajaban, sin sobrevivientes. Teher√°n finalmente confirm√≥ la responsabilidad de la masacre atribuy√©ndola a un error o falla t√©cnica.

Durante unas horas, el mundo estuvo pendiente de lo que podría ser la respuesta de Estados Unidos a este ataque militar.

Fueron horas de angustia, no solo porque fue el primer ataque a una base militar estadounidense por parte de un tercer estado desde la lejana masacre de Pearl Harbor que llevó a la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, sino también y sobre todo El hecho de que la sala oval en Washington esté ocupada actualmente por un presidente inestable y errático, y que, por regla general, en política exterior, suele ser parte del problema más que la solución.

Donald Trump decidió no reaccionar militarmente; más bien, anunció que estaba fortaleciendo las sanciones económicas contra el régimen iraní.

Una opción que, si no se ayuda a reforzar la escalada de violencia, inevitablemente eventualmente reflejará más en las condiciones de vida de la población iraní ya martirizada que, más bien, la oligarquía teocrática que gobierna, saquea, enriquece y aplasta ese rico territorio.

Ante esta escalada de violencia que promete continuar, la comunidad internacional, con la ONU a la cabeza, sigui√≥ silbando de lado y fingiendo que no pas√≥ nada. Las declaraciones piadosas de condena, desprovistas de cualquier efecto √ļtil y pr√°ctico, no hacen nada para resolver un conflicto que, de vez en cuando y cuando menos se espera, puede escalar, degenerar en una confrontaci√≥n que finalmente se escapa. al control de sus propios contendientes.





Sin embargo, dentro de la comunidad internacional, el silencio y la omisi√≥n de la Uni√≥n Europea se han vuelto a escuchar de manera flagrante, lo que persiste en no poder establecer una posici√≥n coherente, coherente y fuerte frente al conflicto que ha estado sucediendo durante a√Īos en el Medio Oriente. Oriente y la regi√≥n del Golfo P√©rsico.

Un desacuerdo que, se recuerda, no es de hoy y proviene de un momento en que, bajo el liderazgo del fallecido presidente Jacques Chirac, Francia (con el vergonzoso apoyo de Alemania) decidi√≥ socavar la cohesi√≥n europea en el momento de la invasi√≥n. de Iraq, apelando a la famosa divisi√≥n entre la ¬ęvieja Europa¬Ľ y la ¬ęnueva Europa¬Ľ (¬Ņrecuerdas?), que critica fuertemente la postura y la solidaridad con el aliado estadounidense, este √ļltimo defensor de esa solidaridad y apoyo pol√≠tico para esa participaci√≥n militar estadounidense.

Ante este y otros conflictos que se están extendiendo por todo el mundo, es imperativo de una vez por todas que la Unión Europea pueda coordinar sus posiciones y, de hecho, tener una voz activa, fuerte y respetada en el contexto internacional. .

Adem√°s, en un momento en que el Reino Unido, que durante muchos a√Īos siempre se ha visto como el freno por excelencia en la asunci√≥n de esta pol√≠tica exterior com√ļn, se est√° preparando para abandonar la Uni√≥n Europea, la raz√≥n de la estructura de la Uni√≥n. y construir una verdadera Pol√≠tica Exterior y de Seguridad Com√ļn (PESC) ante los crecientes desaf√≠os, muchos en sus fronteras exteriores y pr√°cticamente en los m√°rgenes de su territorio.

Los desafíos que enfrentan la Sra. Von der Leyen y el Sr. Josep Borrell son inmensos y numerosos. Sin embargo, construir una PESC real y real debe ser una de sus principales prioridades. No más demoras, no más demoras, no más demoras.

De lo contrario, continuaremos teniendo una Uni√≥n Europea que, para utilizar la jerga comunitaria, seguir√° siendo un gigante econ√≥mico (y ahora un gigante menos gigantesco con la partida del Reino Unido) y un verdadero enano pol√≠tico. Y, como ya lo hemos escrito muchas veces y no nos cansamos de repetirlo, el mundo fuera y m√°s all√° de la Uni√≥n Europea contin√ļa movi√©ndose y no deja de esperar a que la Uni√≥n resuelva sus diferencias y disensiones internas. .

La alternativa, desafortunadamente, es conocida: si la Uni√≥n no se moviliza, act√ļa y muestra su pol√≠tica exterior com√ļn de defensa y seguridad, inevitablemente ser√° relegada a un papel secundario en este mundo de grandes espacios y su lugar finalmente terminar√°. estar ocupado por otros actores internacionales que ya est√°n identificados y que solo esperan la oportunidad de hacerse o√≠r, escuchar e intervenir.

Repetimos: el mundo no deja de esperar a la Unión Europea. No debes perder mucho tiempo si realmente quieres ser un verdadero actor en la escena internacional.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *