Se grabó una foto en el inconsciente de los uruguayos.





La foto del 1 de marzo del nuevo presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, representante de la nueva coalici√≥n gubernamental formada por partidos que se hab√≠an opuesto durante 15 a√Īos, fue la tapa de una infinidad de diarios. Es una foto hist√≥rica que marca el comienzo de un nuevo ciclo pol√≠tico en el pa√≠s.





Pero no es a esta foto a la que me refiero, sino a la otra, que tambi√©n estaba en la portada y fue grabada en el inconsciente de los uruguayos. Una foto en la que aparecen casi todos los l√≠deres de esa misma coalici√≥n, en un lluvioso mediod√≠a de abril de 2016. Visten impermeables de color beige y se re√ļnen en la terraza del Teatro Sol√≠s para hablar ante el tribunal del crimen organizado y presentar su denuncias del caso que se conoci√≥ como ¬ęMegacausa da Ancap¬Ľ.

Las cuatro quejas, presentadas por diferentes partidos pol√≠ticos, originalmente inclu√≠an 11 presuntos delitos que ocurrieron en la administraci√≥n de la empresa estatal de refinaci√≥n y distribuci√≥n de combustible durante la presidencia de Jos√© Mujica, en los √ļltimos cinco a√Īos.

Ese fue el √ļltimo paso despu√©s de meses de investigaci√≥n por parte de una comisi√≥n parlamentaria que, contando con los votos situacionistas del Frente Ampla, concluy√≥ que no hab√≠a actos ilegales.

Un a√Īo antes de las acusaciones, Ancap, una compa√Ī√≠a estatal de petr√≥leo y cemento, ya hab√≠a comenzado a ocupar cada vez m√°s espacio en los medios. La situaci√≥n financiera de la entidad, que hab√≠a sufrido p√©rdidas millonarias, hab√≠a desencadenado una crisis en el partido gobernante (Frente Ampla).

La confrontaci√≥n entre el entonces Ministro de Econom√≠a, Danilo Astori, y Mujica, padrino pol√≠tico de Ra√ļl Sendic, entonces Vicepresidente de Uruguay, hab√≠a generado diferencias dentro del Frente Amplio.

A esto se sumó el hecho de que Sendic, quien era visto como una amenaza interna en las filas del partido y ya estaba bajo una intensa observación, estaba comenzando a acumular controversia. Primero, las contradicciones que rodean un supuesto grado inexistente obtenido en Cuba, y más tarde, el uso de tarjetas de crédito gubernamentales para gastos personales.





Las cr√≠ticas, reproducidas por los medios, crecieron como espuma, y ‚Äč‚Äčlas sospechas iniciales, tanto de la derecha como de la izquierda, fueron creciendo y, en ciertos sectores, se convirtieron en acusaciones deliberadas de corrupci√≥n, que las redes sociales asumieron para hacerse virales. La teor√≠a del robo de $ 800 millones estaba empezando a afianzarse.

A principios de 2018, despu√©s de un a√Īo de audiencias, el fiscal a cargo del caso solicit√≥ al juez presidente que sometiera a siete ex directores de Anpac a enjuiciamiento por delitos menores y malversaci√≥n de fondos en el caso de Sendic. Ellos responder√≠an al proceso en libertad.

Esto fue celebrado por los denunciantes y expuesto por muchos medios de comunicaci√≥n como lo demuestra un Lava Jet uruguayo. En mayo de ese a√Īo, sin embargo, el juez rechaz√≥ la solicitud de enjuiciamiento contra todos los ex oficiales, excepto Sendic, quien fue acusado √ļnicamente de un delito menor y el caso de la tarjeta de cr√©dito.

El fracaso del caso desmantel√≥ la oscura teor√≠a, pero el mensaje ya estaba consumado. Sendic, presionado por el proceso y convertido en un enemigo p√ļblico n√ļmero uno debido a las acusaciones y su incapacidad pol√≠tica colosal, termin√≥ renunciando a la vicepresidencia, meses despu√©s.

El fiscal, desacreditado, no se rindi√≥ y present√≥ una apelaci√≥n ante el tribunal de apelaciones y, despu√©s de confirmar el rechazo inicial, decidi√≥ pelear su batalla final, llevando a la ¬ęMegacausa da Ancap¬Ľ a la Corte Suprema de Justicia.

Finalmente, el 14 de febrero de este a√Īo, la solicitud del abogado fue rechazada por tercera y √ļltima instancia. Pero, en medio del Carnaval y con la pr√≥xima semana de la toma de posesi√≥n del nuevo presidente, esto pas√≥ desapercibido. No hubo noticias de portada, titulares, declaraciones de pol√≠ticos y mucho menos preguntas de prensa.

¬ŅC√≥mo surgi√≥ la teor√≠a de la corrupci√≥n de Ancap?

Cuando el caso llegó a la prensa, ciertos sectores opositores de la política y los medios lo aprovecharon para imponer una teoría sobre la manipulación de la información, que contenía tres puntos.

Primero, para contener la inflaci√≥n entre 2011 y 2015, el Ministerio de Econom√≠a detuvo los aumentos en los precios del combustible, seg√ļn lo solicitado por Ancap, causando un d√©ficit de US $ 800 millones. En 2015, el ministro corrigi√≥ esta brecha y Ancap volvi√≥ a obtener ganancias.

En segundo lugar, la recapitalizaci√≥n de $ 622 millones de Ancap se us√≥ para corregir los n√ļmeros y pagar la deuda de la compa√Ī√≠a con PDVSA de Venezuela. El prepago de la deuda de US $ 1.148 mil millones signific√≥ ahorros de US $ 364 millones.

Y tercero, durante el primer mandato de la izquierda al frente de Ancap, se definió un plan estratégico y, desde 2009, cuando Sendic lo presidió, se llevaron a cabo obras por un valor de US $ 1.282 mil millones.

Se extrajo una idea de cada uno de estos puntos: déficit, recapitalización y obras. Y con ellos se creó un mensaje fuerte y claro: los uruguayos pagaron $ 800 millones para cubrir lo robado y desperdiciado.

Ese mensaje fue un √©xito. Un micr√≥fono abierto registrado, en la noche de la primera vuelta de las elecciones de 2014, una conversaci√≥n en la que Pedro Bordaberry, entonces l√≠der del Partido Colorado, le dijo al flamante Ministro de Educaci√≥n, Pablo da Silveira, del Partido Nacional: ‚ÄúVine a causar da√Īos a Tabar√© V√°zquez [presidente do Uruguai entre 2015 e 2020]¬Ľ.

Y el mensaje vali√≥ la pena. La narraci√≥n progres√≥ hasta tal punto que, cinco a√Īos despu√©s y d√≠as antes de la segunda vuelta de las elecciones, un senador nacionalista pudo afirmar sin decir que ¬ęle robaste $ 800 millones a Ancap¬Ľ; el nuevo presidente electo, por su parte, acus√≥ al candidato izquierdista de ¬ępreparar todo para el partido, para que le roben el dinero a los uruguayos¬Ľ; y un art√≠culo period√≠stico declar√≥ que una de las razones de la derrota de la izquierda fue ¬ęlos esc√°ndalos de corrupci√≥n concentrados en la figura de Sendic¬Ľ.

Justice demostró que no había corrupción sistemática en Ancap. Y el vicepresidente uruguayo no renunció solo por falsificar su currículum, ni por el uso indebido de tarjetas de crédito, ni por sus mentiras y contradicciones.

Sendic renunci√≥ fundamentalmente porque ya hab√≠a sido condenado por la sociedad, al igual que los otros l√≠deres involucrados, gracias a un mensaje que los pol√≠ticos, periodistas e importantes figuras sociales repitieron diariamente durante a√Īos, en los medios, siendo parte, consciente o no, de un proceso de manipulaci√≥n de la verdad que termin√≥ reemplazando a la realidad.

Hoy las fotos de portada reflejan el azul brillante de antes de la tormenta. Pero esa imagen de los impermeables beige continuar√° all√≠, en los archivos de la memoria, como un gui√Īo a la Megamentira de Ancap.

Jeronimo Giorgi es uruguayo Realiz√≥ una maestr√≠a en periodismo en la Universidad de Barcelona y en estudios latinoamericanos en la Universidad Complutense de Madrid. Recibi√≥ el Premio Rey de Espa√Īa de periodismo.

www.latinoamerica21.com, un proyecto plural que difunde diferentes puntos de vista sobre América Latina.

Traducción de Paulo Migliacci

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *