Se espera que una gota gigante de algas marinas llegue a Florida, EE. UU.





Durante gran parte del año, una enorme «mancha» marrón flota, relativamente inofensiva, a través del Océano Atlántico. Sus zarcillos brindan refugio y lugares de reproducción para peces, cangrejos y tortugas marinas. Con una extensión de miles de kilómetros, es tan grande que se puede ver desde el espacio exterior.





Pero los científicos dicen que en los próximos meses, se espera que la gota, una masa flotante y enredada de un tipo de alga llamada sargazo, llegue a la costa de Florida (EE. UU.) y otros puntos a lo largo del Golfo de México.

Los científicos dicen que la burbuja comenzará a enconarse, emitiendo humos tóxicos y ensuciando las playas de la región durante los meses de verano más concurridos.

Las algas marinas, que también pueden causar contaminación y amenazar la salud humana a medida que se descomponen, ya han comenzado a extenderse a lo largo de las costas de Key West, Florida.

En México, el mes pasado se registraron niveles «excesivos» de algas en playas al sur de Cancún. Las fotos y los videos del área muestran a los bañistas vadeando el lodo marrón a lo largo de playas resplandecientes.

«No puedes meterte en el agua», dijo Leonard Shea, un YouTuber viajero, en un video reciente en la ciudad turística de Playa del Carmen, que mostraba olas rompiendo bajo una gruesa capa de algas. «No fue una experiencia agradable.»

El sargazo, un tipo de macroalga que abunda naturalmente en el Mar de los Sargazos en el Caribe, se ha visto flotando sobre mantas en el Atlántico Norte durante mucho tiempo. Pero en 2011, los científicos comenzaron a ver acumulaciones extraordinarias de algas que se extienden a lo largo de un cinturón desde África Occidental hasta el Mar Caribe y el Golfo de México, según un estudio de 2019.





La inmensa flor continuó creciendo casi todos los años.

Aunque los científicos todavía están tratando de entender exactamente por qué y cómo se está expandiendo la masa, conocida como el gran cinturón de sargazos del Atlántico, parece ser estacional, coincidiendo con la descarga de las principales vías fluviales, incluidos el Congo, el Amazonas y el Mississippi.

La escorrentía de estas fuentes ayuda a alimentar la floración con nitrógeno y fósforo, dijo Brian Lapointe, profesor e investigador de la Florida Atlantic University que ha pasado la mayor parte de su carrera estudiando el sargazo. Las emisiones de los combustibles fósiles y la quema de biomasa, como los árboles después de la deforestación, también producen nutrientes, agregó, que pueden ayudar al crecimiento de las algas.

«Estas floraciones son cada vez más grandes, y este año parece que va a ser el año más grande registrado», dijo Lapointe.

En enero, los científicos midieron la mayor floración registrada ese mes.

«Es demasiado pronto para ver tanto, tan pronto», agregó. «Simplemente no es un buen augurio para un verano de playa limpia en 2023».

Según la Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica (NOAA), la proliferación de algas seguirá perturbando las aguas del Caribe hasta mediados de octubre.

Si bien las algas marinas flotantes pueden beneficiar a los animales marinos al proporcionar sombra y refugio, los problemas comienzan cuando llegan a la costa. A medida que el sargazo comienza a morir, degrada la calidad del agua y contamina las playas, dicen los científicos. También puede sofocar hábitats vitales de manglares y absorber oxígeno del agua. Las algas en descomposición también liberan sulfuro de hidrógeno, un gas incoloro que huele a huevos podridos y puede causar problemas respiratorios en los humanos.

El verano pasado, las Islas Vírgenes de EE. UU. declararon el estado de emergencia después de que se acumularan «cantidades extraordinariamente altas» de sargazo en sus costas, lo que afectó a una planta desalinizadora en St. Cruz.

Y en 2018, después de una explosión masiva que se extendió unas 5.500 millas por el Océano Atlántico, los médicos de las islas caribeñas de Guadalupe y Martinica informaron de miles de casos de exposición «aguda» al sulfuro de hidrógeno, según un estudio publicado en ese año. .

En el pasado, los pueblos costeros sitiados han recurrido a varias medidas para deshacerse del sargazo: en México, la marina se enlistó para sacar las algas del océano y barrer las playas del país. Sin embargo, algunos empresarios han propuesto convertir las algas en alimento para animales, combustible o materiales de construcción.

Pero Lapointe, el profesor e investigador, advirtió que cualquier persona que experimente con nuevos usos para las algas marinas debe tener mucho cuidado: el sargazo contiene arsénico que, si se usa en fertilizantes, podría ascender en la cadena alimentaria.

La amenaza más inmediata, sin embargo, es para el turismo.

«Está teniendo efectos catastróficos», dijo.

Traducido por Luiz Roberto M. Gonçalves

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *