¬ŅSe detuvo el progreso?









El estancamiento y las sucesivas crisis presupuestarias y econ√≥micas desde el siglo XXI han hecho que muchos portugueses pierdan la esperanza de un futuro mejor. Muchos buscaron construir un futuro mejor en otro pa√≠s. Muchos de los que se quedaron aqu√≠ ya no cre√≠an en un futuro mejor. Sin esperanza para un futuro mejor, ning√ļn pa√≠s se est√° desarrollando.

En los √ļltimos a√Īos, despu√©s de que termin√≥ la crisis de la deuda y comenz√≥ la recuperaci√≥n en 2014, los portugueses recuperaron gradualmente la confianza. Esto es lo que muestra el indicador ‘Satisfacci√≥n con la vida’ del Portal de Opini√≥n P√ļblica de la Fundaci√≥n Francisco Manuel dos Santos. Entre 2002 y 2014, ese indicador se mantuvo estable en torno al valor 6 (var√≠a entre un m√≠nimo de 0 y un m√°ximo de 10), un valor bajo en comparaci√≥n con otros pa√≠ses europeos. Sin embargo, desde 2014, la ¬ęsatisfacci√≥n (portuguesa) con la vida¬Ľ ha aumentado constantemente hasta diciembre de 2018 (6.7).

Cuando los portugueses, y muchos inmigrantes que buscaban una nueva vida en Portugal, parecían recuperar la esperanza, surgió el nuevo coronavirus y con él la recesión más grave registrada.

Mi generaci√≥n, que naci√≥ en los a√Īos 70, creci√≥ con el pa√≠s cambiando a gran velocidad. Al igual que muchos portugueses, vi que mi camino de tierra estaba asfaltado, que se estaba construyendo el sistema de saneamiento y distribuci√≥n de agua, que el estacionamiento se rejuvenec√≠a r√°pidamente, caminos nuevos y mejores. Pocos de mis compa√Īeros de escuela ten√≠an padres con un t√≠tulo. Pero muchos de nosotros tuvimos acceso a la educaci√≥n superior y, despu√©s de graduarnos en la d√©cada de 1990, fue f√°cil conseguir un buen trabajo.

Ver el rápido cambio y ser parte de ese cambio nos hizo creer en el futuro. Esta es la condición principal para el cambio: creer que es posible y que podemos ser parte de él. Sentimos que somos parte del cambio cuando hay movilidad social. Y en ese momento había algunos.

A principios de la década de 2000, la economía dejó de crecer. Comenzó diciendo que vivíamos en un pantano РAntónio Guterres dixit Рy José Manuel Barroso, en 2002, anunciaron que el país llevaba una tanga. Y nuestra vida nunca ha sido la misma.





El d√©ficit presupuestario se ha convertido en el centro de las discusiones nacionales. Con cada a√Īo que pasaba, la esperanza del retorno del crecimiento econ√≥mico estaba perdiendo la esperanza. La vida se estaba volviendo cada vez m√°s dif√≠cil. Los ingresos no aumentaron, el desempleo aument√≥ y los impuestos tambi√©n. Nuestro estancamiento fue a√ļn m√°s sorprendente porque, con la excepci√≥n de Alemania e Italia, todos los pa√≠ses europeos y el resto del mundo estaban creciendo con fuerza.

En 2007, algo de esperanza resurgi√≥. Parec√≠a haber una luz al final del t√ļnel: el PIB creci√≥ 2.5%, el valor m√°s alto desde 2000. Luego vino la crisis financiera internacional de 2008. Una crisis de deuda que nos atrap√≥ en una posici√≥n muy fr√°gil dado el muy alto endeudamiento privado, p√ļblico y externo. Esta crisis ha durado casi cinco a√Īos. El desempleo super√≥ el 17% en enero de 2013 y la econom√≠a perdi√≥ alrededor del 10% del PIB. Solo en 2018 el PIB real recuperar√≠a el valor de 2008. Una d√©cada perdida. Cientos de miles de portugueses, muchos de ellos j√≥venes y calificados, han perdido la esperanza de un futuro mejor en Portugal. Fueron a buscarlo a otros pa√≠ses.

¬ŅLa pandemia causar√° otra ruptura en el progreso del pa√≠s, una p√©rdida de esperanza y una nueva ola de emigraci√≥n?

La esperanza de los pol√≠ticos y, en particular, del gobierno est√° en la gran ola de fondos europeos. Ricardo Santos, en el art√≠culo de esta semana en el peri√≥dico ECO, estima los fondos disponibles para los pr√≥ximos dos a√Īos (alrededor del 12% del PIB) en ‚ā¨ 24 mil millones y ‚ā¨ 8 mil millones para 2023 (alrededor del 4% del PIB) ) Para tener una idea de la magnitud de la que estamos hablando, entre 2000 y 2020, Portugal recibi√≥ anualmente el 2,5% del PIB.

La aplicación de esos fondos tendrá lugar en un contexto de reindustrialización en Europa y cambios importantes en la globalización. En la estrategia de recuperación de la soberanía industrial, los países europeos competirán ferozmente por los segmentos de mayor valor en las nuevas industrias. Ese debería ser el foco de la estrategia portuguesa en el futuro cercano.

En la era tecnol√≥gica en la que vivimos, en la que las econom√≠as de escala se ven potenciadas por la digitalizaci√≥n, las posiciones de ventaja inicial son decisivas para la competitividad en los siguientes per√≠odos. Quienes llegan tarde a esta fase est√°n irremediablemente aislados de los nuevos grandes centros industriales: 2021 es un a√Īo decisivo para la estrategia portuguesa.

Alemania y Francia, ciertamente seguidas de cerca por Italia, lideran la estrategia de industrialización de Europa. El plan alemán ya se presentó en noviembre de 2019. A diferencia de Portugal, Alemania no necesitaba una pandemia para preocuparse por prepararse para el futuro.

La mejor manera de aprovechar los fondos europeos para el crecimiento de la economía portuguesa es encontrar una estrategia que se ajuste a la estrategia industrial alemana. Afortunadamente, hay en Portugal varios ejemplos de asociaciones entre universidades y empresas con multinacionales alemanas. Háganos saber cómo aprovecharlos, multiplicándolos y dándoles mayor escala.

Para que los fondos europeos contribuyan al progreso del pa√≠s, es esencial que promuevan cambios que beneficien a un gran n√ļmero de portugueses. Si los portugueses m√°s calificados no sienten mejoras en sus ingresos o no ven mejoras en el futuro cercano, abandonar√°n Portugal. Si los m√°s calificados emigran, estamos condenados a ser una regi√≥n perif√©rica en Europa.

El mes de agosto es el mes de la discusi√≥n p√ļblica de la Visi√≥n Estrat√©gica para el Plan de Recuperaci√≥n Econ√≥mica y Social 2030, propuesta por el profesor Ant√≥nio Costa Silva. Como alimento para esta discusi√≥n, y mostrando que hay muchos portugueses pensando en Portugal, sugiero leer cuatro libros publicados este a√Īo. Del FMI a la pandemia: Portugal en crisis Ricardo Reis, uno de los principales macroeconomistas del mundo, que ha dedicado una parte importante de su tiempo a pensar en la econom√≠a portuguesa. Es una bendici√≥n que podamos contar con los an√°lisis rigurosos, aireados e independientes de Ricardo Reis. Tres retratos: Salazar, Cunhal y Soares Ant√≥nio Barreto, uno de los pensadores que m√°s contribuy√≥ al an√°lisis del cambio en la sociedad y la econom√≠a portuguesas, presenta en este libro la visi√≥n de Portugal de esas tres figuras que marcaron el siglo XX. Ambos libros fueron publicados por Rel√≥gio d ‘√Āgua. Sobre estrategia y geopol√≠tica, sugiero otros dos excelentes libros. ¬ŅPuede Portugal tener una estrategia? Bruno Cardoso Reis, y El mundo del ma√Īana por Carlos Gaspar, ambos de la colecci√≥n de ensayos de la Fundaci√≥n Francisco Manuel dos Santos.

Post Scriptum: en agosto interrumpiré esta columna. Volveré en septiembre, los martes. Los mejores deseos para unas buenas vacaciones, si corresponde.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *