Schrems II – la saga de protecci√≥n de datos personales contin√ļa









La saga de Schrems

En los √ļltimos dos a√Īos, el convencional Los medios y los negocios comenzaron a seguir, con creciente inter√©s, la aspiraci√≥n de la Uni√≥n Europea (UE) de ser un faro para afirmar la protecci√≥n legal del individuo en la econom√≠a digital. La regulaci√≥n del procesamiento de datos personales ha sido un tema destacado en los medios, ya sea por el derecho al olvido, la validez de las llamadas. aplicaciones corona, o el potencial intrusivo de la tecnolog√≠a en m√ļltiples dominios. En estos d√≠as, el tema ha vuelto a primer plano con respecto a una decisi√≥n del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) conocida como Schrems II, publicado el 16 de julio.

Esta decisi√≥n es el segundo episodio de una saga desencadenada por un ex estudiante de derecho austr√≠aco (Max Schrems), actualmente activista de la privacidad y el principal promotor de la ONG. NOYB – No es asunto tuyo. Como √©l mismo nos cont√≥ hace tres a√Īos, en la Facultad de Derecho de la Universidade Nova de Lisboa, cuando se lanz√≥ el Anuario de Protecci√≥n de Datos, todo comenz√≥ a planearse, sin grandes ambiciones, durante una noche alrededor de una botella de buen vino. . En esa cena, Schrems comparti√≥ con un amigo el asombro que sinti√≥ cuando asisti√≥ a una conferencia de un ejecutivo de Facebook, durante la cual se habr√≠a burlado del verdadero alcance de la protecci√≥n de datos personales, en particular, las normas promovidas por la UE. Esta conferencia y la postura humor√≠stica mostrada por Facebook fueron los elementos motivadores que llevaron a Schrems a iniciar un litigio que lo hizo famoso en los medios. intimidad.

Todos los que trabajan de alguna manera con la protecci√≥n de datos, como Schrems, han sentido la carga negativa que existe en relaci√≥n con su importancia o efectividad; No soy una excepci√≥n y, en mi actividad profesional y acad√©mica, a menudo he sentido los obst√°culos normales que atraviesan este escepticismo sobre el potencial de un derecho en el proceso de afirmaci√≥n. Al no ser un defensor acr√≠tico de este r√©gimen (como sucede en relaci√≥n con otros procesos de innovaci√≥n, hay muchas ventajas que deben archivarse y tomarse decisiones, hasta que se consolide el edificio normativo que se est√° construyendo), lo cierto es que decisiones como las que asistimos el caso Schrems II, despu√©s del debate en torno aplicaciones corona, son pruebas de vida y elementos de motivaci√≥n para quienes, diariamente, siguen el dif√≠cil camino de afirmar un derecho fundamental, particularmente relevante, ya que este ser√° ¬ęel¬Ľ derecho fundamental de la era digital.

Implicaciones legales, políticas y económicas.

La decisi√≥n del TJUE tiene una dimensi√≥n estrictamente legal, pol√≠tica y econ√≥mica. A nivel legal, tanto en las decisiones Schrems I (2015) como Schrems II (2020), los jueces europeos eval√ļan las condiciones bajo las cuales operan los datos personales de la Uni√≥n a los EE. UU. En t√©rminos simples, la UE solo permite la exportaci√≥n de datos personales si el pa√≠s de destino donde se encuentra el importador garantiza el mismo nivel de protecci√≥n de datos que el r√©gimen de la UE. Las leyes europeas requieren una verificaci√≥n de la adecuaci√≥n que se puede hacer a trav√©s de una decisi√≥n de la Comisi√≥n Europea: bueno, eso fue lo que sucedi√≥ en 2000 (Puerto seguro) y en 2016 (Escudo de privacidad), cuando la Comisi√≥n Europea lleg√≥ a la conclusi√≥n de que Estados Unidos era adecuado para transferir datos personales de la UE.





Tanto en el caso Schrems I como en Schrems IIEl activista austriaco afirm√≥ que Estados Unidos no garantizar√≠a el mismo nivel de protecci√≥n de datos que el r√©gimen de la UE, por lo que Facebook no pudo enviar sus datos personales a sus servidores ubicados en ese pa√≠s. Para llegar a esta conclusi√≥n, Schrems invoca, entre otros aspectos, la falta de conformidad que resulta de la promoci√≥n, por parte de los EE. UU., De programas de vigilancia a gran escala y sin objetivos, que afectan a los ciudadanos no estadounidenses, que exigen a las empresas de la econom√≠a digital acceso y La transmisi√≥n de los datos de estos mismos ciudadanos. Lo que los jueces del TJUE llegaron a confirmar fue precisamente el reclamo del ciudadano Max Schrems. Esta decisi√≥n, que da emoci√≥n a la saga en curso, y muestra que la protecci√≥n de datos en la UE est√° muy viva, refuerza a√ļn m√°s la duda de que ha sido uno de los elefantes en el medio de la sala diplom√°tica donde las relaciones entre UE y EE. UU .: en la econom√≠a digital, ¬Ņcu√°l es el alcance de la vigilancia que un tercer pa√≠s puede hacer a los ciudadanos que no son sus nacionales? Y la decisi√≥n judicial, que, por un lado, exhibe una fuerza enorme, una vez m√°s colocando el tema de vigilancia en la agenda, se√Īalando sin reservas el tama√Īo del mam√≠fero que muchos buscan ignorar, se√Īala al mismo tiempo una gran fragilidad, que existe Mucho se dijo: una decisi√≥n de la Comisi√≥n Europea, por muy negociada que sea, no responder√° a esa pregunta ni resolver√° el problema subyacente.

Ahora, la decisi√≥n judicial Schrems II Por lo tanto, se trata de reabrir las dificultades a nivel pol√≠tico. En t√©rminos de relaciones externas, parece claro hoy que una nueva decisi√≥n de la Comisi√≥n Europea, como la que ahora ha sido invalidada, servir√°, si se adopta, como un mero paliativo, un truco de magia al estilo de David Copperfield para ocultar el enorme verg√ľenza existente o, siguiendo una l√≠nea de apreciaci√≥n pragm√°tica, una ficci√≥n pol√≠tica para sostener el comercio transatl√°ntico. La decisi√≥n judicial de la corte tambi√©n tiene el poder de hacernos preguntar si otras decisiones de adecuaci√≥n, en relaci√≥n con pa√≠ses como Canad√° e Israel, donde las reglas de vigilancia no son muy diferentes de las practicadas en los Estados Unidos, no deber√≠an plantear reservas. Pero, sobre todo, es imposible ignorar que la gran pregunta ahora surge en la relaci√≥n con el Reino Unido, que en el marco del Brexit ciertamente aspira a una decisi√≥n de adecuaci√≥n que ahora se pone en tela de juicio.

Desde un punto de vista económico, las decisiones de adecuación invalidadas por el Tribunal podrían tener consecuencias para un comercio transatlántico valorado en alrededor de 7,1 billones de dólares. En particular, el Escudo de privacidad invalidado por el tribunal empuja a miles de empresas a un área de incertidumbre, de las cuales aproximadamente el 65% son PYME o Inauguración. La decisión judicial altamente compleja plantea numerosas preguntas para el estudio académico y legal, pero hay que decir que, en la práctica, tiene un impacto inmediato para muchas empresas, que ahora tendrán que buscar alternativas, concretamente contractuales, para respaldar sus transferencias de información. datos, solución procesalmente exigente con dudosa efectividad, o soluciones técnicas robustas que impiden el acceso abusivo a datos personales, algo que he defendido en mis estudios como la solución preferida. De hecho, y en un mundo cada vez más integrado y más digital, con fronteras digitales más fluidas, los avances en tecnología y soluciones científicas abiertas para que las empresas y el mercado puedan construir soluciones que ayuden a hacer cumplir la Ley , sin la necesidad de esperar, justamente, las diligencias de los actores políticos.

Conclusiones

Justo despu√©s del 11 de septiembre de 2001, un evento que marc√≥ de manera decisiva la opci√≥n de seguro que en la pr√°ctica est√° obstaculizando la adecuaci√≥n del r√©gimen de protecci√≥n de datos personales de Estados Unidos, desde una perspectiva europea, Robert Kagan declar√≥, en su libro ¬ęDel Para√≠so y el Poder – Am√©rica y Europa en el Nuevo Orden Mundial¬ę, En una s√≠ntesis que a√ļn hoy resume el punto de divergencia, que¬Ľ los estadounidenses son de Marte, los europeos son de Venus ¬ę(¬ęLos estadounidenses son de Marte, los europeos de Venus¬ę). Durante varios a√Īos, las decisiones de adecuaci√≥n de la Comisi√≥n Europea incorporaron de alguna manera esta idea, desinflando las aspiraciones del legislador europeo al negociar con el realpolitik Americano. La postura exigente de la corte, sin embargo, muestra, por un lado, la existencia de cheques y saldos en las instituciones europeas, y una persistencia en la afirmaci√≥n efectiva de los derechos fundamentales, que eventualmente no se esperar√≠a de una Europa que, en muchos temas, simplemente, en realidad sigue la l√≠nea rom√°ntica de la diosa griega. Siempre se puede decir que la UE buscar√° actuar como una especie de ¬ęregulador transnacional¬Ľ, y que esta saga jurisprudencial, complementada por la acci√≥n de la Comisi√≥n Europea, crea un canal para las negociaciones y la presi√≥n con terceros pa√≠ses, lo que la hace efectiva La aspiraci√≥n del Viejo Continente. Tambi√©n ser√° importante comprender c√≥mo las autoridades de supervisi√≥n en cada uno de los pa√≠ses de la UE (en Portugal, la Comisi√≥n Nacional de Protecci√≥n de Datos) van a actuar de acuerdo con la decisi√≥n judicial. Sin embargo, a√ļn es prematuro sacar conclusiones definitivas. Hay muchos aspectos abiertos y un largo camino por recorrer. Los episodios finales a√ļn no se han escrito y solo el tiempo dir√° qu√© espacio de libertad tiene el futuro.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *