Sara Winter, la exfeminista que ¬ęcastr√≥¬Ľ a Bolsonaro y ahora lidera un grupo que lo apoya





Su nombre es Sara Fernanda Giromini, pero fue como Sara Winter quien salt√≥ al centro de atenci√≥n en Brasil. Antes, por la causa feminista, como una de las fundadoras de la versi√≥n brasile√Īa del grupo Femen. Hace unos a√Īos, incluso ¬ęcastr√≥¬Ľ un mu√Īeco que representaba al entonces diputado federal Jair Bolsonaro. Ahora, en el otro extremo pol√≠tico, como l√≠der de los ¬ę300 en Brasil¬Ľ, que se autodenominan ¬ęla primera militancia de derecha organizada¬Ľ del pa√≠s. Y el hombre que una vez pareci√≥ odiar se ha convertido en su gran √≠dolo.





No hay duda de que Sara es una mujer de extremos. Ella que ya quer√≠a ¬ęexterminar todo tipo de violencia contra la mujer¬Ľ con la misma convicci√≥n con la que ahora defiende el ¬ęexterminio de la izquierda¬Ľ. La misma mujer que sali√≥ en topless a la calle, con las palabras ¬ęFora Bolsonaro¬Ľ escritas en el pecho y las axilas pintadas de rosa, en protesta por la igualdad de g√©nero, y que ahora luce con pistolas en la mano y camisetas de apoyo al presidente brasile√Īo y con mensajes conservadores como ¬ęPro Vida, Pro Dios, Pro Gun¬Ľ, es decir, a favor de la vida, Dios y las armas.

Es la misma mujer que vino a defender la legalizaci√≥n del aborto y que ahora est√° en la boca del mundo por haber dado a conocer datos sobre una ni√Īa de diez a√Īos que sufri√≥ un aborto espont√°neo tras una violaci√≥n, lo que llev√≥ al Ministerio P√ļblico brasile√Īo a pedirle una indemnizaci√≥n de 1 , 32 millones de reales (200 miles de euros).

Estos extremismos suelen traspasar los l√≠mites de la ley y la ¬ęSara feminista¬Ľ nunca ha tenido una buena relaci√≥n con las fuerzas de seguridad, aunque la ¬ęSara conservadora¬Ľ apoya la intervenci√≥n militar, que ella define como ¬ęintervenci√≥n popular¬Ľ. Tanto uno como el otro ya han sido detenidos. La primera ha sido detenida en varias ocasiones en los √ļltimos a√Īos, mientras protestaba por los derechos de las mujeres y el fin de la desigualdad social. El segundo fue detenido en junio, como parte de una investigaci√≥n sobre el financiamiento de manifestaciones antidemocr√°ticas, en las que participa activamente el grupo ¬ę300 do Brasil¬Ľ. Con la particularidad de ambos y siendo exactamente la misma persona. Pero, ¬Ņqu√© motiv√≥ este cambio radical?

El tatuaje nazi que se convirtió en flor

Sara Giromini naci√≥ en S√£o Carlos, en el estado de S√£o Paulo, donde naci√≥ en junio de 1992 (28 a√Īos). En la adolescencia pas√≥ por ¬ęmalas experiencias¬Ľ de violencia familiar y sexual, que denunci√≥ en las redes sociales. A los 17 a√Īos trabaj√≥ como prostituta durante diez meses. Tambi√©n dijo que hab√≠a sufrido agresiones por parte de su exmarido. La familia se fue. Sara no habla con su padre ni con sus dos hermanos mayores y rara vez ve a su hijo de cuatro a√Īos, que vive con su abuela, el √ļnico miembro de la familia con quien tiene contacto.

Por todo ello, empez√≥ a utilizar las redes sociales para defender ideas de izquierda, como la construcci√≥n social del g√©nero, el feminismo y la legalizaci√≥n del aborto. Decidi√≥ dedicarse al activismo, a trav√©s del grupo ucraniano Femen, para ¬ęexterminar todo tipo de violencia contra las mujeres¬Ľ. A los 19, viaj√≥ a Kiev para encontrarse con una de las l√≠deres, Inna Shevchenko, y unirse al movimiento. Regres√≥ a su pa√≠s en 2012, para ser una de las fundadoras de la filial brasile√Īa del grupo.





Sin embargo, la misi√≥n de Sara Winter en nombre del feminismo no dur√≥ mucho. Durante una protesta a favor del parto en casa en S√£o Paulo, la activista luci√≥ semidesnuda y revel√≥ un tatuaje de la cruz de hierro, principal adorno militar del r√©gimen nazi, en su pecho izquierdo. Luego fue acusada de simpatizar con el movimiento fascista. Adem√°s del tatuaje, sigui√≥ p√°ginas en Facebook como Pl√≠nio Salgado (l√≠der del movimiento integralista brasile√Īo), el movimiento ¬ęskinhead¬Ľ y personalidades conservadoras, como Ronald Reagan.

Cuestionada por sus seguidores en las redes sociales, Sara public√≥ una nota en la p√°gina de Femen Brasil en la que afirma que nunca ¬ęcamin√≥ junto a calvas y nazis¬Ľ. Sin embargo, confes√≥ haber mantenido relaciones en Internet con personas del movimiento entre los 15 y los 17 a√Īos, pero que fue solo un ¬ęerror del pasado¬Ľ y que ¬ętodo el mundo hace una mierda¬Ľ. Posteriormente, el brasile√Īo acab√≥ cubriendo la cruz de hierro con otro tatuaje, de una flor.

El seud√≥nimo ¬ęSara Winter¬Ľ tambi√©n fue cuestionado por seguidores en las redes, quienes dijeron que era una referencia a Sarah Winter, militante fascista nazi brit√°nica durante la Segunda Guerra Mundial. En su defensa, Sara dijo que no fue m√°s que una ¬ędesafortunada coincidencia¬Ľ.

La enfermedad del feminismo y la cura cristiana

En 2013, menos de un a√Īo despu√©s de la inauguraci√≥n, la filial brasile√Īa del grupo Femen fue cerrada y Sara fue acusada de centralizaci√≥n, autoritarismo y simpat√≠a por el nazismo. En respuesta, la activista public√≥ videos en YouTube pidiendo perd√≥n a los cristianos por ser parte de Femen y public√≥ un libro titulado ¬ę¬°No puta! Siete veces me traicion√≥ el feminismo¬Ľ, en el que relata las experiencias negativas que tuvo en el movimiento. Desilusionada con el feminismo, Sara incluso lo defini√≥ como una ¬ęenfermedad¬Ľ, de la que dice estar ¬ęcurada¬Ľ.

A partir de ah√≠, comenz√≥ a abrirse paso hacia la derecha, acerc√°ndose a personalidades m√°s conservadoras como el diputado federal Marco Feliciano y Jair Bolsonaro, entonces tambi√©n diputado. En 2018, se postul√≥ para diputada federal en R√≠o de Janeiro por el partido Dem√≥cratas de centro derecha, pero no fue elegida. Entre abril y octubre del a√Īo pasado, bajo el gobierno de Bolsonaro, se desempe√Ī√≥ como coordinadora general de Atenci√≥n Integral a la Mujer Embarazada y Maternidad en el Ministerio de Familia, Mujer y Derechos Humanos, por recomendaci√≥n de la ministra Damares Alves, con quien comparte banderas. contra el feminismo y el aborto.

Ahora, Sara Winter apuesta por la radicalizaci√≥n a trav√©s de las redes sociales, diciendo que est√° escoltada por guardias de seguridad armados y abogando por que los miembros del Supremo Tribunal Federal ¬ęsean destituidos por ley o por manos del pueblo¬Ľ y el ¬ęexterminio de la izquierda¬Ľ. En entrevista con BBC Brasil, afirm√≥ que su enfoque comenz√≥ a concentrarse en convocar a militantes para que ¬ęel pueblo sea la clase soberana del pa√≠s¬Ľ.

El grupo armado de extrema derecha que apoya a Bolsonaro

Sara se convirti√≥ en la principal portavoz de los ¬ę300 en Brasil¬Ľ, un grupo armado de extrema derecha integrado por simpatizantes del presidente Jair Bolsonaro. La organizaci√≥n, que se considera ¬ęla primera militancia de derecha organizada en Brasil¬Ľ, gan√≥ prominencia nacional en mayo al acampar en la Esplanada dos Minist√©rios en Brasilia y pedir el cierre del Congreso Nacional y la destituci√≥n de los jueces del Tribunal Supremo Federal.

Adem√°s de participar en las manifestaciones antidemocr√°ticas que han tenido lugar los domingos en Brasil, el grupo publica protestas filmadas en redes sociales y camina en apoyo al presidente Bolsonaro.

Durante casi un mes, el grupo se financi√≥ a trav√©s de una campa√Īa de recaudaci√≥n de fondos en Internet, creada por un simpatizante que pidi√≥ ayuda ¬ęa los patriotas del campamento 300 en Brasilia en apoyo del presidente¬Ľ. La recaudaci√≥n de fondos dur√≥ hasta finales de mayo, cuando, bajo aviso legal, el sitio decidi√≥ poner fin a la campa√Īa.

Sara admiti√≥ que parte del grupo estaba armado en el campamento de Brasilia. ¬ęHay miembros que son CAC [sigla para Colecionador, Atirador e Ca√ßador], otros que posean armas debidamente registradas ante los √≥rganos competentes. Estas armas sirven para proteger a los propios miembros del campo y no tienen nada que ver con nuestro activismo ‚ÄĚ, dijo la portavoz en una entrevista con BBC Brasil.

En junio, Sara Winter y otras cinco personas fueron arrestadas por la Polic√≠a Federal como parte de una investigaci√≥n sobre la financiaci√≥n de manifestaciones antidemocr√°ticas. El l√≠der de ¬ę300 do Brasil¬Ľ, que fue liberado una semana despu√©s, tambi√©n es uno de los investigados en la encuesta ¬ęfake news¬Ľ, que investiga la difusi√≥n de contenidos falsos en Internet.

La lucha contra el aborto infantil

El pasado fin de semana, la militante volvi√≥ a verse envuelta en pol√©mica tras haber divulgado, en redes sociales, datos personales y la ubicaci√≥n de una ni√Īa de diez a√Īos que se dispon√≠a a abortar tras haber sido violada durante varios a√Īos por un t√≠o, que acab√≥ detenido tras huir.

El tribunal brasile√Īo autoriz√≥ este domingo que se consuma la interrupci√≥n del embarazo, lo que gener√≥ varias manifestaciones por parte de grupos antiaborto. Despu√©s de que Sara Winter informara en qu√© hospital se encontraba el ni√Īo, varios manifestantes se reunieron frente al hospital y llamaron al equipo m√©dico responsable del caso ¬ęasesino¬Ľ.

El mi√©rcoles, el Ministerio P√ļblico brasile√Īo solicit√≥ una indemnizaci√≥n de 1,32 millones de reales (200 mil euros) a Sara, por haber revelado los datos de la ni√Īa. Las p√°ginas de Instagram y Twitter de la brasile√Īa tambi√©n fueron desactivadas, pocas horas despu√©s de que el grupo de hackers ¬ęAnonymous Brasil¬Ľ publicara una serie de sus datos personales en Twitter, incluido el n√ļmero de su tarjeta de cr√©dito.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *