Salvador Sobral: "He agradecido inmenso a la vida"









Moderó las palabras y se acostumbró a ser tratado de forma especial entre los comunes. Salvador Sobral vive, ahora, más cómodo con la fama. Y aprovecha para hacer la música que le gusta, sin abdicar de seguir tocando con pequeñas bandas. "No puedo sólo tocar mi música, sino me vuelvo loco." Ya con un corazón nuevo a golpear el pecho, regresó a los escenarios con un nuevo single ('Mano a Mano', un poema de María del Rosario Pedreira) , que se celebró en la ciudad de Buenos Aires. "Allí cantan 'Amar por los dos' como si fuera aquí." Fue un año de crecimiento y de nueva vida. Y de suerte. El joven músico no tiene palabras para la familia de la persona a quien su corazón perteneció. "Lo mejor que puedo hacer es seguir estando bien, a ser feliz."

Solía ​​decir que la vida se había vuelto surreal después de vencer a Eurovisión. ¿Todavía es así?
Esta surrealidad ya se ha convertido en mi realidad. Pero acaba siempre por ser surrealista, porque no es normal la forma en que yo vivo, la manera en que la gente me trata en la calle. Conmigo las personas son siempre la mejor versión de ellas.

¿Y eso no es extraño?
Al principio fue, pero ya no lo es. El ser humano se adapta a todo. Es mi realidad, me adapté a ella, pero no sé si soy superconfortable. La gente está siempre atenta a todo lo que digo y listas para sentirse ofendidas. A esa parte no sé si me he adaptado bien.

Se siente atacado por lo que dice?
En el caso de Ronaldo, en la actualidad, [a imprensa escreveu que tinha dito que era o Cristiano Ronaldo da música, mas que pagava impostos; na realidade, o entrevistador é que lhe perguntou se pagava impostos]. Podría haber sido un problema para el concierto de Madeira. Afortunadamente no fue porque la gente vio que no era verdad.

¿Pasó a medir más las palabras?
Un poco más. El ejercicio que hago es pensar siempre en las cosas buenas que esto me ha traído. La fama sigue siendo una consecuencia de poder hacer la música que me gusta.

Y de ganar dinero.
Hay mucha malta con mucho talento, sólo que no tuvo una Eurovisión. A veces, pienso que, quizás, llegaría allí, a tener un público mayor, pero iba a tardar mucho tiempo. Como el António Zambujo, que tardó mucho tiempo hasta tener éxito. Eurovisión fue un salto enorme.





Pero también dijo que si quería liberarse del peso de Eurovisión. ¿Ya lo has conseguido?
Creo que si. Y este año, después de cantar con Caetano Veloso, en Eurovisión en Lisboa. Fue el cierre de un ciclo. Y fue hermoso.

Hubo momentos en que parecía muy incómodo con la fama. ¿Ha tenido algún tipo de apoyo para aprender a lidiar con ella?
No. Yo hice un trasplante y no usé acompañamiento psicológico. Los médicos me preguntaban si yo quería y nunca sentí necesidad. No es por ser escéptico. He estudiado Psicología, pero nunca sentí aquella necesidad de hablar con alguien. Tenía a mi familia.

¿Cómo reaccionaron sus padres cuando dijo que quería ser músico?
Ellos ya tenían una en casa [a irmã, a cantora e compositora Luísa Sobral]. Ya sabían que iba a suceder. Yo fui a estudiar Psicología para Mallorca, tenía 20 años, y tocaba en bares y en restaurantes. Estaba ganando 100 euros, debajo de la mesa, por espectáculo. Era el Erasmus más rico. Un día, llamé a mi madre y le dijo: "Mira, voy a dejar de ir a la escuela", a lo que ella respondió que, entonces, me dejaría de mamar. Pero nunca llevó la mal, pensaba que debía estudiar música. Mi hermana también me dijo lo mismo y entonces fui a Barcelona a estudiar jazz.

¿Nunca tuvieron miedo de tener una vida más inestable con la música?
A pesar de ser azules, mis padres nos dieron una educación muy abierta.

¿Qué es eso de ser beto?
Tengo un término para chicos como yo: ben, betos en negación. Es decir, ser beto que no quiere vivir con las reglas de la sociedad beta, como los besitos; más el tía para aquí y para allá; y tratar a los padres por ti. Yo y mi hermana siempre huimos de eso. Y mis padres también. Mi padre es músico y mi madre trabajó en publicidad. Tuve una fase de repugnancia con esta cosa de los betos, pero después pasó.

¿Pero tiene amigos betos?
Me gusta todo el mundo, no es porque fueron educados así que no son buenas personas. Tenemos que ser camaleones sociales, saber hablar de forma igual con una persona en la calle y con la condesa de no sé qué, amiga de mi abuela. Creo que soy así porque eso se debe a mi necesidad de comunicación, hace que me quiera dar bien con todo el mundo.

¿Es por eso que a mi gusto le gusta dar en las vistas?
Siempre me encantó, sólo que ahora no necesito hacer nada para llamar la atención. Llamaba la atención a cantar, siempre a cantar. Recuerdo que, a los 5 años, canté en la fiesta de la escuela. Era muy, muy pequeñito, vomité antes, tenía problemas de nervios. Tenía un miedo escénico enorme y eso me pasó en España, cuando toqué bares y restaurantes.

¿Es más cantante o compositor?
Completamente intérprete. Ahora estamos alineando las cosas para el nuevo disco, y sólo tengo tres letras y una canción. Hay malta que dice: "tienes que componer tus cosas", sólo que si partir de ese momento no interpretar tan bien, entonces prefiero ser mejor intérprete. Pero adoro escribir letras y prosa.

¿Qué historias cuentan sus letras?
Son historias de personas. Tengo una que se llama 180 o 181 días (todavía no sé), que es sobre un hombre que está en coma en un hospital y me imaginé en su piel, aún antes de ir al hospital. "Tengo una canción, que todavía no sé si va a entrar, que hice después de leer dos libros a continuación," Ilusiones Perdidas ", de Balzac, y" Grandes Esperanzas ", de Charles Dickens, que son libros sobre niños que salen de la provincia ir a la capital para ser artistas. Escribí un bolero.

¿Cómo es su proceso creativo?
No es esa cosa romántica de "ah estoy inspirado voy a escribir". No, me siento y digo: tengo que escribir. Es una cosa forzada.

¿Todavía anda cantando con pequeñas bandas?
Sí, son seis en este momento. Es lo que hace un músico de jazz, sólo que la malta cuando empieza a tener éxito piensa que tiene sólo hacer su proyecto. Es un poco complicado, porque la agencia te dice que no puedes ir a ese sitio por tuta y media, porque después tienen que vender mi proyecto. No anuncio y voy a la misma a la Fábrica de Brazo de Plata. Quien allá está, está.

¿Necesita eso para seguir siendo la misma persona?
Sí. Cada canción tiene su encanto. No puedo sólo tocar la mía, sino me vuelvo loco. Hay cosas muy giras que puedo explorar en Alexander Search, que es una banda de rock, que no podré hacer en la mía. Lo mismo con el Improv Jazz, que es una banda que tengo con los "Improbables", en que improvisamos letras. Ahora también tengo a Mutirama, una banda de música tradicional madeirense de un guitarrista de jazz, el André Santos, que fue a buscar canciones muy antiguas y ahora tocamos con arreglos de él. Y hay también Alma Nuestra, donde hago cosas latinas.

¿Cuándo llega el nuevo álbum?
Vamos a grabar en noviembre, tal vez salga en febrero. No sé cómo va a ser el siguiente, pero tiene que haber nueva gira, por primera vez en Portugal, luego en el extranjero. En España todo el mundo me conoce. "Cantan 'Amar por los dos' como si fuera aquí. Siempre pienso: ¿Esto me ha pasado en la historia de la música portuguesa?

Y la música portuguesa ya es parecida a la suya?
Creo que si. Como todo en Portugal, está llena de salud. Pero hay pocos sitios de jazz para tocar. Teníamos que tener más bares, que no sea sólo el Hot Club y la Fábrica de Brazo de Plata. Tati ahora se cerrará porque van a hacer un edificio para los turistas. Es increíble, y luego expulsan a los viejos de Alfama … Más el Airbnb y el Uber y más no sé qué. Cosas de nuestra sociedad que no tienen sentido. Ahora apuesto siempre taxis. Me gusta que me traten mal, que me engañen, eso es lo que es la vida verdadera. Ya no tengo el teléfono móvil.

¿Por qué?
Quiero decir, tengo pero es del otro siglo. Me cansa, estaba siempre leyendo lo que la gente decía sobre mí. Entonces, el Caetano también fue una inspiración. No tiene teléfono móvil, nunca ha tenido. He ganado calidad de vida.

Y todo eso con un corazón nuevo. ¿Se siente especial por haber tenido la oportunidad de una segunda vida?
No, siento que tuve mucha suerte. Podría haber quedado mucho tiempo en el hospital, hubo una fecha de cosas que podían haber corrido mal, pero también tuve mala suerte porque tuve esta enfermedad que nadie tiene.

Su médico, el cirujano Miguel Abecassis, dijo en la rueda de prensa tras el trasplante que aquel había sido un acto de generosidad y de amor muy grande y que nos debía hacer reflexionar.
Un acto de generosidad de la persona que murió, no de él. Miguel Abecassis es un Dios en la tierra. Siempre que lo veo en el hospital hay allí una presencia … Este hombre salvó mi vida. Y me quedo con vergüenza por estar en presencia de un ser superior.

¿Pero ha reflejado?
He reflejado más y agradecido inmenso a la vida. Todos los días. Todos los días, en qué acuerdo y estoy bien, agradezco a la vida. No agradezco a la persona que lo hizo [o dador] porque no sé quién es, y tampoco quiero saber, pero agradezco a la ciencia, a Miguel [Abecassis] y la Medicina. Es la vida. Ayer fui a jugar al balón, lo que era impensable.

¿Estaba tranquilo el día del trasplante?
Sí, sólo le pedí que le diera música. Pensaba en cosas logísticas, pequeñitas, como tener que afeitarse. El ser humano tiene que defenderse de alguna manera.

Nunca sabrá de quién era ese corazón. Pero si pudiera hablar con la familia de la persona a la que pertenecía, ¿qué le gustaba decirles?
Me parece mejor no hablar de eso. Cualquier cosa que diga no va nunca a ser justa. Nada que diga pueda ser un agradecimiento a la familia. Lo mejor que puedo hacer es seguir estando bien, a ser feliz.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *