Rusia y Ucrania perdieron la oportunidad de dar jaque mate militar en la guerra





La invasión rusa de Ucrania, el mayor conflicto militar en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial, cumplió dos años este sábado (24) y trajo muchas noticias a los estrategas de defensa y a los vendedores de armas de todo el mundo.





A Hoja habló con analistas occidentales, ucranianos y rusos, y tuvo acceso a un estudio sin precedentes que circula en la comunidad académica vinculada al Ministerio de Defensa en Moscú, que ofrece una rápida visión general del legado militar de la guerra de Ucrania hasta el momento.

AMBOS LADOS PODRÍAN GANAR

Una de las conclusiones más consensuadas es que Vladimir Putin y Volodimir Zelenski estaban cerca de ganar, en el sentido de imponer un jaque mate militar que obligaría a la otra parte a hablar.

Rusia repitió en cierto modo la llamada Operación Danubio, cuando el Pacto de Varsovia aplastó al gobierno rebelde de la entonces Checoslovaquia en 1968. Una fuerza aerotransportada soviética se apoderó del aeropuerto Ruzyne de Praga; En 2024, los rusos tomaron brevemente Hostomel, cerca de Kiev.

Posteriormente, columnas blindadas invadieron el país desde varios frentes, tal como lo hizo Putin en tres ejes principales en Ucrania. La guerra del siglo XXI se vio reforzada por ataques aéreos masivos al comienzo, un legado de las campañas estadounidenses en el Golfo Pérsico.

La diferencia estaba ahora en la arrogancia de los rusos. Mientras los soviéticos invadieron un pequeño país de 14 millones de habitantes con 250.000 soldados, el Kremlin utilizó quizás 200.000 para apoderarse de una gran nación de 44 millones.

Aún así, casi rodearon a Kiev y cumplieron el pronóstico estadounidense de una caída de la capital en 72 horas. Pero fueron detenidos por la artillería, pocas fuerzas y una desorganización logística que expuso sus blindados al fuego portátil. Menos de un mes después, se marcharon.





Zelenski, en cambio, vivió otra realidad. Al final del primer año de la guerra, la moral de sus tropas era alta, con la reconquista de la ciudad de Jersón (sur) y de las zonas ocupadas de Járkov (norte). Los rusos seguían buscando fuerzas para la movilización y arrojaron al frente a mercenarios y presos amnistiados.

«Era el turno de los ucranianos de perder el tiempo, esperando el entrenamiento y la llegada de nuevos tanques occidentales. Cuando llegaron, en pequeñas cantidades, ya habían perdido seis meses de 2023. Estábamos preparados para ellos», dice el estudio realizado. por dos expertos rusos vinculados a empresas de defensa.

Al factor falta de sorpresa se sumó un error táctico que emuló al de los rusos: en lugar de atacar directamente hacia Crimea, cortando la conexión establecida por Putin con la península anexada en 2014, los ucranianos dividieron su esfuerzo en tres. Al final fracasaron.

LOS DRONES CAMBIARON LA GUERRA, PERO NO COMO SE PENSABA

La guerra de 2020 entre Azerbaiyán y Armenia, finalmente ganada por Bakú, estableció la fama de los drones de ataque turcos Bayraktar TB2 como «revolucionarios», armas que cambiarían el panorama del juego en el campo. No es casualidad que Ucrania comprara docenas de ellos cuando llegaron los rusos.

Al principio la película se repitió: pequeños aviones robot destruyendo columnas enteras de blindados. La muerte del tanque de batalla se daba por sentada. Pero los rusos rápidamente emplearon tácticas de bloqueo electromagnético y calibraron sus defensas antiaéreas, anulando este escenario.

Más importante aún, comenzaron a utilizar sus propios drones. Los más de 4.600 ataques registrados por Kiev tuvieron a menudo como protagonistas los modelos iraníes Shahed-136, pero allí el papel es táctico: como son más fáciles de derribar y más baratos, se envían en oleadas para saturar la defensa aérea ucraniana.

La diferencia, sin embargo, estaba en los modelos pequeños, para observar el campo de batalla y para lanzar pequeñas cargas sobre los soldados. «En la guerra no existe un lugar invisible», afirma el soldado ucraniano Valeri, cuyo nombre en clave es Kong, que acaba de regresar del este y descansa en casa de un amigo en Kiev.

En el documento ruso la realidad es la misma e incluso se relativiza el papel del tanque. «A lo largo de la historia, el secreto siempre ha sido la línea de fuego del horizonte. Hoy en día, ningún vehículo blindado puede esconderse, es necesario moverse todo el tiempo, lo que no siempre es posible. Dentro de un año volveremos a hablar de la muerte de tanque», afirma el texto.

En cualquier caso, Ucrania parece estar un paso por delante de los rusos. Creó una flota de drones acuáticos que resultaron un terror para la Flota del Mar Negro de Putin y varios modelos de largo alcance que, cuando no llegan a las refinerías y aeródromos, tienen un impacto psicológico dentro de Rusia. Y creó una rama militar especializada en robots.

LA ARTILLERÍA AÚN ES SOBERANA

La caída de la estratégica Avdiivka ante los rusos la semana pasada, un hito en la guerra, se debió a la evaluación de ambas partes de la superioridad de Moscú en términos de artillería: los ucranianos dispararon 2.000 disparos cada día, contra 10.000 de las fuerzas de Putin.

Este es uno de los dramas actuales de la guerra, con la retirada del apoyo occidental. El soldado Kong dice que su unidad pasó de utilizar obuses autopropulsados ​​soviéticos 2S7 Pion de 203 mm a sofisticados PzH 2000 alemanes, que utilizan munición estándar de 155 mm de la OTAN.

«La gente no tiene casi nada para disparar», dijo. Estados Unidos proporcionó 2 millones de proyectiles para estas armas y otras, como la estadounidense M777, de las cuales 198 han sido donadas hasta ahora. La cantidad es vital, pero los factores tecnológicos lo dicen todo.

En este sentido, el uso de lanzadores de misiles de precisión HIMARS estadounidenses, 39 de los cuales fueron donados, marcó una gran diferencia: fue la destrucción de los puentes utilizados por los rusos sobre el río Dniéper lo que permitió forzar su retirada del territorio. capital homónima de Kherson, en 2022.

Los misiles de larga distancia, un área en la que los rusos se imponen, siguen siendo instrumentos vitales para la degradación de las líneas de suministro, la infraestructura y la moral en Ucrania. Pero por ahora, a diferencia de la doctrina estadounidense más reciente, el viejo cañón (y sus variantes modernas) todavía habla más fuerte.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *