Rusia dice que usó misiles hipersónicos en Ucrania, los ataques se intensifican en Mariupol





Rusia dijo el sábado que había lanzado misiles hipersónicos Kinjal para destruir un depósito de armas en la ciudad de Ivano-Frankivsk, en el oeste de Ucrania. Esta habría sido la primera vez que los rusos usaron tales armas desde el comienzo de la guerra en Europa del Este, según la agencia de noticias Interfax.





Armas rápidas que pueden evadir la detección de los sistemas de defensa antimisiles, los misiles Kinjal, según el ejército ruso, pueden alcanzar objetivos a distancias de más de 2.000 km.

El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, dijo que el ataque del almacén del viernes (18) albergaba misiles ucranianos, información que no pudo ser confirmada de forma independiente. También alegó que las fuerzas rusas destruyeron radios militares ucranianas y centros de reconocimiento cerca de la ciudad portuaria de Odessa utilizando sistemas de misiles costeros Bastion.

Horas más tarde, un portavoz de las Fuerzas Armadas de Ucrania confirmó el ataque al depósito de Ivano-Frankivsk. Yuri Ignat dijo que aún no se había determinado el tipo de misil, pero que la munición almacenada en el edificio había detonado, con daños y destrucción en el lugar.

El día 24 de la guerra, la ciudad de Mariupol, zona estratégica para la construcción de un puente que unirá la península de Crimea, anexada por Rusia, a la región de Donbass, donde se ubican dos autoproclamadas repúblicas separatistas, fue testigo del recrudecimiento de las los ataques

El Ministerio de Defensa ruso alega que sus tropas, con el apoyo de los separatistas orientales, han endurecido el cerco y ya están presentes en el centro de la ciudad de 400.000 habitantes. Mientras tanto, los funcionarios ucranianos dicen que los bombardeos en la región han dificultado la búsqueda de sobrevivientes y describen a Mariupol como una región sensible.





El gobierno local estima que 40.000 personas han abandonado la ciudad en los últimos cinco días y que otras 20.000 esperan ser evacuadas, que se suman a los más de 6,4 millones de desplazados internos.

También afirma que 2.500 personas han muerto en la ciudad desde el comienzo de la invasión rusa, información que es difícil de confirmar de forma independiente, especialmente porque las organizaciones internacionales como las Naciones Unidas y la Cruz Roja tienen poco o ningún acceso al sitio. Hasta el momento, la ONU ha confirmado la muerte de 816 civiles en toda Ucrania, aunque reconoce que se trata de una cifra infranotificada.

La viceprimera ministra de Ucrania, Irina Vereshchuk, dijo que el país planea abrir 10 corredores humanitarios para evacuaciones de civiles el sábado. Uno de ellos sería precisamente en Mariupol, aunque los esfuerzos anteriores se han visto frustrados al no respetarse el alto el fuego temporal, pactado en las negociaciones.

Para la cadena estadounidense BBC, un parlamentario ucraniano cuyos padres están en Mariupol describió la escena como «medieval». «La gente está sin comida y sin agua», dijo Dmitro Gurin. «Y hace varios días, los tanques comenzaron a disparar contra edificios residenciales. Todos están sentados en sus apartamentos y sótanos preguntándose si van a morir en la próxima hora».

La intensificación de los ataques, entre otras cosas, ha dificultado los esfuerzos de búsqueda en un teatro de la ciudad que fue bombardeado el miércoles (16). Las autoridades dicen que cientos de personas se refugiaron allí. Según los informes, al menos 130 fueron rescatados el viernes y unos 1.300 todavía estaban dentro del edificio, probablemente en un refugio antiaéreo.

Ucrania había dicho el viernes que había perdido el acceso al Mar de Azov, donde se encuentra Mariupol, «temporalmente».

Sin embargo, el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), un grupo de expertos estadounidense, dijo en su último informe que las fuerzas rusas continúan logrando ganancias territoriales solo alrededor de la ciudad portuaria y no en el centro de la región, en gran parte debido a problemas logísticos y de suministro de tropas.

También hubo nuevos atentados en Zaporijia, en el sur del país, donde al menos nueve personas murieron y 17 resultaron heridas, dijo el teniente de alcalde Anatoli Kurtiev. El gobierno decretó toque de queda en la región por al menos 38 horas.

Mientras tanto, las negociaciones diplomáticas continúan con un resultado incierto. La última semana estuvo marcada por declaraciones optimistas, especialmente de Moscú, sobre un posible acuerdo.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, dijo en su último discurso que «ha llegado el momento de hablar», y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia estaba señalando que un acuerdo sobre la neutralidad ucraniana, exigido por el líder ruso Vladimir Putin, podría estar a la vuelta de la esquina.

Sin embargo, hasta el momento no se ha formalizado ningún alto el fuego. El principal asesor de Zelensky, Mihailo Podoliak, volvió a criticar, en una red social, la falta de voluntad de la OTAN (alianza militar occidental) para establecer una zona de exclusión aérea en Ucrania, exigencia que el Gobierno local reforzó en la última semana. «Estas declaraciones alientan a Rusia a masacrar a Ucrania», dijo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *