Rusia admite la gravedad de la crisis del virus, que obstaculiza los planes de Putin





Rusia finalmente ha reconocido que tiene un problema mayor que el que se ha informado hasta ahora con el nuevo coronavirus, cuya pandemia ha nublado los planes del presidente Vladimir Putin para hacer de 2020 una especie de apoteosis de sus dos décadas en el poder.





Despu√©s de semanas de escrutinio internacional y sospechas internas por su bajo n√ļmero de infecciones por el virus, el pa√≠s admiti√≥ el martes (24) que esto se debe al subregistro de casos debido a la falta de pruebas.

El anuncio fue hecho a Putin por el alcalde de Mosc√ļ, Serguei Sobianin, quien es el coordinador nacional de los esfuerzos de la pandemia.

‚ÄúEl n√ļmero real de pacientes es significativamente mayor. Nadie lo sabe ¬ę, dijo, seg√ļn la agencia de noticias Tass. Seg√ļn √©l, simplemente no hay suficientes pruebas para conocer la escala de la propagaci√≥n del pat√≥geno. El pa√≠s ha desarrollado una prueba r√°pida de 5 minutos y ahora dice que la va a producir de forma masiva.

Putin hab√≠a sido acusado por la oposici√≥n y los pol√≠ticos europeos de minimizar la crisis, a la que llam√≥ ¬ęcontenida¬Ľ la semana pasada. Este mismo martes, visit√≥ con un traje protector un hospital que atiende a pacientes con Covid-19 en Mosc√ļ.

Rusia tiene 495 casos conocidos y 1 muerte, en comparación con una población de 144 millones de personas. Esto da una tasa de 0,34 casos por cada 100 mil habitantes. En Brasil, que ha enfrentado el problema por menos tiempo y también tiene un alto subregistro, la tasa es tres veces mayor.

El periodista Iuri, de 43 a√Īos, que pide no revelar su apellido, es un ejemplo de c√≥mo puede ocurrir un subregistro.





Ten√≠a fiebre y tos hace dos semanas y busc√≥ un hospital en el centro de Mosc√ļ. Fue examinado, pero recibi√≥ la informaci√≥n de que no ser√≠a examinado para Covid-19 porque los kits estaban destinados a aquellos que fueron hospitalizados y sus s√≠ntomas eran leves.

Regres√≥ a casa en metro, usando una m√°scara simple, no del tipo N92, para uso m√©dico. ‚ÄúMejor√©, as√≠ que espero que no haya sido nada. Pero supongo que mucha gente pasa por lo mismo, por lo que no sabemos lo que est√° sucediendo ¬ę, dijo, mediante la aplicaci√≥n de mensajer√≠a.

El tono de advertencia de Sobianin este martes contrasta con la progresividad de las medidas gubernamentales. El m√°s conocido, al comienzo de la crisis, fue el cierre total de la frontera ruso-china, de 4.250 km.

Era algo más simbólico, ya que el tráfico se concentra en el ferrocarril transiberiano y en los aeropuertos, dado que el Lejano Oriente ruso está escasamente poblado: el 77% de los rusos viven en el 25% del territorio del país en Europa.

Desde el 31 de diciembre, seg√ļn el Ministerio de Salud de Rusia, se han realizado 1.3 millones de controles, y se han inspeccionado 20.400 vuelos, autom√≥viles y trenes. Gradualmente, las grandes ciudades han prohibido las concentraciones con m√°s de 500 personas y ahora aquellas con m√°s de 50.

Esta semana, Mosc√ļ comenz√≥ el proceso de cuarentena para la poblaci√≥n mayor de 65 a√Īos. Putin, de 67 a√Īos, se eximi√≥ de las restricciones porque su trabajo es considerado por la ley esencial.

Durante el fin de semana, sin embargo, los bares y restaurantes tuvieron un movimiento normal. La diferencia es la ausencia de turistas, ya que el Kremlin vetó la entrada de extranjeros al país con algunas excepciones la semana pasada.

Este martes, Chechenia se convirtió en la primera región rusa en determinar el cierre total de tiendas y restaurantes, con algunas excepciones como bares de hoteles para turistas que prácticamente no existen en lugares como Grozny.

Más controvertido, el gobierno también decidió la semana pasada utilizar el extenso sistema de reconocimiento facial implementado en el país, como China, para monitorear a los ciudadanos en caso de sospecha de infección. También se pueden verificar los contactos en los teléfonos celulares, lo que aumenta los temores de que el personaje del Leviatán del estado ruso se expanda.

La emergencia interrumpi√≥ la hoja de ruta de Putin para el a√Īo en que celebra 21 a√Īos en el poder, 20 como presidente.

El ruso comenzó 2020 en pleno apogeo, operando una maniobra legal en el Parlamento, respaldada por el Tribunal Constitucional del país, que le permitirá postularse para un quinto y tal vez un sexto mandato al frente del Kremlin.

Seg√ļn las normas vigentes hasta entonces, Putin dejar√≠a el poder en 2024 y solo podr√≠a intentar regresar a la Presidencia en 2030, cuando tendr√° 77 a√Īos. Ahora, se publica, pero se mantuvo un aspecto legal y el presidente solicit√≥ que la medida se sometiera a un refer√©ndum.

Est√° programado para el 22 de abril, pero el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo el lunes que podr√≠a retrasarse debido a la emergencia de la pandemia. Junio ‚Äč‚Äčes la pr√≥xima fecha probable.

M√°s frustrante para Putin es otra cita, el 9 de mayo. Ese d√≠a se celebra la victoria de la Uni√≥n Sovi√©tica sobre el nazismo en la Segunda Guerra Mundial (1939-45), que en los dominios de Mosc√ļ se llama la Gran Guerra Patria, que comenz√≥ en 1941, cuando Adolf Hitler traicion√≥ el pacto que tuvo con Josef St√°lin e invadi√≥ la ocasi√≥n aliada.

La fecha ha sido central en el calendario ruso desde los tiempos comunistas, pero Putin lo ha elevado a un momento sagrado en el calendario. El culto al hero√≠smo sovi√©tico es parte de la construcci√≥n de la imagen del presidente en esos a√Īos, al tiempo que rechaza el sistema pol√≠tico.

El desfile de este a√Īo ser√≠a especial, celebrando 75 a√Īos de victoria. L√≠deres como el presidente franc√©s Emmanuel Macron han confirmado su presencia, y la nueva generaci√≥n de misiles hipers√≥nicos rusos tendr√≠a un lugar destacado en el desfile militar.

La salida especulada hasta ahora es poner a los 15 mil soldados y 400 vehículos militares en la calle, solo sin audiencia, convirtiendo la fiesta de la victoria en otro evento virtual en tiempos de cuarentena.

Putin ya debería haber resuelto los problemas del referéndum para entonces, celebrando así su posición como el zar del siglo XXI ante la comunidad internacional.

Adem√°s, podr√≠a reforzar su cruzada en favor de lo que llama ¬ęverdad hist√≥rica¬Ľ ‚Äč‚Äčsobre la Segunda Guerra Mundial, algo que ahora se ha inscrito en la Constituci√≥n.

Putin estaba enojado por el esfuerzo de la Uni√≥n Europea para equiparar el comunismo con el nazismo debido al pacto inicial entre los sovi√©ticos y los alemanes. Los 27 millones de muertos en el lado de Mosc√ļ del conflicto son una herida unificadora para el pa√≠s.

Sin embargo, pasó a la ofensiva, buscando una narrativa creativa para el pacto establecido en 1939, diciendo que era simplemente una obligación que Occidente impuso a los soviéticos por tratar de apaciguar a Hitler.

Todo esto está ahora en un segundo plano, así como cuestiones más importantes como la fricción entre rusos y turcos en Siria o incluso la disputa sobre el precio del petróleo entre el Kremlin y Arabia Saudita.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *