Roberto Simon: El precedente de Guatemala





En fin, la visita a Tierra Santa. Al lado del primer ministro Binyamin Netanyahu, el presidente de esa auspiciosa nación latinoamericana anuncia la transferencia de su embajada de Tel Aviv a Jerusalén. Se trata, después de todo, de un compromiso de campaña, gana con el voto evangélico y sobre los escombros del establishment político, arrasado por la mayor operación anticorrupción de la historia nacional.





Me refiero al presidente Jimmy Morales de Guatemala -el único (por ahora) a seguir a los EE.UU. de Donald Trump y reconocer a Jerusalén como capital del Estado Judío.

Paraguay prometió hacer lo mismo, pero, luego, retrocedió. El disidente logró el hecho raro de unir palestinos e israelíes contra Asunción.

Australia también indicó que acompañaría a Trump. Sin embargo, al ver el precio en la cuenta, enmendó: "eventualmente" llevaría la misión diplomática a Jerusalén Occidental -que, por el trazado de la frontera pre-1967, ya es territorio israelí incontestable.

El precedente guatemalteco puede ayudar a iluminar el debate en Brasil sobre lo que significaría en la práctica el reconocimiento de Jerusalén. Sería una decisión costosa, a asombrarnos mucho más allá del mandato de Jair Bolsonaro. Pero los principales argumentos usados ​​contra la idea -sobre todo, la supuesta ausencia de ganancias inmediatas y el "inevitable" revés comercial- probablemente están equivocados.

Con el anuncio en Jerusalén, Morales ganó un mimo de Trump: el repentino cambio de posición de EEUU frente a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CECG), de la ONU. Creada en 2006, Cicig es un caso inédito en el que un país solicitó ayuda externa para luchar contra la corrupción sistémica. La comisión patrocinó más de diez grandes operaciones, incluida la que llevó a la renuncia y arresto del entonces presidente Otto Pérez Molina.

Ex-humorista, Morales prometía "limpiar" la política y exaltaba a Cicig. Hasta que la comisión pasó a investigarlo por caja dos. En enero, denunció el tratado con la ONU y mandó expulsar a los investigadores.





El ataque a Cicig sería impensable sin el giro de Trump -al igual de enorme influencia sobre el país, Washington era el garante y mayor financiador de la iniciativa en la ONU. Pero con una embajada guatemalteca en Jerusalén, los estadounidenses silenciaron.

Al mismo tiempo, las amenazas de boicot comercial del mundo islámico a Guatemala nunca se llevaron adelante. El país posee el 60% de la producción mundial de cardamomo, y el Oriente Medio lleva la mayor parte de las exportaciones.

Entre la administración Trump y conservadores estadounidenses, Jerusalén reforzar las credenciales de Bolsonaro como aliado estratégico. Y un duro revés comercial es improbable: la cuestión palestina es hoy secundaria a países como Egipto y Arabia Saudita, y las indisposiciones podrían ser compensadas, por ejemplo, con apoyo boliviano contra Irán.

Pero Brasil -una democracia continental, entre las diez economías mundiales- no tiene las ambiciones globales de Guatemala. En este sentido, los riesgos son altos y de largo plazo. Ellos incluyen nuestra pérdida de relevancia como gran articulador a nivel multilateral. Y, desde una perspectiva histórica, estar entre los grandes que golpearon la solución de dos Estados mientras ella ya padeció en estado terminal. Tomaría tiempo para revertir esos daños.


El analista Roberto Simon, de 34 años, pasa a escribir a partir de este sábado (30) una columna quincenal en la Folha, en la que priorizará la política exterior brasileña y América Latina. Simon es director senior de política del Consejo de las Américas y maestro en políticas públicas por la Universidad de Harvard y en relaciones internacionales por la UNESP. Actualmente, escribe un libro sobre la participación de Brasil en el golpe que llevó al general Augusto Pinochet al poder en Chile en 1973.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *