RIP por el RAP





No es necesario ser teólogo para afirmar, con cierta certeza, que los buenos humoristas están inexorablemente condenados. No, no es lo que están pensando: no están predestinados al infierno, como nadie está, sino al cielo, que es el destino natural de todos los que hacen de la alegría su forma de ser y estar en este mundo.





En las cajas de comentarios de las redes sociales, hay una presencia obligatoria: la de los 'enemigos", Unos avenidos que odian todo y todos. Lo peor ni siquiera son sus razones sin razón, donde abundan las incoherencias y las falsedades, pero el hecho de que son, por regla, muy aburridas. Como no son cristianos Рla caridad es el signo distintivo de los seguidores de Cristo Рno saben lo que es la alegría, que es una actitud genuinamente cristiana.

Antes de proseguir con este Requiescat in pace (RIP), debo confesar que no conozco personalmente a Ricardo Ara√ļjo Pereira (RAP). Aunque una vez se ha referido cr√≠ticamente a una cr√≥nica m√≠a, salvo error en Gobierno Sombra, lo admiro desde su magistral, bosquejo de la "hombre que parece que sucedi√≥ no s√© qu√©". No estoy de acuerdo con todo lo que dice, pero aprecio su gracia y buen humor y es, precisamente por esta su tan grave culpa, que temo que est√© inexorablemente condenado. ¬°Al cielo, claro!

Seg√ļn la teolog√≠a, el cielo es un estado de constante alegr√≠a, sin ninguna tristeza o temor, donde reina una buena disposici√≥n permanente, que nada ni nadie puede perturbar. Y es as√≠ para siempre jam√°s. En el cielo, todo es alegr√≠a y carcajadas, de aquellas bien sonoras y francas, de que s√≥lo los ni√Īos son capaces. ¬ŅNo habr√≠a sido por esto que Jesucristo, que algunos dec√≠an ser glot√≥n y bebedor (Mt 11, 19), dijo que el reino de los cielos es de los que saben ser como los m√°s peque√Īos (Mt 19, 14)?

¬°Imag√≠nese, por el contrario, una persona alegre y divertida en el infierno, a contar an√©cdotas ya hacer re√≠r a los condenados! ¬°Ser√≠a el total descalabro! De acuerdo, el gerente del lugar, que da por nombre, entre otros, de Belceb√ļ, no tendr√≠a m√°s remedio que expulsarla. Pero para d√≥nde si, en la otra vida, m√°s all√° del infierno s√≥lo hay el cielo? Por lo tanto, tambi√©n por este motivo, el RAP est√° incluso condenado a salvarse.

Si los buenos humoristas, por razón de su maestría en el oficio, han prohibido el infierno y, por eso, han garantizado el cielo, los menos buenos tienen que pasar primero por el purgatorio, para refinar su gracia. Los pésimos -como son los blasfemos y ordinarios- están destinados al infierno de los 'enemigos", Donde tengan que oír sus grajas sin gracia no será, ciertamente, el menor de los tormentos.

No se piensa, sin embargo, que el RAP, s√≥lo porque garantizado est√° condenado al cielo, no tiene pecados: √©l mismo, p√ļblicamente, ya los confes√≥ varias veces. No es verdad que el infierno es para los pecadores y el cielo para los que no lo son: todos somos pecadores y todos estamos destinados a la bienaventuranza celestial. El cielo es para los pecadores que confiesan que lo son, como el RAP, y quieren dejar de serlo; mientras que el infierno es para los pecadores que se juzgan santos, como los 'enemigosY, por eso, no se enmendan, ni piden perd√≥n. Como el RAP confes√≥ que la pereza es uno de sus principales defectos y la mayor√≠a de las faltas exige alg√ļn esfuerzo, los pecados que no evita por virtud, omite por pereza, lo que va a dar al mismo. Es decir, va al cielo no s√≥lo por sus virtudes, sino tambi√©n por el efecto virtuoso de su vicio: al m√©rito del bien que hace, a√Īade la ventaja del mal que, por pereza, no lo hace.





Hay una cosa que nadie perdona al RAP: la inteligencia de su humor. La iron√≠a no es para todos y, quien no la entiende, reacciona a veces con odio, que es, en general, signo de poca inteligencia. Pero no es sobre todo por la inteligencia que el RAP se salva, hasta porque consta que hay tipos inteligentes en la compa√Ī√≠a de Belceb√ļ, que tampoco tiene nada de tonto, se diga de paso. Lo que m√°s cuenta para la salvaci√≥n es la caridad, y esa es la principal culpa del RAP: hay amor, mucho amor, en su humor.

Dos ejemplos sólo. Una conmovedora recuerdo de la abuela, que tiene por título "Amor y patatas"(RAP, Estar vivo alejar, Tinta China, Lisboa, 2018, p. 31-32). La dicha cocinaba unas patatas fritas que quedaban invariablemente blandas, porque las hacía con mucha anticipación y luego las cubría con la tapa de una olla, en la que se condensaban gotas de agua que, cayendo sobre las patatas, las ablandaban. A este propósito, escribió el RAP:En casa de mi abuela, nunca comí patatas que no fueran blandas. Cuando hoy me ponen en el plato patatas crujientes, pienso: esta persona sabe freír patatas, pero ella no me ama". Sólo quien ama es capaz de apreciar patatas fritas blandas, porque es capaz de sobreponer a su propio placer el amor de otro. Un "hater"Habría dicho: odiaba patatas fritas blandas y nunca lo perdoné a mi abuela! Pero quien ama es capaz de ver, apreciar y enaltecer la moleza de las patatas fritas, porque ve todas las cosas a la luz del amor, o sea, a la luz de Dios, porque Dios es amor (1Jn 4, 8.16).

En tu "Curriculum vitae", El RAP escribi√≥:",Nunca fui escogido en √ļltimo lugar en el f√ļtbol. Tal vez ese sea mi mayor orgullo."Pero, m√°s adelante en la misma cr√≥nica, corrigi√≥:",Una vez, a la cena, hice a mis hijas re√≠r tanto que una expuls√≥ agua por la boca y la otra hizo pis. Despu√©s de todo, ese es mi mayor orgullo. Nunca haber sido elegido en √ļltimo lugar en el f√ļtbol viene a continuaci√≥n"(√≠dem, p√°g. 55). Esta afirmaci√≥n, no obstante el realismo de la reacci√≥n fisiol√≥gica, es de los textos m√°s bonitos que alguna vez le√≠.

El RAP tiene muchas cosas para estar orgulloso: es sin duda la mejor comediante portuguesa de hoy en día, uno de los comentaristas políticos más influyentes, un actor excepcional, un magnífico cronista, etc. Debe tener innumerables récords de audiencias, de ventas de libros, de audiencias y sellos. Ha tenido y tiene resonantes éxitos, aquí y más allá del mar, donde también es conocido y admirado. Pero, de lo que más se enorgulle, en toda su vida, es de la felicidad que proporcionó a sus hijas durante una prosa cena en familia. Si esto no es poesía, no sé lo que es, ni sé lo que es poesía.

Un cristiano triste es un triste cristiano, como decía San Francisco de Sales. Los santos son alegres por definición: no en vano se llama gracia a la participación humana en la naturaleza divina. Pecar es perder el estado de gracia, que es la peor desgracia que puede suceder a alguien. San Felipe de Néri era la alegría en persona y San Josemaría Escrivá decía que la felicidad del cielo es para los que saben ser felices aquí en la tierra.

Santo Tom√°s More, otro santo bien dispuesto, hasta compuso una oraci√≥n para pedir el buen humor: ".Dame, Se√Īor, un alma que no conozca el aburrimiento, ni las murmuraciones, ni los suspiros, ni los lamentos, ni las preocupaciones excesivas con ese obst√°culo llamado 'yo'. Concede, Se√Īor, el don del sentido del humor. Me permite la gracia de aprovechar la risa, para que saboree en esta vida un poco de alegr√≠a, y la pueda compartir con los dem√°s". Y Mar√≠a, la "llena de gracia", Es por eso mismo y con absoluta precisi√≥n teol√≥gica, gracios√≠sima.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *