Reunir a los rivales políticos para debatir la reacción al virus parece imposible. No en chile





En medio de la crisis del coronavirus, el presidente Jair Bolsonaro decide reunirse con Michel Temer, Dilma Rousseff, Lula y FHC para discutir estrategias para combatir la pandemia en Brasil.





Imposible, ¬Ņverdad? No para Chile El viernes pasado (15), el presidente Sebasti√°n Pi√Īera sostuvo una reuni√≥n virtual con los ex representantes Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet.

El actual líder chileno, justo en el espectro ideológico del grupo, escuchó atentamente a sus predecesores, todos elegidos por la alianza centro-izquierda de la Concertación.

Además de ofrecer asesoramiento a la administración del gobierno en la pandemia, la reunión sirvió para abordar la recesión económica que viene con la crisis de salud y la necesidad de atender a los más vulnerables.

Chile estaba en un movimiento para reabrir la econom√≠a cuando, la semana pasada, se sorprendi√≥ por un aumento en el n√ļmero de infecciones, lo que llev√≥ al gobierno a decretar un cierre de una semana en la capital Santiago y en seis municipios del √°rea metropolitana. .

En un contexto de extrema polarizaci√≥n en la regi√≥n, en la que, en la √ļltima transici√≥n argentina, la actual diputada Cristina Kirchner incluso hizo una mueca al saludar al ahora ex presidente Mauricio Macri, que ni siquiera mir√≥ a su rival, la reuni√≥n representa cortes√≠a y deferencia. Los chilenos al estado de derecho.

Sin embargo, el respeto a la oposición, las instituciones y la libertad de expresión no son nuevas en el país y se remontan al siglo 19. Solo recuerde que los intelectuales argentinos que lucharon contra el autoritarismo del líder Juan Manuel de Rosas (1793-1877) solo pudieron publicar sus manifiestos en Chile.





La dictadura militar (1973-1990) fue una interrupción de estas prácticas de buena conducta política y diplomática. Poco después, en los gobiernos de la alianza de la Concertación, fueron recuperados.

M√°s formales que los uruguayos, que tambi√©n valoran la civilidad pol√≠tica, los chilenos realizan ciertos rituales. Bachelet ha convocado m√°s de una vez a ex representantes para abordar asuntos estatales delicados, tal como lo hizo Pi√Īera el viernes.

En las transiciones, esa civilidad se muestra en una cadena nacional, como un importante símbolo de elogio por una relación buena y pacífica entre los opositores.

En las √ļltimas elecciones, Bachelet, como sus predecesores de la era posterior a la dictadura, llam√≥ al ganador, Sebasti√°n Pi√Īera, en la noche de la votaci√≥n para saludarlo.

El diálogo, en el que intercambiaron palabras amistosas y organizaron un desayuno al día siguiente para discutir la transición, se transmitió en vivo por televisión en todo el país.

En la primera elecci√≥n de Pi√Īera, en 2010, su rival, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, tambi√©n lo salud√≥ en la secuencia, a pesar de que la diferencia entre los dos fue de solo 2 puntos porcentuales.

También vale la pena recordar que el actual presidente chileno ya defendió a Bachelet cuando Jair Bolsonaro hizo comentarios ofensivos sobre el padre del ex presidente, víctima de tortura en la dictadura militar.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *