Relaciones entre Estados Unidos y Cuba: la política exterior liberal y sus descontentos

Los acontecimientos recientes en La Habana han llamado la atención sobre la relación históricamente problemática entre Estados Unidos y Cuba. Además de los problemas que han caracterizado las políticas internas del régimen cubano y su impacto en la población, e independientemente de nuestras actitudes morales hacia esas políticas, puede ser útil considerar brevemente una característica dominante de la política exterior de Estados Unidos durante las últimas décadas.

La visión wilsoniana, y con ella la visión internacionalista liberal de los asuntos mundiales, ha ofrecido, al menos desde la Gran Guerra, una narrativa en la que el carácter excepcional de Estados Unidos le otorga un papel especial en la tarea de crear un orden mundial.

Woodrow Wilson hizo famosas las palabras «autodeterminación» y «seguridad colectiva» como principios rectores de un nuevo orden internacional de posguerra. Como Prometeo mitológico que trajo la civilización al mundo moderno, Estados Unidos se convertiría en la estrella de la humanidad. El wilsonismo, o internacionalismo liberal, se basa en un conjunto de principios que buscan fundamentalmente transformar el orden internacional a su propia imagen.

Uno de los resultados es la creencia de que la intervención en los asuntos internos de los estados antidemocráticos debería eventualmente producir la deseada calma y armonía democráticas inspiradas por pensadores como Immanuel Kant, cuyas reflexiones utópicas en su Paz Perpetua de 1795 se convirtieron en un punto de referencia para los entusiastas de la actualidad. tesis de la paz democrática.

Sin embargo, esta posición utópica siempre ha fracasado. Se guía esencialmente por un ethos voluntarista, que se traduce en políticas intervencionistas concretas marcadas por una determinación inflexible y obstinada. Como señaló E.H. Carr en su «La crisis de los veinte años: 1919-1939», «El utópico es necesariamente voluntarista: cree en la posibilidad de rechazar más o menos radicalmente la realidad y sustituir su utopía por un acto de voluntad».

La tesis contemporánea de la paz democrática, y su pensamiento de política exterior liberal concomitante, no es, en este sentido, un compromiso fundamentado con la realidad, sino más bien una visión moral deletérea del orden que conduce a un conflicto ilimitado, que George F. Kennan criticó tan fácilmente. .

En lugar de considerar la visión histórica realista del equilibrio de poder como un mecanismo para la paz, y en lugar de mantener la contención moral y emocional, busca un cambio radical y revolucionario como una especie de deus ex machina que cambia mágicamente el tejido de la historia y el futuro, a través de la mano no tan invisible del intervencionismo.

Relaciones Cuba-Estados Unidos

Históricamente, las relaciones estables entre Estados Unidos y Cuba se han visto obstaculizadas por las demandas de grupos de interés que se han embarcado en un camino de retribución punitiva por el celo revolucionario de Cuba. Varias intervenciones a lo largo de la historia, como la infame invasión de Bahía de Cochinos, han servido para antagonizar al gobierno y la sociedad cubanos, mientras que al mismo tiempo encuentran resistencia a las iniciativas políticas estadounidenses.

Sin embargo, en su discurso del 17 de diciembre de 2014, el presidente Obama explicó: «En lugar de apoyar la democracia y las oportunidades para el pueblo cubano, nuestros esfuerzos por aislar a Cuba, a pesar de las buenas intenciones, han tenido cada vez más un efecto inverso: consolidar el status quo y aislar a los Estados Unidos. Estados de nuestros vecinos en este hemisferio. El progreso que estamos haciendo hoy es una demostración más de que no tenemos por qué ser prisioneros del pasado «.

Antes de esta declaración pública, la Ley de Democracia Cubana de 1992 y la Ley de Libertad y Solidaridad de Cuba de 1996 buscaban ampliar y profundizar las sanciones contra el régimen de Castro. Esto fue acompañado de otras iniciativas intervencionistas destinadas a fomentar la disidencia política en la isla.

Sin embargo, algunos think tanks han hecho recomendaciones alternativas. Por ejemplo, un informe de política de 2001 del Cato Institute y un estudio de política de 2004 de Rand Corporation sugirieron levantar el embargo histórico como un paso positivo para fomentar el cambio en Cuba. La administración Obama, por su parte, aprovechó un momento histórico al restablecer lazos diplomáticos con La Habana.

Su decisión fue una iniciativa sutil y audaz que buscaba la integración gradual de Cuba en la política y la economía occidentales. El reciente artículo de Richard E. Feinberg en Foreign Affairs, «Un regreso a la distensión con Cuba», argumenta correctamente que «Obama creía, con razonable optimismo, que cosería a Cuba en el tejido de la economía global y la expondría a tendencias culturales más amplias que eventualmente inducir un cambio significativo «. Sin duda, esto representó un punto de inflexión en la actitud de Estados Unidos hacia Cuba.

Si bien la presidencia de Trump revirtió la política de Obama hacia Cuba, estas últimas recomendaciones alternativas y la visión renovada de la administración Obama de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba dan un paso adelante hacia una comprensión realista del orden internacional. La postura liberal intervencionista, una variante de la cual es una política exterior basada en sanciones dirigidas al orden interno, sirve en gran parte para crear tensión e inestabilidad en las relaciones internacionales, como correctamente señaló John Mearsheimer en su reciente obra “The Grand Delusion”.

El crecimiento de los sentimientos nacionalistas, la reafirmación de la soberanía y la independencia de la percepción de los diseños coloniales, se convierte en la respuesta a la injerencia extranjera en los asuntos internos. La resistencia más que la aquiescencia es la respuesta estándar a la interferencia extranjera.

La posición política de la administración Biden debería ser la de reconectarse con Cuba con miras a respetar los principios universalmente reconocidos de soberanía y no intervención, restaurando así el espíritu westfaliano entre los estados. Estos son, de hecho, los mismos principios que Estados Unidos reivindica ardientemente para sí mismo. Biden debería, como dijo Feinberg, jugar el «juego largo».

Por lo tanto, el cambio de régimen en Cuba debe ser más una función de la dinámica política interna que una política irracional e incluso poco realista de cambio orquestado externamente. Esta última posición no ha logrado nada significativo en 62 años.

A pesar de toda su preocupación por instigar y forzar la democracia en el orden interno de los estados en un mundo cultural y políticamente dispar, la política estadounidense tal vez debería considerar, como dijo recientemente el canciller ruso Sergei Lavrov, la «democratización de las relaciones internacionales». Un estado de cosas tan renovado allanaría el camino para la preeminencia de la diplomacia y la negociación sobre políticas de intervención y fuerza agotadas desde hace mucho tiempo.

ENLACE ACTUAL: ¿Te gustó este texto? El suscriptor puede lanzar cinco accesos gratuitos de cualquier enlace por día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *