Reino Unido vivió una inestabilidad sin precedentes en 2022, en el que hasta lechuga derrocó al gobierno





No ha sido un buen año para el Reino Unido. Ya sea en la política, la economía o la monarquía, 2022 será recordado por la efervescencia que contagió desde el cambio climático a las instituciones, produciendo números y sentimientos negativos que deberán permanecer a lo largo de 2023 y que pueden influir en el resultado de las próximas elecciones de 2024.





Muchas de las cifras fueron récords, como los registrados por los termómetros durante el verano. Tres olas de calor azotaron el país entre junio y agosto y, por primera vez en la historia, los británicos enfrentaron un calor de 40,3 °C, medido en Coningsby.

En plena emergencia nacional —provocada por la crisis acelerada por la acción humana, según expertos—, servicios como los trenes y el comercio se vieron afectados por interrupciones, con más de 3.200 muertos asociados al calor.

El clima de fritura también llegó a la política, pero no se limitó al verano. En mayo, un informe elaborado por el gobierno reveló detalles de las fiestas celebradas en el número 10 de Downing Street, la residencia oficial del primer ministro en Londres, en 2020 y 2021, fechas en las que los británicos enfrentaron las restricciones impuestas para controlar la propagación del coronavirus.

Con 60 páginas, el documento mencionaba la participación de más de 80 personas vinculadas al gobierno en celebraciones que se prolongaron hasta la madrugada, dejaron paredes manchadas de vino e incluso se desarrollaron en la víspera del funeral del príncipe Felipe.

El entonces primer ministro Boris Johnson asistió al menos a ocho fiestas, y al desgaste provocado por el escándalo que se denominó «partygate» se sumaron otras crisis acumuladas en sus tres años de mandato. En julio, después de haber sobrevivido a una moción de censura poco antes, se vio obligado a dimitir ante una estampida de ministros y funcionarios.

La inestabilidad política que rodeaba a Londres se profundizó. En menos de cuatro meses, el Reino Unido ha tenido una serie de tres primeros ministros, una aberración incluso para los estándares de Italia, donde la caída del jefe de gobierno se ha vuelto tan arraigada en la cultura local como la pizza.

Tras la salida de Boris, el proceso electoral interno del Partido Conservador finalizó en septiembre con la victoria de Liz Truss, entonces ministra de Relaciones Exteriores. Truss, la tercera mujer en asumir el cargo, lanzó un plan económico, llamado minipresupuesto, basado en la reducción de impuestos y el aumento de los préstamos. Fue un desastre que sacudió los mercados y envió a la libra a su nivel más bajo en casi 40 años frente al dólar.

Blanco de críticas de todos lados, Truss llegó a ser considerado altamente perecedero, lo que llevó al surgimiento de uno de los personajes más surrealistas de este año: la lechuga que sobreviviría a su mandato.

Luego de que la revista The Economist hiciera la comparación entre la longevidad, el tabloide Daily Star comenzó a transmitir en tiempo real la podredumbre de un vegetal, mientras que la situación de Truss se hacía cada vez más insostenible. Solo 44 días después de asumir el cargo, Truss cayó y ganó la lechuga.

El brevísimo mandato no sólo estuvo marcado por el caos económico. Dos días después de asumir el cargo, Truss se vio ensombrecido por la muerte de la reina Isabel II, a los 96 años, un hecho que paralizó al país y al mundo. En medio de la inestabilidad política, el Reino Unido perdió uno de sus mayores símbolos de estabilidad.

La subida al trono de Carlos III, menos popular que la madre y el hijo Guillermo, dio nueva vida al movimiento antimonárquico en el país, que defiende la sustitución del régimen por la elección del jefe de Estado mediante elecciones. En cualquier caso, la coronación del rey y la reina Camilla, un punto de inflexión para alguien que alguna vez fue odiado por los británicos, está programada para mayo de 2023.

A finales de octubre, el exministro de Finanzas Rishi Sunak se convirtió en el tercer primer ministro del año tras ser nominado por el Partido Conservador. Millonario, joven y de ascendencia india, se dio a la tarea de sacar al país de la crisis política, económica y social.

El año británico también fue uno de los indicadores que no se habían observado en el país durante algún tiempo. El principal fue la inflación, que llegó al 11,1% en octubre, la tasa más alta en 41 años. La subida del coste de la vida ha estado impulsada por los precios de los alimentos (+16,4%) y de la vivienda (+11,7%), así como de la electricidad y el gas, reflejo directo de la Guerra de Ucrania.

El tema es, con mucho, la mayor preocupación de la población. En diciembre, una encuesta de YouGov mostró que para el 66 % de los británicos la economía es el tema más importante, seguido de la salud (47 %). A fines de noviembre, la actuación de Sunak fue desaprobada por una mayoría del 51%.

El descontento tanto con el costo de vida como con el gobierno se refleja, a finales de año, en una serie de huelgas de los trabajadores de los servicios públicos, que piden reajustes salariales para mantener el ritmo de la inflación. Por primera vez en más de un siglo, incluso los profesionales de enfermería se han cruzado de brazos.

Mientras intentaba resistir la presión de los sindicatos, Sunak anunció un nuevo plan para frenar la inmigración ilegal, otra área que ha acumulado récords en 2022: el año debería terminar con unas 50.000 personas llegando al Reino Unido en barcos que cruzan el Canal de la Mancha. Entre las medidas, un comando militar para actuar en la zona.

La inmigración es el tema más importante para solo el 33% de los británicos, pero es un tema cercano al Partido Conservador y uno de los combustibles que llevaron al Brexit. Teniendo lugar en 2020, la salida de la Unión Europea se considera un punto clave en las razones del convulso año que ha vivido el Reino Unido, y las explicaciones van en la línea de que es malo estar mal acompañado, pero peor es estar solo.

Aunque parte de los problemas los comparte con sus vecinos europeos, como el alto coste de la vida provocado por la guerra, los británicos recogen peores actuaciones y perspectivas. Mientras que en la UE el PIB creció un 0,2% en el tercer trimestre, entre julio y septiembre, en el Reino Unido hubo un descenso del 0,3%. La economía británica terminará el año superada por India, que se convertirá en la quinta del mundo.

Para la mayoría de la población, el 51 %, abandonar el bloque europeo fue una decisión equivocada, mientras que el 34 % cree que la elección fue correcta, un porcentaje muy por debajo del 52 % que optó por marcharse en el referéndum de 2016.

Los economistas pronostican que los británicos solo saldrán de la recesión a mediados de 2024, año en el que están previstas las próximas elecciones parlamentarias. Y, según todos los indicios, el Partido Conservador, al frente del gobierno desde 2010, debería tener dificultades para mantener su mayoría. Aún según el instituto YouGov, el 48% dice que votaría hoy por el Partido Laborista, principal partido de la oposición, y solo el 23% declara su intención de votar por el partido conservador.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *