Recuperación económica rápida o lenta, usted decide





En toda esta pandemia, lo √ļnico que se propag√≥ m√°s r√°pido que el virus fue el miedo. Ese compa√Īero que nos mantiene alerta ante cualquier peligro inminente o latente que nos rodea, este enemigo paralizante, que no nos deja responder al llamado de la vida cuando abusamos del poder de su situaci√≥n.





Y aquí estamos dejando el encierro, para la salud de todos y cada uno de nosotros, en una medida inmediata, con efectos a corto y, con suerte, a mediano y largo plazo. Pero con una contraparte nunca antes se había requerido la parálisis de gran parte de la economía con los mismos efectos a corto, mediano y largo plazo, en su aspecto monetario y la supervivencia de todos.

Un amigo mío dijo que el trabajo, las empresas y la economía sirven, o deberían servir, para brindar felicidad a las personas, después de todo, el propósito final de los seres humanos en este planeta, no ser, o no debería ser, un fin en sí mismo. . Y tienes toda la razón.

Salud primero, economía después

Lo primero es lo primero, dice qui√©n sabe c√≥mo organizarse. Salud primero, luego econom√≠a m√°s tarde. Pero la pregunta para todos los gerentes y los responsables de la econom√≠a, las empresas y las organizaciones nacionales sigue siendo: ¬Ņqu√© econom√≠a tendremos despu√©s del parto y despu√©s del parto, cu√°ndo se reanudar√° ya qu√© ritmo? Antes que nada y todo lo dem√°s, todo depende naturalmente del tiempo de preparaci√≥n de la medicina y / o vacuna encontrada para curar este Covid-19.

La buena noticia: el tejido productivo est√° intacto.

La buena noticia es que, una vez que se encuentra el medicamento o la vacuna, si es as√≠, a pesar de todo lo que est√° sucediendo, no estamos en guerra. No nos enfrentamos a la WW3. S√≠, tenemos que llorar la muerte de muchas personas, pero no hay millones de soldados y civiles muertos y la infraestructura y el tejido productivo no han sido destruidos por las bombas: las f√°bricas, las carreteras y las comunicaciones est√°n intactas. Lo que realmente se puso en duda fue la aceleraci√≥n, los motivos, los objetivos de la vida que seguimos. Al menos en la parte del mundo que estaba ¬ęen paz¬Ľ.





Período de introspección

Despu√©s de este per√≠odo de introspecci√≥n obligatoria y el regreso a la ¬ęactividad normal¬Ľ, solo nuestro juicio personal de lo que debemos o no debemos hacer debe retrasar o acelerar la recuperaci√≥n econ√≥mica mencionada anteriormente, respetando las pautas de salud p√ļblica y personal. Se habla de ¬ęgasto de venganza¬Ľ en el que el consumidor desesperado por volver a ir de compras, pero los estudios eligen sus viajes al restaurante o cafeter√≠a, al peluquero o al barbero, al m√©dico y reservar vacaciones en Portugal como sus preferencias. Nada superfluo me parece y tambi√©n necesitaba ir al barbero.

Diferentes sectores, diferentes países

Naturalmente, los sectores y pa√≠ses sufrir√°n m√°s que otros. En el primero, tenemos, por ejemplo, las industrias de turismo, viajes y banca. Los dos primeros en el corto plazo, el tercero en el mediano plazo cuando los efectos de la desaceleraci√≥n econ√≥mica se reflejan en sus deterioros. Tambi√©n habr√° pa√≠ses que sufrir√°n m√°s que otros, o al menos de manera diferente. Portugal, el que m√°s nos interesa, y donde el turismo represent√≥ el 8,7% del PIB en 2019, tendr√° una ca√≠da abrupta en esta √°rea y en el PIB en general, ya no ser√° recuperable este a√Īo

El modelo de flexibilización cuantitativa, (no) inflación y deuda

Sin embargo, olvidando a Bretton Woods y el patr√≥n oro creado en √©l, vivimos en un sistema en el que la impresi√≥n de dinero, al parecer, ya no tiene una influencia directa en la tasa de inflaci√≥n. La llamada flexibilizaci√≥n cuantitativa (QE) de la FED y el BCE con miles de millones de d√≥lares y euros inyectados en el tejido econ√≥mico, no cambian nada, al menos significativamente, en las tasas de inflaci√≥n referidas, manteni√©ndolos en valores m√≠nimos hist√≥ricos. Los niveles de deuda, por otro lado, no escapan a las cuentas de los acreedores y presentan valores astron√≥micos bien medidos y, cabe se√Īalar. Pero esto no parece haber tenido un gran impacto en las decisiones anteriores de esos QE. Es un problema impulsado hacia adelante.

Recuperación económica debido a nuestra predisposición a la recuperación.

Por lo tanto, y con la FED y el BCE ya con nuevos paquetes de inyecci√≥n de dinero en ejecuci√≥n y en tramitaci√≥n, con la infraestructura y el tejido productivo intactos, los millones y millones de soldados vivos que no fueron a luchar en ninguna guerra, gracias a Dios, entonces lo √ļnico que nos separa de una recuperaci√≥n m√°s o menos r√°pida es la predisposici√≥n de todos a reanudar o no lo que hicimos. Un amigo m√≠o que tiene su negocio en ropa y accesorios me dijo: mientras vivimos impulsivamente comprando un bien no esencial, ¬Ņc√≥mo y cu√°ndo podr√© atraer a mi cliente nuevamente? La raz√≥n est√° con √©l. La decisi√≥n est√° con nosotros.

La preocupante situación financiera

Más preocupante es la situación financiera inmediata de las familias y las empresas. No todos se han resistido y resistirán este shock económico, al bloquear una gran parte de su actividad, con dinero que no ingresa en la caja, gastos, incluso menores, para permanecer, incluidos los de supervivencia, y el saldo para quien no tenía reservas sobre ser dramático, tal vez, irrecuperable en muchas situaciones personales y comerciales. La recuperación económica será, entonces, solo para aquellos que sobrevivan financieramente este, por algunos, terrible período de prueba.

Nosotros, el máximo exponente de la evolución, que hemos impulsado las cosas hasta ahora.

Algunos dicen que despu√©s de un tiempo, todo volver√° a ser ¬ęnormal¬Ľ. Hay quienes juran de pie juntos que aprender√°n las lecciones de esta pandemia, mantendr√°n lo bueno y tirar√°n lo malo. Al final es el ser humano. Nosotros, el m√°ximo exponente de la evoluci√≥n, que hemos impulsado las cosas aqu√≠ y que luego podemos revertir la situaci√≥n. No hay culpa Tenemos que entender qui√©nes somos, tomar conciencia de lo que sabemos y vivir una vida en la que podamos agradecer no lo que es malo, ser√≠a una tonter√≠a, sino todo lo que es bueno en nosotros y a nuestro alrededor. Y hay mucho y habr√° mucho para celebrar. Por el bien de todos.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *