¬ŅQu√© tiene que ver la grasa con la diabetes?





Nadie necesita tener diabetes saber que el problema est√° estrechamente relacionado con el az√ļcar. Este es un enlace que se peg√≥ a la cabeza de la poblaci√≥n en general. Pero si necesita lidiar con la sobrecarga de glucosa en la sangre, vale la pena considerar otro ingrediente: las grasas. Quien advierte son investigadores de la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos, que acaban de completar una investigaci√≥n al respecto.

Antes de dar este consejo, evaluaron no menos de 11,264 personas con diabetes. Durante más de una década, con algunos descansos, esta clase respondió cuestionarios sobre sus hábitos. Mientras tanto, hubo 2,502 muertes, incluidas 646 por causas cardiovasculares.

Despu√©s de examinar los informes de los participantes, los cient√≠ficos concluyeron que un mayor consumo de grasas poliinsaturadas (presente en el pescado y ciertas nueces y semillas) se relacion√≥ con una menor mortalidad por enfermedad card√≠aca en comparaci√≥n con la ingesta abundante de grasas saturadas (que se encuentra en en carnes rojas, salchichas, bocadillos …) y carbohidratos.

El endocrin√≥logo Rog√©rio Friedman, profesor de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, se√Īala que este es un estudio observacional, es decir, no prueba causa y efecto.

"En cualquier caso, confirma lo que otros estudios ya han se√Īalado y refuerza la importancia de ciertas grasas y el equilibrio entre ellas en la protecci√≥n cardiovascular", analiza el m√©dico. Despu√©s de todo, no faltan pruebas sobre el papel de los monoinsaturados en el control del colesterol y la acci√≥n antiinflamatoria de los poliinsaturados, especialmente el miembro m√°s famoso de la familia, el omega-3.





Las estrategias que protegen las arterias son fundamentales para las personas que viven con diabetes, especialmente el tipo 2. Es que en estos casos, la enfermedad a menudo se acompa√Īa de sobrepeso, hipertensi√≥n, adem√°s de colesterol y triglic√©ridos altos, una colecci√≥n de factores peligrosos para el coraz√≥n y llamado s√≠ndrome metab√≥lico.

En este escenario, uno de los mayores perdedores es el endotelio, la alfombra celular que cubre el interior de los vasos sanguíneos. Es más susceptible a la acumulación de partículas grasas. "Este mecanismo sirve como desencadenante para la formación de placas que obstruyen las arterias", dice el endocrinólogo Carlos Eduardo Barra Couri, investigador de la Facultad de Medicina Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo.

Para evitar el peor resultado, un ataque cardíaco o un derrame cerebral, debe revisar las actitudes, y una de ellas es la cantidad y la grasa que aportamos al plato.

Cómo las personas con diabetes pueden equilibrar la grasa en el plato

En el estudio de Harvard, los estadounidenses citan la dieta mediterr√°nea como un buen modelo para que los diab√©ticos controlen las tasas de az√ļcar en la sangre, colesterol y triglic√©ridos. Destaca por sus pescados, granos y aceite de oliva, fuentes de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas queridas.

Pero la leche y el queso tambi√©n son apreciados por las personas que viven en esas bandas. Entonces el saturado aparece en el men√ļ. ‚ÄúY ella puede entrar de todos modos. Simplemente no exagere ", aconseja la nutricionista Maristela Strufaldi de la Sociedad Brasile√Īa de Diabetes.

Los expertos predican, adem√°s, que no es necesario excluir ning√ļn nutriente, sino modular las cantidades. Una advertencia incluso para aquellos que siguen la dieta baja en carbohidratos. La investigaci√≥n muestra que incluso puede ayudar a las personas con diabetes tipo 2, siempre que no sea tan radical. Cuando estos planes de alimentaci√≥n se vuelven demasiado severos, hay espacio para el consumo abusivo de prote√≠nas y grasas.

Desafortunadamente, sin embargo, los conceptos err√≥neos en la mesa no son infrecuentes. Tome el caso de los omegas. "Observamos que la poblaci√≥n consume poco omega-3 y mucho omega-6, proporcionado por los aceites vegetales", ejemplifica el doctor Fernando Chueire, de la Asociaci√≥n Brasile√Īa de Nutrolog√≠a. Juntos, estos √°cidos grasos act√ļan contra la inflamaci√≥n, pero el desequilibrio puede tener el efecto contrario, amenazando las arterias.

Es mejor alejarse del extremismo y los llamados milagros, como el aceite de coco, que, seg√ļn las pautas m√©dicas, debe consumirse de manera muy, muy moderada.

Y aquellos a quienes no les gusta la linaza no tienen que taparse la nariz y tragar solo para obtener su parte de grasas beneficiosas. "No se puede convertir al gaucho de la granja en un esquimal", bromea Friedman.

El precio del abuso

"En general, los alimentos que son fuentes de grasa generalmente tienen una mezcla de tipos", dice la nutricionista Maria Fernanda Cury Boaventura, profesora de la Universidad Cruzeiro do Sul en S√£o Paulo.

El aceite de oliva es rico en monoinsaturados, pero ofrece algunos de los poliinsaturados, por ejemplo. El salmón tampoco está compuesto exclusivamente de omega-3. De ahí la sugerencia de buscar conocer la composición de los alimentos y observar las etiquetas. El objetivo no es volverse paranoico sino escapar del abuso.

Quien vive con este desequilibrio de omegas y extrapola la cuota de grasas saturadas y trans (comunes en los industrializados) incluso ensucia el cuerpo. Comenzando con el aumento de peso. Seg√ļn Maria Fernanda, este patr√≥n tambi√©n alimenta la resistencia a la insulina, una situaci√≥n que deja glucosa en la circulaci√≥n.

Y hay m√°s problemas a la vista: hiperglucemia tard√≠a. Aunque el carbohidrato es el nutriente con mayor impacto gluc√©mico, despu√©s de todo, el 100% se convierte r√°pidamente en glucosa, demasiados alimentos grasos tambi√©n pueden contribuir a la escalada de az√ļcar en la sangre.

Como se sabe, los lípidos (nombre oficial de las grasas) realizan numerosas funciones en el cuerpo: ayudan en el transporte de vitaminas y la formación de hormonas, entre otros. Pero alrededor del 10% de ellos se convierten en glucosa. Por lo tanto, cuando cae en la boca sobre una plata grasosa, la digestión tiende a ser más lenta y la elevación de la glucosa en sangre puede ocurrir mucho después de comer.

Resulta que este cambio tardío pasa desapercibido. Es que la persona con diabetes tiene instrucciones de controlar la punta del dedo después de la comida o dos horas después de comer. Pero cuando hay una ingesta excesiva de grasa, el pico de glucosa en sangre puede ocurrir después de cuatro o cinco horas. Resultado: el sujeto ni siquiera es consciente de la hiperglucemia.

Si tales excesos son comunes, el cuerpo es vulnerable al da√Īo a las arterias que irrigan los ojos, los ri√Īones, el coraz√≥n … Por lo tanto, priorizar las versiones mono y poliinsaturadas, sin caer en el consumo excesivo, es una actitud que salva vasos y El organismo de la cabeza a los pies. ¬ŅVes por qu√© no sirve de nada enfocarse solo en el az√ļcar?

Alimentos a vigilar

Los artículos con alto contenido de grasas saturadas requieren ahorro. Aquellos con trans deben ser evitados.

Carnes Grasas: Las termitas, el lomo y el tocino deben aparecer en situaciones muy espec√≠ficas. En general, los cortes magros (patito, filet mignon …) son mejores opciones.

Incrustado: La salchicha, la mortadela y el salami tienden a ser grasientos y llevan buenas porciones de sodio, una combinación perjudicial para los vasos sanguíneos.

Quesos Amarillos: otra clase que deber√≠a ser pellizcada en ocasiones especiales. La sugerencia es consumir l√°cteos menos grasosos diariamente, como la caba√Īa.

Golosinas: Las galletas, papas fritas, pasteles y helados a menudo contienen grasas trans (hidrogenadas), lo peor para la salud. Examina la etiqueta.

Artículos para consumir

Haga espacio en el men√ļ de alimentos con una buena mezcla de grasas beneficiosas como las que se muestran a continuaci√≥n.

Piscis Apostar por especies como el salm√≥n, el at√ļn y las sardinas es una forma deliciosa de garantizar omega-3. Solo evita empanizar y fre√≠r.

Semillas oleaginosas: Las nueces, las avellanas, las almendras y los anacardos y anacardos brasile√Īos ofrecen √°cidos grasos protectores. Aparte de vitaminas y minerales.

Semillas: Las semillas de calabaza y girasol, as√≠ como la ch√≠a y la linaza, mejoran el men√ļ con tales sustancias poliinsaturadas y otras sustancias frescas.

Aceites Vegetales: El aceite de oliva siempre se celebra porque, adem√°s de las grasas buenas, es rico en antioxidantes. Pero los aceites de soya y canola van bien en la vida cotidiana.

¬ŅAyudan los suplementos de omega-3?

¬ŅHas notado que los estantes de las farmacias est√°n llenos de frascos de DHA y EPA? Tales siglas se refieren a omega-3. "Hay evidencia de que ayudan a controlar los triglic√©ridos", dice el nutr√≥logo Fernando Chueire.

A√ļn as√≠, el m√©dico no aconseja la ingesti√≥n sin el juicio de un profesional, ya que cada uno tiene necesidades espec√≠ficas (a veces satisfechas en los alimentos).

Cuidado del corazón en la diabetes

Una encuesta de 1.439 brasile√Īos realizada por HEALTH, comisariada por el m√©dico Carlos Eduardo Barra Couri y con el apoyo del laboratorio Novo Nordisk, revela que todav√≠a falta el v√≠nculo entre la diabetes y los problemas card√≠acos.

“Esta ignorancia incluso se vio en una porción de personas de alto nivel sociocultural. Imagine lo que está sucediendo con el resto de la población ", dice Couri. "¡Es preocupante!"


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *