¬ŅQu√© sociedad queremos, qu√© escuela necesitamos?





Al decidir acabar con un proyecto educativo de √©xito como lo fue la EB123 / PE del Curral de las Freiras, el gobierno regional de Madeira decidi√≥ que la innovaci√≥n y la modernidad no son el camino escogido. Sin explicar los motivos de la extinci√≥n, pero quien acompa√Ī√≥ el proceso sabe cu√°les son las verdaderas intenciones. El gobierno regional describi√≥ la escuela p√ļblica, haci√©ndola dispensable, pues es demasiado cara, tiene problemas insanables ya veces personas incontrolables, en una clara estrategia de intentar desmerecer su papel social y devaluar su misi√≥n.





Costo de oportunidad es un concepto económico que significa, grosso modo, lo que estamos abdicando para tener lo que tenemos ahora. Digo, un sistema educativo por debajo de sus innumerables potencialidades tiene un costo de oportunidad muy elevado. Hemos perdido mucho por no ofrecer herramientas de éxito a los alumnos, perdemos por no hacer a los alumnos creer en su talento y perdemos por no superar las mentalidades que no escapan al local, o sea, que no son capaces de sacar pleno provecho de un mundo tecnológico, digital y globalizado. Por otro lado, una mentalidad chauvinista y revanchista en los lugares de arriba crea costos invisibles que van desde estrés para agotamiento. Tengo una profunda preocupación por nuestro futuro colectivo y por nuestra crónica dificultad para crear capital social, de la forma en que sistemáticamente dificulta el éxito del talento "sin pedigrí " en la Región Autónoma de Madeira (RAM).

Afirman diferentes expertos que "las hip√≥tesis de que los j√≥venes tengan una carrera de √©xito dependen fuertemente de sus or√≠genes socioecon√≥micos y del capital humano de los padres". Dice la Constituci√≥n de la Rep√ļblica que el Estado debe garantizar la existencia de una red p√ļblica de establecimientos de ense√Īanza libre y de calidad, que sirva a las necesidades e intereses de las poblaciones, asegurando la igualdad de oportunidades y el progreso social, sin exclusiones. El actual sistema de ense√Īanza no potencia la existencia de la escuela como ascensor social. Es urgente reactivarlo para que no sigamos perdiendo generaciones.

Hay muchos profesores en la RAM que son verdaderamente excepcionales, muchos son cultos y tienen un profundo y sistem√°tico conocimiento de las materias que ense√Īan. ¬ŅPor qu√© este talento no se traduce en resultados objetivos como las pruebas PISA y otros indicadores de √©xito educativo demuestran? ¬ŅPor qu√© estamos lejos de colocar sistem√°ticamente a los alumnos en las facultades de primer nivel del pa√≠s y de Europa? Pueden sugerir sardonamente que estoy siendo demasiado ambicioso, pero confieso que me gustar√≠a ver m√°s madeirenses en las mejores universidades del continente europeo, confieso que me gustar√≠a ver nuestra regi√≥n como un ejemplo de excelencia no s√≥lo a nivel nacional como internacional. Es ambicioso, es verdad, pero esta ambici√≥n no es vana, se refiere exclusivamente a los alumnos que he encontrado. Tenemos una juventud de talento. Muchos creen que nuestra juventud ha perdido valores frente a sus progenitores, no lo creo. Veo que muchos alumnos tienen enormes dificultades para ir, por cierto, veo que mi generaci√≥n ha tenido muchas m√°s oportunidades que las generaciones actuales. Tambi√©n en el campo de la esperanza, mi generaci√≥n fue mucho m√°s favorecida.

Los tiempos cambiaron, de la masificaci√≥n que abri√≥ puertas en una administraci√≥n cambiante y sedienta de cuadros con formaci√≥n superior, llegamos a una sociedad que mira a la educaci√≥n como un costo y no como inversi√≥n. Cuando en un territorio aislado y lejano como el Curral de las monjas despunt√≥ una escuela, desde la guarder√≠a al 12¬ļ a√Īo con resultados notables en el nivel de la formaci√≥n de excelencia y del potenciar de condiciones de igualdad, como lo demuestran el reconocimiento nacional traducido en los premios de la Fundaci√≥n Montepio o el reconocimiento de la Fundaci√≥n Francisco Manuel dos Santos y de la Asociaci√≥n Correcciones con Corona en menos de una d√©cada, est√°bamos en la presencia de un globo de esperanza en un eventual modelo que hac√≠a renacer la idea de la escuela como ascensor social.

A trav√©s de un proyecto educativo que se basa en (1) el profundo conocimiento del estudiante con el fin de ser capaces de intervenir en sus limitaciones de partida; (2) en la adquisici√≥n por el alumno de confianza personal y social; (3) en la adquisici√≥n efectiva de competencias acad√©micas y sociales. Estando lo mismo orientado a proporcionar a los alumnos condiciones de equidad – respetando la identidad de cada uno y potenciando sus competencias de trabajo y de excelencia en la ense√Īanza regular o profesional; igualdad – apoyar – recuperar – potenciar, cada joven que abandona la escuela sin completar la escolaridad es una enorme p√©rdida para la regi√≥n y para el pa√≠s de potencial humano y poder econ√≥mico (el futuro en educaci√≥n se construye, no se pospone); individualidad – cada alumno tiene su propia identidad, diferente de todos los dem√°s y con √©l se elabor√≥ ‚Äč‚Äčsu proyecto de vida acad√©mica con realismo, para promover la excelencia acad√©mica y prevenir el abandono escolar; Acceso a las artes y al deporte – el desarrollo armonioso depende del desarrollo del cuerpo, de su integraci√≥n en el espacio, de la percepci√≥n de lo bello; Sentimiento de pertenencia – todos los elementos desde el portero al presidente del Consejo Pedag√≥gico son fundamentales para la formaci√≥n acad√©mica y social de los alumnos; desarrollo del ciudadano reflexivo – para crear ciudadanos participativos, cr√≠ticos y actores en sus comunidades; Construcci√≥n del futuro – segu√≠amos acompa√Īando a los alumnos incluso despu√©s de salir de la escuela, as√≠ como apostamos a la formaci√≥n de los pa√≠ses.

El mundo actual está en permanente transformación, no es sostenible que la escuela mantenga el mismo paradigma, urge iniciar un nuevo ciclo pedagógico, curricular y administrativo adaptado a los designios de los alumnos, teniendo por principio llegar a todos, proporcionándole mejores y más significativos aprendizajes .





Grandes cambios se avecinan en el horizonte. Singular en este mundo nuevo exige un conjunto de aptitudes, conocimientos y facultades completamente nuevas. ¬ŅEstamos poniendo estas competencias a disposici√≥n de los alumnos? Creo que estamos muy lejos de eso y esta situaci√≥n requiere un r√°pido cambio de rumbo. Es necesario reunir nuevas metas y objetivos en el sistema educativo que prepare a los alumnos para los sinuosos desaf√≠os de la modernidad, no s√≥lo para que tengan competencias t√©cnicas, sino que est√©n preparados como ciudadanos e individuos para las dificultades. Nuestros j√≥venes merecen una herencia social mejor, ellos son tambi√©n la garant√≠a que la regi√≥n salvaguarda sus valores culturales, son su eslab√≥n con el mundo. Nuestros j√≥venes ser√°n el futuro de nuestra comunidad, de nuestra patria y nosotros tenemos el deber de proporcionarles todas las condiciones para que cuando llegue el momento de ellos, puedan transportar un testimonio generacional de excelencia. No podemos seguir perdiendo generaciones, antes de los datos demogr√°ficos, cada ni√Īo perdido es Portugal, que consigue m√°s pobre.

Tengo la ambici√≥n que en el futuro el escenario se altere y nuestros j√≥venes no tengan que partir por falta de oportunidades en su tierra. Urge devolver a la escuela p√ļblica su legitimidad, lo que pasa en mi entender por conferir dimensi√≥n √©tica en su organizaci√≥n y el gusto por el acto de aprender y ense√Īar en s√≠. Con esto quiero decir que los actores educativos deber√°n retomar su posici√≥n social de relieve, asentada en la dignidad y en el saber que transporta y que los aprendizajes deben ser significativos y que permitan a los alumnos comprender e intervenir en su sociedad y no son s√≥lo un acumular de conocimientos para cualquier examen que "traiga" hipot√©ticos beneficios futuros.

La escuela no es la sociedad, pero se confunde con √©sta y debe ser un lugar donde se aprenda a producir, donde se aprenda por el trabajo y no simplemente el lugar donde se aprende para un d√≠a tener un trabajo. El acto de aprender por la repetici√≥n de conocimientos tan com√ļn en la escuela tradicional me parece de todo desfasado en el tiempo. La escuela debe salir de sus "amarras" y procurar producir conocimiento, ni que sea de cariz cultural, como lo fue el proyecto de la Cultura Madeirense desarrollado en la escuela del Curral das Freiras y sin raz√≥n objetiva, sin embargo, extinguido.

La evolución de la sociedad de la información, ha vuelto inmediatos y crudos antes que diluidos por la distancia de la información, los jóvenes no pueden crecer solos en un mundo donde la información y las "falsas noticias" se confunden. El acto de debatir la realidad de la comunidad, de la región del país y del mundo, el tener opinión sobre el medio ambiente, las intolerancias, las desigualdades y la democracia es el principio de una ciudadanía activa. Creyendo como creo que la escuela forma hombres y mujeres hacia y con la sociedad, es para esa misma sociedad que la escuela debe preparar a los jóvenes, pues el tiempo no para y no podemos seguir perdiendo generaciones.

Son metas ambiciosas, reconozco. Pero el flujo imparable de la modernidad así lo exige.

profesor
"Cuaderno de Apuntes" es una columna que discute temas relacionados con la Educación, a través de un autor invitado.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *