¿Qué significa el juicio político de Trump para la futura política estadounidense?





Ha habido pruebas de juicio político en los Estados Unidos antes, pero nunca en un entorno tan polarizado.

Después de las investigaciones de Mueller, parecía que la era actual del tribalismo político impediría que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, presentara artículos de despido contra el presidente Donald Trump.





¿Por qué poner en peligro a los candidatos demócratas en estados indecisos en nombre de un proceso fundamentalmente político que solo moriría en la playa cuando llegara al Senado controlado por los republicanos? La matemática política no tenía sentido.

Pero las revelaciones sobre Ucrania cambiaron ese cálculo.



La velocidad con la que los hechos salieron a la luz, junto con la seriedad de las acusaciones, un presidente en ejercicio que retiene los fondos de los contribuyentes para un país aliado con la condición de que abra una investigación sobre su adversario político y su familia, siempre que impulso político que las investigaciones de Mueller nunca ofrecieron (o tal vez nunca podrían haber tenido).

De repente, todo el Partido Demócrata, no solo sus elementos más radicales, estaba a favor de la destitución.

La población estadounidense parece estar lo suficientemente perturbada por las revelaciones, algunas de denunciantes y otras de la propia Casa Blanca, de que un promedio de encuestas de opinión mostró que el 51% de los estadounidenses estaban a favor de las investigaciones de juicio político la semana después de su liberación. ser abierto

Un número selecto de republicanos incluso se ha hecho público para criticar al presidente, un hecho raro en los tiempos políticos actuales. A pesar de todo esto, todavía es muy probable que Trump sea absuelto por el Senado.

Se necesitarían dos tercios del Senado para votar para condenar al presidente y destituirlo de su cargo, es decir, 20 senadores republicanos tendrían que sacrificar su carrera política para derrocar a Trump, que sigue siendo popular entre la base republicana.

Pero incluso un intento fallido de destitución tendrá un impacto en la política estadounidense a partir de ahora.

El primer y más obvio efecto es en el propio presidente, que ya ha comenzado a mostrar un comportamiento inestable, tanto en Twitter como en la vida real.

La surrealista conferencia de prensa con el presidente finlandés la semana pasada no fue un fenómeno sino un indicio de lo que vendrá.

Aún más inquietante fue el llamado de Trump a China para comenzar a investigar también a sus oponentes políticos: para normalizar su error inicial, el presidente decidió aumentar aún más sus errores posteriores.

Es una estrategia de alto riesgo, pero Trump siempre ha estado dispuesto a correr riesgos, tanto en los negocios como en la política.

Y hay cambios de personal a nivel gubernamental. El Enviado Especial de Ucrania, Kurt Volker, renunció, pero es posible que figuras aún más cruciales de la administración Trump, como el Secretario de Estado Mike Pompeo y / o el Secretario de Justicia William Barr, se vean obligados a retirarse a medida que avanzan. Está surgiendo más información sobre el escándalo de Ucrania, lo que debilita la capacidad de Trump para ejecutar lo que queda de su agenda política.

En el frente interno, Estados Unidos enfrenta un año o más de parálisis administrativa, con la posible excepción de ratificar el acuerdo comercial USMCA, entre Estados Unidos, México y Canadá, que también cuenta con el respaldo de los demócratas.

Esto aumenta la probabilidad de que Trump busque victorias políticas en el ámbito internacional antes de las elecciones de 2020.

Por lo tanto, podemos prever más acciones para reanudar las conversaciones en la cumbre con Corea del Norte, una urgencia estadounidense intensificada para reducir sus tropas en Afganistán y una mayor disposición para enfrentar a Irán.

Puede que no sean iniciativas que beneficien los intereses de Estados Unidos a largo plazo, pero beneficiarán los intereses políticos de Trump a corto plazo.

Para él, esta es la prioridad. Pero el mayor impacto de los procedimientos de juicio político será empujar a los Estados Unidos a una crisis constitucional con las elecciones de 2020 en su núcleo.

Cuando el ex presidente Bill Clinton fue acusado, la pregunta en cuestión era si él mismo había obstruido la investigación; Esto es probablemente lo que habría sido el juicio político de Trump basado en las conclusiones de Mueller.

Pero esta acusación socavará la legitimidad del proceso político estadounidense en sí mismo y cuestionará si las elecciones estadounidenses han sido comprometidas por actores externos, posiblemente a pedido de los funcionarios estadounidenses.

Independientemente de si Trump es absuelto o condenado, aproximadamente la mitad de la población estadounidense se sentirá perjudicada por el proceso y se arraigará aún más en su base política.

El resultado final será una audiencia estadounidense mucho más abierta para ver los resultados de 2020 como ilegítimos si el candidato de su elección no ha ganado. Piense en Bush versus Gore, pero con el partido derrotado dispuesto a aceptar la derrota.

Todo esto significa que si las últimas semanas de la política estadounidense nos han mostrado algo, lo peor está por venir.

Traductor de Clara Allain

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *