, Que se celebrar√° en la ciudad de Buenos Aires.









Una de las cosas buenas de los partidos de la Liga de Campeones es aquel momento antes de la entrada de los equipos en el c√©sped, todo contado de forma casi mec√°nica tipo reloj suizo – o no fuera el pa√≠s de donde llegan las pesadas multas en caso de que alg√ļn detalle no sea cumplido. En esa fase que vimos la amena cavaqueira entre los uruguayos Godin, Betancur y C√°ceres, fue ah√≠ donde vimos el cumplimiento entre los ex benfiquistas Jo√£o Cancelo y Oblak. Cristiano Ronaldo, como es normal, se qued√≥ al final. Sonriente, bien dispuesto, a hablar a Griezmann y Diego Costa. Casi se olvidaba del ni√Īo que lo acompa√Īar√≠a en el descenso de la escalera de los balnearios al c√©sped pero all√≠ volvi√≥ atr√°s con una cara casi a pedir disculpa por el moment√°neo lapso, acomod√≥ la capucha de su camiseta y all√≠ sigui√≥ detr√°s de los dem√°s jugadores. Pod√≠a ser el √ļltimo pero como siempre estaba en primer lugar. Y as√≠ empez√≥, con un arranque de sue√Īo, antes de 15 minutos de pesadilla que ponen a la Champions en riesgo.

Estaba en primer lugar en las tarjas de los aficionados de la Juventus en un Wanda Metropolitano lleno y con el habitual ambiente a escaldar colchoneros. Estaba por primera vez en el foco de las cámaras de televisión, tratando de recuperar todos los detalles de los portugueses. Estaba primero en la escala de silbidos cada vez que la pelota estaba en los pies del conjunto italiano. Y estaba en primer lugar cuando empezamos a tener ofertas de mayor peligro, con un libre directo muy bien marcado (que, ahora, puede haber sido uno de los primeros en la presente temporada que salió como quería porque las bolas paradas no andan a salir) para gran defensa de Oblak. Sólo quedaron ocho minutos pero la tarjeta de visita en la primera mano de los octavos de la Champions estaba presentada.

Poco despu√©s, en un canto, fue Bonucci a llegar m√°s alto al primer poste para una desviaci√≥n desencadenada pero que podr√≠a haber resultado en mucho m√°s. Simeone, de manos en los bolsillos, sacud√≠a la cabeza en su zona t√©cnica, de un lado a otro (y ya sab√≠a tambi√©n que no pod√≠a contar con Diego Costa en el encuentro en Tur√≠n, por haber visto un amarillo cuando estaba en la barrera en el bar Ronaldo …). A los 14 ', Thomas tuvo un remate de media distancia para la defensa segura de Szczesny. Y ese fue el momento que sostuvo el Atl. Madrid, que volvi√≥ a defender bien ya tener alguna capacidad en las salidas r√°pidas en transici√≥n, como la que dio un libre en posici√≥n muy peligrosa para Griezmann – inicialmente fue marcado pen√°lti pero el error fue corregido por el VAR – disparar colocado de pie izquierdo para nueva defensa de Szczesny para el canto (28 '). Dybala todav√≠a tuvo un remate al lado de la porter√≠a de Oblak pero el encuentro entr√≥ despu√©s en una fase m√°s quezilenta, con algunas entradas duras que, en el caso de Ronaldo, dejaron su marca, en este caso de forma doble en una lance donde fue alcanzado por Gim√©nez y, Juanfran.





En el segundo tiempo, y después de una nueva entrada con personalidad de la Juventus, el Atl. Madrid tuvo dos oportunidades flagrantes que podrían haber cambiado por completo el juego y la eliminatoria, y en el caso de Griezmann destacó: primero el francés, tras un corte mal hecho por Chiellini, aisló a Diego Costa que, presionado por Bonucci, disparó al lado (50 '); después, el avanzado a medias con De Sciglio intentó hacer el sombrero a Szczesny tras nuevo error defensivo de los bianconeri pero el polaco todavía logró tocar de raspón en la pelota con los dedos, llevándola a tocar la viga antes del alivio de la defensa italiana (53 '). En uno y otro lance, los colchoneros tuvieron en las manos lapsos anormales de la defensiva contraria pero no aprovecharon.

Cristiano Ronaldo, sin bal√≥n (√©l como Dybala o Mandzukic, porque el bal√≥n no llegaba a la zona ofensiva de la Juventus), iba respondiendo a los "mimos" que ven√≠an de la bancada con cinco dedos de una mano bien abiertos, se√Īalando las cinco victorias que lleva en Liga de los Campeones. Pero este regreso a Madrid no estaba propiamente a ser aquel que desear√≠a y s√≥lo no se hizo peor por intervenci√≥n del VAR: en una oferta de salida r√°pida del Atl. Madrid, Filipe Lu√≠s cruz√≥ de la izquierda, Morata cabece√≥ sin hip√≥tesis al √°ngulo pero el gol ser√≠a anulado por falta del espa√Īol que pas√≥ por el campe√≥n italiano sobre Chiellini (70 '). No ser√≠a ah√≠, ser√≠a poco despu√©s: en el seguimiento de un canto, Gim√©nez acab√≥ por aprovechar una pelota a gotear en el √°rea para desviarse hacia la porter√≠a, en una lance que mereci√≥ incluso a pesar de las protestas de la formaci√≥n transalpina (78 ').

Poco despu√©s, m√°s una bola parada, m√°s un libre lateral bien golpeado por Griezmann, m√°s un gol de un central uruguayo, en este caso God√≠n, a aprovechar una nueva molestia en el √°rea para rematar fuerte y sin hip√≥tesis para el portero polaco ante la cara incr√©dula de los jugadores de la Juventus que se miraban unos a otros sin percibir con certeza lo que se hab√≠a pasado para de repente estar con una desventaja que ser√° muy complicado de recuperar. A√ļn m√°s porque, en un libre en que Ronaldo simul√≥ golpear directamente antes de ver a Bernardeschi, Oblak volvi√≥ a hacer una gran defensa para el canto. 225 d√≠as despu√©s, los portugueses, que todav√≠a ten√≠a una cabecera peligroso en el tiempo a√Īadido en el segundo palo, pero otra vez, volvi√≥ a jugar en Madrid, pero el retorno habr√° sido todo lo que menos quer√≠a, poniendo el gran objetivo de la temporada en riesgo.

    Si usted tiene una historia que quieres compartir o información que considere importante sobre el abuso sexual en la Iglesia en Portugal, puede ponerse en contacto con el Observador de varias maneras Рcon la certeza de que vamos a garantizar su anonimato, si así lo desea:

  1. Puede rellenar este formulario;
  2. Puede enviarnos un email para abusos@observador.com o personalmente para Sonia Sim√Ķes (ssimoes@observador.pt) o para Jo√£o Francisco Gomes (jfgomes@observador.pt);
  3. Puede ponerse en contacto con nosotros a trav√©s del WhatsApp al n√ļmero 913 513 883;
  4. O puede llamarnos por el mismo n√ļmero: 913 513 883.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *