¬ŅQu√© pol√≠ticas seguir para salir de esta crisis? Los desaf√≠os de las pol√≠ticas macroecon√≥micas, microecon√≥micas y empresariales





En este per√≠odo de emergencia, es importante distinguir entre gasto p√ļblico recurrente y gasto p√ļblico extraordinario. Esto aumentar√° temporalmente como resultado de un soporte excepcional y el impacto de los estabilizadores autom√°ticos. La presi√≥n para aumentar el gasto p√ļblico en el futuro cercano ser√° enorme por parte de los grupos corporativos y por parte de los populistas. La gesti√≥n estatal en tiempos de emergencia debe ser, m√°s que nunca eficiente, en el control de los gastos fijos recurrentes y la elecci√≥n de prioridades.





En cuanto al servicio civil, en los pr√≥ximos a√Īos, creo que la introducci√≥n de bonos de productividad (costo variable) en carreras profesionales ser√≠a una buena medida, en lugar de aumentos autom√°ticos de salarios (costos fijos), por supuesto, sin perjuicio del an√°lisis de justicia relativa. La escala salarial. Apoyo esta medida junto con un programa para optimizar macro y microestructuras, recursos humanos y procesos administrativos a trav√©s del uso intensivo de nuevas tecnolog√≠as de la informaci√≥n. La transformaci√≥n digital es una oportunidad √ļnica para la desconcentraci√≥n administrativa, con decisiones m√°s cercanas a los ciudadanos y las empresas.

No podemos cometer errores del pasado de nuevo. Se recuerda que, en Portugal, en el per√≠odo 1995-2010, el gasto primario total aument√≥ del 37,5% del PIB al 49% del PIB, y el gasto corriente primario del 31,9% del PIB al 41,8% . En la primera d√©cada del siglo, el gasto primario total aument√≥ del 39.7% del PIB al 49% del PIB. Y a pesar del aumento sustancial del gasto p√ļblico, la econom√≠a apenas ha crecido, el PIB ¬ęper c√°pita¬Ľ no ha convergido desde 1995 en paridades de poder adquisitivo, al tiempo que acelera la carga impositiva sobre los hogares y las empresas, los niveles de endeudamiento interno y externo y ralentizando el ritmo de la inversi√≥n p√ļblica y privada.

En 2020, es natural que el gasto p√ļblico primario salte algunos puntos porcentuales significativos. Lo esencial es que este aumento c√≠clico no se convierta en gasto estructural, y la consolidaci√≥n presupuestaria debe reanudarse a medida que la econom√≠a se recupere y el ciclo econ√≥mico.

Portugal podr√° buscar m√°s de ‚ā¨ 45 mil millones en fondos no reembolsables, a lo que se suma un total de ‚ā¨ 10,8 mil millones en pr√©stamos.

Las reformas estatales, insertadas en lo que llamo el ¬ępilar pol√≠tico-institucional¬Ľ (uno de los tres pilares estrat√©gicos que determinan el desarrollo econ√≥mico y social, junto con el ¬ępilar econ√≥mico-financiero¬Ľ y el ¬ępilar social¬Ľ), deber√≠an centrarse principalmente en acciones estructurales cruciales para mejorar la calidad de las instituciones y las pol√≠ticas p√ļblicas. Es decir, sin ser exhaustivo: (i) la reforma del sistema electoral, (ii) el funcionamiento del sistema de justicia, los tribunales civiles y fiscales y la calidad de la democracia; (iii) desarrollo del sistema educativo y t√©cnico, especialmente en t√©rminos de escuelas profesionales y capacitaci√≥n digital; (iv) mejora del sistema de competencia y regulaci√≥n del mercado (corrigiendo ¬ęfallas del mercado¬Ľ, pero sin caer en las llamadas ¬ęfallas estatales¬Ľ); (v) mejoras en el funcionamiento flexible y equilibrado de los mercados en general, como el mercado de alquiler o el mercado laboral; (vi) mejora del sistema de ciencia y tecnolog√≠a orientado al mercado, desarrollo de startups innovadoras y centros tecnol√≥gicos para empresas.





Todo esto solo ser√° posible con una reforma coherente y coherente, dentro del marco de las opciones de una econom√≠a de mercado, insertada en la UE y en la Eurozona, y que quiera ser un ganador, se√Īalando como objetivo permanente la mejora de la productividad y la competitividad, el camino para la mejora sostenida de los √≠ndices de bienestar econ√≥mico y social.

Portugal podr√° beneficiarse del paquete financiero m√°s grande jam√°s preparado por la Uni√≥n Europea. Si sumamos las subvenciones del Marco Financiero Plurianual de 2021 a 2030 (‚ā¨ 29 a ‚ā¨ 30 mil millones) a las del Fondo de Recuperaci√≥n propuesto por la CE (‚ā¨ 15.5 mil millones en total), Portugal podr√° recaudar m√°s de ‚ā¨ 45 mil millones no reembolsable, a lo que se agrega un total de ‚ā¨ 10.8 mil millones en pr√©stamos. Adem√°s de fortalecer el papel del Banco Europeo de Inversiones (y su veh√≠culo del Fondo Europeo de Inversiones en el campo del apoyo al capital riesgo) en proyectos elegibles en los diversos sectores de la econom√≠a.

Desde que Portugal se uni√≥ a la Comunidad Econ√≥mica Europea en 1986, el pa√≠s recibi√≥ una p√©rdida estimada hasta 2018 (transferencias directas) de aproximadamente 130 mil millones de euros (a precios de 2011). Ahora podr√° recibir una cantidad relativamente m√°s alta en siete a√Īos. Somos conscientes de las dificultades para aprobar la propuesta de la CE en su forma actual dentro de la UE. Es natural que se revisen los montos preliminares, pero no tenemos dudas de que se fortalecer√° la solidaridad europea y Portugal (como otros pa√≠ses, como Italia o Grecia) tendr√° una nueva oportunidad para llevar a cabo reformas e impulsar Inversi√≥n p√ļblica y privada.

O El pa√≠s necesita aumentar el volumen y la calidad de la inversi√≥n.. Cabe se√Īalar que la formaci√≥n bruta de capital fijo (FBCF) en la econom√≠a total alcanz√≥, en el per√≠odo 1991-2000, un promedio anual del 25.8% del PIB a precios corrientes y cay√≥ al 16.5% en el promedio de los √ļltimos nueve a√Īos. A precios de 2015, la tasa de variaci√≥n anual promedio de GFCF en el per√≠odo 1991-2000 fue positiva de 4.8%, mientras que fue negativa en la d√©cada 2001-2010 (-1.6%) y en la d√©cada 2011-2019 (-1,2%). A su vez, la inversi√≥n p√ļblica fue del 4,4% del PIB en 1995; 5,3% en 2010; cay√≥ al 1.5% en 2016; y solo 1.9% del PIB en 2019. La inversi√≥n p√ļblica fue una variable sacrificada en los √ļltimos a√Īos en el proceso de consolidaci√≥n presupuestaria, con el favor pol√≠tico del gasto p√ļblico corriente primario. Esto a pesar del aumento en la carga tributaria de los hogares y las empresas a la cifra hist√≥ricamente m√°s alta en 2019 (35.4% del PIB, un aumento de 4.2 puntos porcentuales desde 1995); el aumento exponencial en la entrada de dividendos e IRC pagados por el Banco de Portugal (un pico de mil millones en 2019); y la ca√≠da en el peso del inter√©s de la deuda p√ļblica en el PIB (5.5% en 1995; 2.3% en 2015; 1.4% en 2019), a pesar del aumento en su peso en el PIB del 62% en 1995 a 131 % en 2015 y 118% en 2019.

Necesitamos invertir m√°s y con m√°s calidad. La estimaci√≥n del coeficiente de capital / producto tambi√©n apunta a una tendencia a la baja, que destaca la necesidad de definir mejores criterios para seleccionar inversiones p√ļblicas y privadas, dependiendo de su impacto en el PIB potencial y la competitividad. Los actores pol√≠ticos, econ√≥micos y sociales tendr√°n que cumplir con sus responsabilidades al seleccionar los criterios para aplicar los fondos.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *