Que la imagen sirva para evitar nuevas muertes, dice fotógrafa que hizo clic a padre e hija ahogados en frontera





Cuando los cuerpos surgieron en la mañana del lunes (24), la reportera mexicana Julia Le Duc apretó el obturador sin mucha esperanza de que sus imágenes tuvieran un impacto mayor que las de más de 20 migrantes ahogados que ella fotografió en los últimos años.





Ella había llegado allí un día antes, cuando, después de algunas llamadas de emergencia, recibió un aviso de que algo estaba sucediendo en las márgenes del Río Grande, en Matamoros, Tamaulipas.

"El domingo le dijeron a la policía que había una mujer gritando en la playa. Cuando llegué allí, vi a una mujer muy joven, Tânia Valdés Ávalos, que estaba muy mal, contando que la familia, el marido y la pequeña pequeña habían sido llevados por el río ", dijo la corresponsal del diario mexicano La Jornada a la BBC News Mundo.

Las autoridades iniciaron la búsqueda de los cuerpos, pero la suspendieron de madrugada por los riesgos en el lugar.

"Algunos reporteros llegaron a la mañana siguiente cuando la búsqueda se reanudó y los cuerpos aparecieron poco después de las 10:00. Nosotros que estábamos allí sacamos las fotos y la sorpresa fue que los dos cuerpos emergieron juntos y abrazados.

Las imágenes del salvadoreño Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años, y su hija Valeria, de un año y 11 meses, rápidamente se volvieron virales y un testimonio gráfico de los peligros y tragedias que miles de migrantes enfrentan todos los días en su intento de alcanzar los Estados Unidos.

De acuerdo con varios relatos, Martínez, su esposa y su hija llegaron el domingo pasado en Matamoros después de esperar por más de dos meses en un centro migratorio en México por la posibilidad de buscar asilo en Estados Unidos.





Al constatar que la oficina de inmigración local estaba cerrada ese día, el hombre decidió atravesar: cogió a la niña, nadó con ella hacia la otra orilla y la dejó en tierra firme antes de volver a buscar a su esposa.

Sin embargo, de acuerdo con el testimonio de la madre, la niña, viendo que el padre se estaba alejando, volvió al agua. Cuando Martínez volvió a cogerla, ambos fueron barridos por la corriente.

La prensa salvadoreña dice que la familia buscaba mejores condiciones de vida y un futuro más digno para su hija.

Una realidad cotidiana

Las imágenes de Le Duc generaron en igual medida empatía, críticas e indignación.

Algunos cuestionaron hasta qué punto es legítimo publicar ese tipo de foto que en opinión de muchos alienta una fascinación mórbida y discriminación contra las familias migrantes. Otros afirman que es una forma de mostrar la tragedia de los que intentan llegar a la frontera.

En realidad, la corresponsal del diario La Jornada en Tamaulipas asegura que esa es una escena común en la frontera.

En el día de la tragedia fotografiada por Le Duc, agentes de la Patrulla de la Frontera de Texas encontraron los cuerpos de cuatro personas: una mujer de 20 años, un niño pequeño y dos bebés.

"Yo cubrí y tomé fotos de cerca de 25 ahogamientos, pero creo que esta conmovió más por la cuestión de cómo el padre y la hija estaban abrazados, colocó a la niña dentro de la camisa, ella lo abrazó y así fue como los cuerpos estaban al aparecer. "

Crisis migratoria

Le Duc asegura que una tragedia como la que fotografió era previsible.

"Aquí ha habido mucha publicación local sobre lo que estaba sucediendo alrededor de Puente Nuevo (una travesía migratoria). Hay 'alarmes' a causa del hacinamiento de migrantes, debido a las condiciones en que viven las personas de Centroamérica, los cubanos, hasta inmigrantes de África, que están en condiciones deplorables, sin ninguna ayuda oficial.

Según la reportera, la situación llevó a muchos residentes de la región a organizarse para llevar comida y agua.

Varias organizaciones de derechos humanos vienen denunciando que el recrudecimiento de las normas para solicitar asilo en Estados Unidos, movimiento hecho por el gobierno de Donald Trump, llevó a una crisis migratoria en la frontera con México.

Bajo los nuevos reglamentos, los migrantes deben esperar -en algunos casos por meses- en suelo mexicano hasta que las autoridades estadounidenses resuelvan sus pedidos.

Sólo en la frontera con Matamoros, hasta mayo del año pasado, cerca de dos mil solicitudes de asilo habían sido presentadas, mientras que un total de 593,5 mil migrantes se presentaron a las autoridades fronterizas.

Grupos civiles afirman que esto puede llevar a un aumento en el número de muertes en la frontera, ya que los migrantes tienden a usar travesías peligrosas para entrar sin autorización.

Según datos del gobierno de EEUU, en 2018 al menos 283 personas murieron en su intento de cruzar la frontera.

Le Duc dice que "eso ha estado sucediendo desde hace mucho tiempo y nadie ha hecho nada, ahora ellos han visto lo que está sucediendo en Matamoros, pero es una crisis que ha estado sucediendo desde hace meses.

Para aquellos que están esperando en la parte americana, la situación no es muy diferente.

En los últimos meses, grupos civiles y políticos denunciaron las condiciones humanitarias de los migrantes en los centros donde están detenidos, donde en muchos casos no tienen pasta de dientes, mantas o jabón.

La Cámara de Diputados de Estados Unidos aprobó la asignación de 4.500 millones de dólares en ayuda humanitaria para familias de inmigrantes, aunque la Casa Blanca rechazó la medida y Trump deba vetarla.

El martes (25), cuando se le preguntó sobre la foto, el presidente de Estados Unidos dijo que "detestó" y puso la culpa de lo que ocurrió en las políticas del Partido Demócrata.

"Espero que esas imágenes y lo que ocurrió concientizen a las personas y no tengamos que seguir sacando fotos de migrantes muertos en medio del río", dice Le Duc.

"Espero que lo que hoy es noticia y viraliza se convierta en una alerta para concientizar a los gobiernos sobre lo que está pasando con los migrantes, que están muriendo en la frontera porque no les están prestando atención a ellos", agregó.

De acuerdo con la reportera, otras cien familias con niños todavía esperan en Matamoros para pedir asilo.

Sin embargo, ella no sabe si todo el mundo va a esperar por ese momento.

"Hay muchas familias que se desesperan, bajo calor extremo, hambrientas, sedientas, que continúan durmiendo a cielo abierto, en condiciones inhumanas, no son criminales, son migrantes en tránsito.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *