¿Qué implica avanzar con el aeropuerto en Montijo? Siete puntos para explicar la decisión









Marques Mendes dio el acuerdo entre el Gobierno y la concesionaria como prácticamente cerrado. El presidente de la Comisión Europea, José Luis Rodríguez, anunció hoy que el presidente de la Comisión Europea, José Luis Rodríguez, El presidente de la Comisión Europea, José Luis Rodríguez Zapatero, se reunirá con el presidente de la Comisión Europea.

La información avanzada refuerza las señales de datos la semana pasada. Primero por el presidente de la ANA, que dijo en el Parlamento que la negociación de la parte económica estaba siendo finalizada con el Gobierno. Y después por la voz del propio primer ministro, que fue hasta más lejos. Para António Costa, la solución Portela +1 (Montijo) es casi irreversible, apenas falta el estudio de impacto ambiental. El primer ministro defiende además que existe "consenso nacional" sobre el proyecto, lo que no será así, y defendió que "no hay tiempo que perder".

Pero, ¿qué pasos falta dar para que la solución se vuelva irreversible?

El presidente ejecutivo de la ANA, Thierry Ligonnière, reconoció en el Parlamento que avanzar con la terminal del Montijo "es un cambio radical en el equilibrio económico de la concesión", Por lo que el proceso tarda más tiempo. El contrato de concesión de la ANA, que entrega a la empresa controlada por los franceses de Vinci la explotación de los aeropuertos por 50 años, tiene apertura para acomodar esta solución, pero no está prevista en sus implicaciones financieras y económicas. Esto significa que el contrato de concesión firmado en diciembre de 2012 por el anterior Gobierno se tendrá que cambiarPara incluir ahora un aeropuerto en Montijo como parte del aeropuerto de Lisboa y la respuesta para entregar su gestión a ANA. Esto es lo que Marques Mendes quiso decir cuando dijo en la SIC que la inversión total de la empresa "se compensará con la ampliación de la concesión inicial". Pero esto es sólo una parte de la historia. Es necesario evaluar cuánto cuesta, quién va a pagar, cómo será financiado y qué implicaciones tendrá en los ingresos futuros de la concesionaria y en los costos para compañías y usuarios del aeropuerto. El acuerdo podría ser anunciado en las próximas semanas, dice Marques Mendes. Es un escenario plausible, pero no está totalmente garantizado. Se sabe que el Gobierno quiere cerrar el expediente este año.





Marques Mendes ha avanzado con un valor redondo de mil millones de euros. De acuerdo con la información recogida por el Observador, esta inversión se planificará a lo largo de varios años e incluye la compensación a pagar por la transferencia de la Fuerza Aérea instalada en la ahora base militar del Montijo. Pero no sólo: incluye también el coste de los accesos, el refuerzo de la oferta de transporte para garantizar un rápido y eficiente transbordo para la capital, así como las obras que siguen siendo necesarias para reforzar la capacidad de Portela y que pasan por la eliminación de una de las pistas. A los diputados de la Comisión de Obras Públicas, Thierry Ligonnière dijo que el valor de la inversión también "integra una presupuesto para compensaciones medioambientales", Ya que el proyecto implica la prolongación al sur de la pista del Montijo. La concesionaria ANA es que va a pagar, dijo Marques Mendes, confirmando una indicación que ya estaba prevista hace bastante tiempo. Pero si la respuesta a esta pregunta parece fácil, y plantea otra cuestión mucho más compleja.

A partir del supuesto de que es la concesionaria a asumir la cuenta, es necesario evaluar cómo es que esto va afecta el equilibrio de la concesión a 50 años. Y si es cierto que la solución Montijo presupone un costo para la empresa, también es cierto que ese costo generará más ingresos en el futuro que los que estaban previstos en la concesión original. Esto considerando que esta solución es una alternativa más barata que la construcción de un nuevo aeropuerto para sustituir a Portela. Los ingresos de la concesionaria proceden esencialmente de las tasas aeroportuarias cobradas en las operaciones aéreas. Las fórmulas usadas para actualizar estas tasas constan en el contrato de concesión y fueron acertadas por las dos partes en 2012. Ahora, el gobierno quiere moverse en esa forma de actualizar las tasas. Esta es la parte más sensible de la negociación y que, según el Observador, aún no está cerrada.
A los diputados, Thierry Ligonnière admitió la ecuación es "difícil y desafiante", lo que justifica la demora en las negociaciones. En cuanto a las expectativas de la empresa, dice que la ANA "no necesita ganar más dinero, pero tampoco quiere perder dinero frente a la situación anterior". El Gobierno pretenderá maximizar el argumento de los ingresos futuros de la ANA para moverse en el actual modelo de actualización de las tasas aeroportuarias.

En su audiencia en el Parlamento, Thierryè Ligonnière apuntó dos formas de transporte hacia la terminal del Montijo: carretera y barco. Por lo que el Observador logró apurar, la idea de un metro ligero de superficie o lanzadera en carriles dedicados estará lejos – es demasiado cara. Como alternativa, una de las opciones que está sobre la mesa es la creación de una banda de bus, dedicada al transporte público al servicio del aeropuerto, en el Puente Vasco da Gama. Además, una carretera para mejorar el acceso de carreteras al nuevo terminal. Y todavía se espera que aumente la oferta de transporte de agua a Lisboa con la remodelación y la posible reubicación del muelle actual en Montijo.

La autorización ambiental es la mayor incertidumbre de esta solución y lo que puede retrasar más el proceso. El primer estudio de impacto ambiental presentado por ANA fue devuelto por el (Agencia de Medio Ambiente portugués) APA con la solicitud para obtener más información. El nuevo estudio estará listo para ser remitido, pero aún debe tardar algún tiempo hasta que se inicie el proceso de consulta pública que, por las voces que ya se levantaron, va a ser muy participado. Más dos meses. Después hay que esperar la DIA (declaración de impacto ambiental) favorable, aunque se admita que pueda estar condicionada a algunas alteraciones al proyecto. En el peor escenario, la queja de los ambientalistas obligará al Gobierno a promover una evaluación ambiental estratégica que prevé la comparación de dos escenarios concurrentes. Lo que puede hacer arrastrar el proceso de autorizaciones a lo largo del año 2019, haciendo derrapar la construcción y colocando en cheque el plazo de 2022. Esta fecha indicativa para el inicio de las operaciones comerciales en el Montijo ha sido avanzado por varios agentes, desde el ministro de Obras Públicas, reguladores, la ANA y hasta los reguladores del sector.

No tanto. El propuesto para un aeropuerto en el Montijo, al menos en la forma en que se está realizando, suscita críticas ante organizaciones medioambientales que no están tranquilas como la forma en que se está haciendo el proceso de evaluación ambiental. Hay una queja en la Comisión Europea que exige una evaluación ambiental estratégica como la que se ha hecho para las soluciones de un nuevo aeropuerto en la Ota o en el Campo de Tiro de Alcochete durante el Gobierno de José Sócrates.

En el lado de los descontentos, están también algunos habitantes de municipios vecinos del Montijo, como el Barreiro y la Moita, que ya vinieron a la calle protestar.

Thierry Ligonnière reveló a los diputados que la ANA ya recibió "manifestaciones de interés" de compañías aéreas para ser las primeras en operar en el futuro aeropuerto del Montijo. Pero no especificó cuáles.
En publico, el funcionamiento de dos principal barato en Lisboa – Easyjet y Ryanair – son menos entusiastas en relación a cambiar el terminal 2 del Humberto Delgado por el Montijo. En mayo, el director general de EasyJet a Portugal, José Lopes, dijo al Diario de negocios que "el objetivo principal sigue siendo crecer en Portela". "El Montijo estará listo en 2022 y aún no se sabe en qué condiciones. "Todavía no podemos decir sí o no", agregó el responsable, admitiendo, sin embargo, que la falta de condiciones del Humberto Delgado puede obligar a un cambio al otro margen.
El polémico director general de Ryanair, Michael O'Leary, es más directo en cuanto al Montijo. La nueva estructura serviría, esencialmente, para albergar "todo el crecimiento" de la operación que ya no cabe en la Portela, dijo en febrero. Es decir, la empresa quiere mantener Lisboa como su "hub" principal "y tienen de seis a diez aviones" en un futuro terminal de la orilla sur. "No podemos crecer en Portela porque el aeropuerto siempre nos está diciendo que no tenemos sitio para poner las aeronaves […] porque el terminal está lleno. El terminal no está lleno, en algunas horas hasta está vacío ", observó Michael O'Leary.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *