¬ŅQu√© explica este reavivado conflicto entre Israel y Palestina?





La expulsi√≥n de palestinos de un barrio de Jerusal√©n Este fue la √ļltima gota que colm√≥ el vaso en Palestina.





Los continuos esfuerzos de Israel para limitar la presencia de ciudadanos palestinos en Jerusal√©n, una ciudad que el estado jud√≠o asumi√≥ unilateralmente como su capital en 2017, son la mecha que rompi√≥ el √ļltimo conflicto acalorado entre jud√≠os y √°rabes, que ha estado sucediendo durante mucho tiempo. tiempo una semana y media.

El desequilibrio entre los dos estados, Israel y Palestina, se muestra ahora con todo su horror: desde la reanudaci√≥n de la escalada, con disparos de misiles desde ambos lados, el n√ļmero de palestinos asesinados ya ha llegado a 87, entre ellos 18 ni√Īos y ocho mujeres. Del lado israel√≠, hay siete muertos para registrar, incluido un ni√Īo de cinco a√Īos.

Sheikh Jarrah, el vecindario oriental donde los colonos israelíes están tratando de desalojar a varias familias palestinas de sus hogares, es el epicentro del reavivado conflicto de este mes.

¬ŅQu√© sucedi√≥? Varias familias palestinas que huyeron de sus hogares originales durante la guerra de 1948, a√Īo de la proclamaci√≥n del Estado de Israel, han vivido en el barrio de Sheikh Jarrah durante m√°s de 50 a√Īos. Pero ahora, las organizaciones de colonos israel√≠es afirman que, dado que estas casas pertenec√≠an anteriormente a grupos jud√≠os, las familias palestinas pueden y deben ser expulsadas.

El gobierno israelí también ha autorizado a los colonos judíos a confiscar propiedades dentro de otros vecindarios palestinos como Silwan, Abu Dis y a-Tur, además de Sheikh Jarrah.

PUB

Es esta nueva perspectiva israelí la que llevó a la reanudación del lanzamiento de cohetes palestinos contra Israel y reavivó el conflicto que ha durado décadas.





Las autoridades palestinas dicen que este derecho a la restituci√≥n no es rec√≠proco para sus ciudadanos √°rabes que buscan recuperar las propiedades que dejaron durante la Nakba, una palabra √°rabe que significa ¬ęcat√°strofe¬Ľ o ¬ędesastre¬Ľ, cuando alrededor de 700.000 palestinos fueron expulsados ‚Äč‚Äčde sus hogares durante 73 a√Īos. a√Īos.

De acuerdo con la Ley de Propiedad de los Ausentes de Israel, la propiedad de los refugiados palestinos está controlada por el estado israelí. Israel persiguió ese objetivo en Jerusalén Oriental, que ocupó en 1967 y se anexó en 1980, lo que ahora hace prácticamente imposible que los palestinos obtengan permisos para construir viviendas, lo que deja a miles de personas vulnerables al desplazamiento y sus casas condenadas a la demolición.

Los habitantes de Jerusalén Este, que no son ciudadanos de Israel, sino residentes legales, enfrentan requisitos de residencia muy estrictos, lo que los deja en condiciones precarias.

En el contexto de estos hechos, con la creciente frustración del lado palestino, todavía tenemos dos actos electorales.

Por un lado, la decisi√≥n de Mahmoud Abbas, el l√≠der de la Autoridad Palestina de 85 a√Īos, que pospuso las elecciones parlamentarias previstas para finales de este mes y las elecciones presidenciales, que ser√≠an el mes siguiente – la √ļltima palestina La votaci√≥n parlamentaria tuvo lugar en 2006. Por otro lado, en Israel, las elecciones de marzo alentaron a√ļn m√°s a la extrema derecha israel√≠, que se uni√≥ a un partido de ultranacionalistas jud√≠os a la alianza parlamentaria del primer ministro Benjamin Netanyahu.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *