¿Qué es raquitismo y cómo tratar?



Los primeros años de vida son cruciales para el desarrollo del cuerpo: cualquier trastorno puede dejar marcas duraderas. Y una condición que ejemplifica esto es raquitismo.



Estamos hablando de una enfermedad rara que afecta especialmente a los niños. Causado por deficiencia nutricional de vitamina D, calcio o fósforo y por factores genéticos, el raquitismo alcanza los huesos, dejándolos débiles y predispuestos a envergadura.

"Esto ocurre porque son aquellos elementos que dejan el tejido rígido", justifica la endocrinólogo Marise Lazaretti Castro, directora de la clínica Croce, en São Paulo.

La especialista cuenta que los síntomas surgen cuando los pequeños empiezan a caminar. "Las piernas entorta hacia adentro o hacia afuera. "Surge debilidad muscular y ablandamiento de la caja craneal y torácica", relata.

Esta sacudida en las estructuras no raramente perjudica el crecimiento y culmina en diversas cirugías de corrección del esqueleto. Las complicaciones varían mucho de caso a caso.

Cuando la razón detrás del trastorno es una carencia nutricional, hay cura – y es simple. Sólo hay que complementar los nutrientes que faltan por un tiempo y ajustar la dieta. Este tipo de raquitismo es más frecuente en países muy pobres, donde el hambre alcanza proporciones epidémicas.

"Ahora, para las versiones genéticas no hay cura", apunta Marise. En estas situaciones, el uso de suplementos es obligatorio durante toda la vida.

En Brasil, la modalidad más común del problema es de origen genético. Se trata del raquitismo hipofosfatémico, que alcanza uno de cada 20 mil nacidos vivos por aquí.

"Sus portadores tienen una mutación genética que lleva a la pérdida de fósforo en el riñón. De esa forma, el niño no logra retenerlo ", explica la endocrinólogo. La alteración está ligada al exceso de una sustancia, el llamado FGF-23, que estimula la liberación del mineral por la orina.

Independiente del tipo, se necesitan pruebas de laboratorio para cerrar el diagnóstico. Los exámenes de sangre y de orina, por ejemplo, constatan la cantidad de calcio, fósforo y vitamina D presentes en el organismo y comprueban si el riñón está funcionando correctamente.

Un rayo-x también es útil para identificar lesiones en los huesos, principalmente de los puños y rodillas. Sin embargo, algunas señales ayudan a levantar sospechas. "Retraso de crecimiento, debilidad muscular y deformidades óseas en la infancia son ejemplos", informa Marise.

El nuevo remedio es aprobado por Anvisa

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) aprobó recientemente burosumab, primera droga dirigida a la causa del raquitismo hipofosfatémico en Brasil. Él ya había sido liberado en 2018 en Estados Unidos.

En vez de reponer el fósforo, el burosumab captura el FGF-23 y lo neutraliza. Entonces ese mineral ya no es "secuestrado" y vuelve a circular en niveles normales. Resultado: el niño probablemente crecer sin deformidades.

"Es una noticia muy buena por tratar de forma más específica el raquitismo y por ser indicado para todas las edades", concluye la experta.

Inyectable, el fármaco debe administrarse cada dos semanas, por regla general. Y que quede claro: no cura el raquitismo. Si el paciente abandona el tratamiento, la molécula FGF-23 vuelve a reducir la concentración de fósforo en el organismo.


Ana Gomez

Ana Gómez. Nací en Asturias pero llevo varios años afincada en Madrid. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los sucesos económicos, financieros y políticos. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir los sucesos de interés general, tanto económicos como políticos y sociales. Editora experta y colaborara destacada en distintos noticieros online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029 Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *