¬ŅQu√© causa la p√©rdida de grasa en la salud y c√≥mo lidiar con ella?





Este mi√©rcoles (4 de marzo), la fecha en que el D√≠a mundial para combatir la obesidad, la revista cient√≠fica Medicina natural public√≥ un consenso internacional para terminar con el estigma asociado al sobrepeso. Fue firmado por m√°s de 100 instituciones, incluida una en nuestro pa√≠s: la Sociedad Brasile√Īa de Cirug√≠a Bari√°trica y Metab√≥lica (SBCBM). Despu√©s de una extensa revisi√≥n de estudios, los 36 autores directamente involucrados con el art√≠culo encontraron que los prejuicios comprometen la salud de las personas con sobrepeso y dificultan el acceso a medicamentos y tratamientos. Un fatofobia incluso contribuye a las altas tasas de obesidad en el planeta.

Los efectos de la fatofobia.

Los datos de esta revisi√≥n indican que esta es una pr√°ctica constante en el mundo. Entre los adultos obesos, del 19 al 42% sufren discriminaci√≥n. Las tasas son a√ļn m√°s altas entre las mujeres y aquellas con un √≠ndice de masa corporal (IMC) m√°s alto.

Esto se refleja principalmente en el bienestar mental. Gordophobia Рaprenda más sobre el problema en nuestro podcast Рse asocia con síntomas depresivos, altos niveles de ansiedad, baja autoestima, aislamiento social, estrés, uso de drogas y atracones.

En los ni√Īos, el efecto es potencialmente peor debido a la intimidaci√≥n. En comparaci√≥n con los adolescentes delgados, los que tienen sobrepeso son significativamente m√°s propensos a experimentar aislamiento social y desarrollar trastornos mentales, especialmente ansiedad y depresi√≥n.

Además, estos actos de intolerancia están relacionados con una mayor ingesta de alimentos, abandono de la actividad física, dietas poco saludables y aumento de grasa con el tiempo. No, insultar o burlarse de las personas con sobrepeso no ayudará con la pérdida de peso. Por lo contrario.





¬ŅQu√© hacer para combatir este problema?

El documento publicado en el Medicina natural trae una serie de medidas a todas las esferas de la sociedad, con el objetivo de acabar con el estigma y, por lo tanto, combatir la obesidad sin caer en la fatofobia. También porque es innegable que el exceso de grasa corporal, principalmente visceral, ubicado en la parte inferior del abdomen, favorece enfermedades, desde diabetes hasta cáncer.

Hemos separado las t√°cticas principales se√Īaladas en el siguiente art√≠culo:

1. Educar a la población.

La principal causa de discriminaci√≥n es la falta de conocimiento. Varias investigaciones ya se√Īalan que la obesidad es un problema multifactorial, y no el resultado de la pereza y la indisciplina.

Adem√°s de los alimentos y la actividad f√≠sica, factores como la gen√©tica, el sue√Īo, el estr√©s, las hormonas y el uso de ciertos medicamentos influyen en el equilibrio. Los productores de alimentos y los legisladores tambi√©n tienen su parte de responsabilidad.

Los medios de comunicación, los educadores, los profesionales de la salud, las universidades, las escuelas y el gobierno deben informar a la población sobre los peligros del alto peso. Pero estos mensajes siempre deben estar libres de prejuicios y ser consistentes con la evidencia científica moderna.

2. Mejoras en la formación de profesionales de la salud.

Una de las razones por las cuales las personas obesas no reciben terapias efectivas es el prejuicio arraigado en la formación de los propios médicos.

Un an√°lisis de 21 encuestas examin√≥ la percepci√≥n de los pacientes con sobrepeso cuando fueron vistos en consultas. Muchos se quejaron de un comportamiento desde√Īoso, condescendiente e irrespetuoso por parte de los m√©dicos. Otros tuvieron la impresi√≥n de que el m√©dico no los examin√≥ por completo, centr√°ndose solo en la obesidad.

La evidencia analizada por los autores sugiere que los especialistas pasan menos tiempo con el personal con sobrepeso y brindan m√°s orientaci√≥n sobre c√≥mo cuidar al flaco a diario. Por lo tanto, las universidades deber√≠an incluir la ense√Īanza sobre las causas y los tratamientos de la obesidad en el plan de estudios.

3. Cambio en la infraestructura de oficinas y hospitales.

No tiene sentido tener una atención adecuada si no hay una mirada especial a la accesibilidad, pensando especialmente en aquellos que tienen obesidad severa.

Los espacios f√≠sicos (rampas, ascensores, sillas, camillas …) de hospitales e instalaciones m√©dicas deben dise√Īarse teniendo en cuenta esta poblaci√≥n.

4. Fomentar la investigación.

La obesidad est√° relacionada con problemas graves de salud p√ļblica. Por lo tanto, los estudios para buscar tratamientos y comprender mejor las causas de esta afecci√≥n deben recibir financiaci√≥n adecuada, proporcional a su prevalencia e impacto en la sociedad.

En este tema específicamente, los autores abordan la importancia de dedicar también más estudios a la diabetes tipo 2, que está estrechamente relacionada con el sobrepeso.

5. Creación de leyes contra la discriminación.

Los gobiernos deben redactar leyes para eliminar las desigualdades sociales basadas en el peso. La acción estatal es importante, porque la discriminación se enfrenta a los aspectos socioeconómicos.

Ejemplo: el documento muestra que las personas obesas trabajan m√°s horas que los empleados delgados, pero no hay diferencia en t√©rminos de pago. Esto es cuando consiguen un trabajo, ya que es menos probable que los llamen para entrevistas. Y si esa persona es mujer, la posibilidad cae a√ļn m√°s.

Una investigación de 119,669 británicos reveló una fuerte asociación entre un IMC alto y un nivel socioeconómico bajo. Otra encuesta informó que las mujeres gordas tienen un mayor riesgo de trabajar en trabajos que no pagan bien y reciben menos que las mujeres delgadas y los hombres en general.

A pesar de reforzar la importancia de las acciones del gobierno, el documento no habla de la necesidad de mejoras en el transporte, la vivienda y el acceso a lugares para la actividad física, algo que estudios previos ya han informado son medidas eficientes.


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *