& # 039; Proyecto norteamericano est√° fallando & quot ;, dijo Hobsbawm a Folha en 2007





Eric Hobsbawm es uno de los principales referentes en el estudio de la historia del siglo XX.





A diferencia de las metodolog√≠as que priorizan a grandes personalidades pol√≠ticas y militares, la clave para √©l fue comprender los cambios hist√≥ricos a trav√©s de los procesos sociales que involucran a la gente com√ļn.

Autor de obras fundamentales, como la trilog√≠a formada por los libros ¬ęThe Age of Revolutions¬Ľ (1962), ¬ęThe Age of Capital¬Ľ (1975) y ¬ęThe Age of Empires¬Ľ (1987), el historiador marxista naci√≥ en una familia jud√≠a en Alejandr√≠a, Egipto, cuando el pa√≠s estaba bajo dominio brit√°nico en 1914.

Adoptado por t√≠os, creci√≥ en Austria y Alemania, pa√≠s que dej√≥ con el ascenso al poder de Adolf Hitler en 1933. Hobsbawm se fue de Berl√≠n a Londres y, en 1939, se uni√≥ al Partido Comunista Brit√°nico, donde milit√≥ hasta el final. D√©cada de 1980. Muri√≥ en 2012, a la edad de 95 a√Īos.

En 2007, el entonces editor de Mundo da hoja Claudia Antunes sugiri√≥ enviar a la reportera Sylvia Colombo a Inglaterra para entrevistar al historiador por los 90 a√Īos que cumpl√≠a. ¬ęEl peri√≥dico accedi√≥ y me envi√≥ a Londres, donde hab√≠a vivido como corresponsal, en 1999¬Ľ, recuerda.

¬ęNos sentamos en su sala de lectura, hab√≠a una biblioteca enorme. Estaba muy delgado y envejecido, pero muy l√ļcido. Hac√≠a fr√≠o y ten√≠a una peque√Īa manta sobre las rodillas¬Ľ, recuerda, actualmente corresponsal en Buenos Aires.

Hija de un profesor de historia, Sylvia Colombo quer√≠a grabar la reuni√≥n para su madre. ¬ęPed√≠ tomarme una foto con √©l, algo que nunca hago con los entrevistados¬Ľ, dice.





A lo largo de la conversaci√≥n, Hobsbawm habl√≥ de las intervenciones militares de Estados Unidos en Oriente Medio, tras los atentados del 11 de septiembre, de los procesos de globalizaci√≥n y pol√≠tica en Am√©rica Latina, continente que el historiador ve√≠a como un ¬ęlaboratorio fant√°stico de transformaciones hist√≥ricas¬Ľ. .

‚ÄúPara √©l era un misterio que Am√©rica Latina no tenga la debida atenci√≥n medi√°tica y que sea una regi√≥n que Occidente trata con estereotipos‚ÄĚ, dice el reportero. En la entrevista, Hobsbawm tambi√©n coment√≥ sobre la llegada de gobiernos de izquierda al poder en la regi√≥n, con las elecciones de Lula, Hugo Chav√©z y Evo Morales.

Lea a continuación la introducción de Sylvia Colombo y la entrevista completa con el historiador, ahora republicada como parte de la serie Entrevistas históricas, que forma parte de los proyectos especiales del centenario de la hoja, que se celebrará en febrero de 2021.

*

La superioridad estadounidense es un fenómeno temporal

SYLVIA COLOMBO
ENV√ćO ESPECIAL A LONDRES

Desde la ca√≠da del Muro de Berl√≠n en 1989, Eric Hobsbawm ha sido cuestionado por seguir defendiendo una utop√≠a convertida en ruinas. La larga vida del pensador marxista, que cumpli√≥ 90 a√Īos en junio, ha bastado hasta ahora para acompa√Īar el nacimiento de un sue√Īo y su paulatina revelaci√≥n como pesadilla.

Pero el historiador curtido no vive s√≥lo de delirios ideol√≥gicos, sin duda el m√°s importante a√ļn en acci√≥n. Ahora, Hobsbawm parece realmente complacido de predecir, en su nuevo libro de ensayos, ¬ęGlobalizaci√≥n, democracia y terrorismo¬Ľ, que el imperialismo estadounidense tambi√©n ha terminado.

¬ęEl mundo de hoy es demasiado complicado para que solo un pa√≠s lo domine¬Ľ, dice. ¬ęLa √ļnica certeza de la que podemos estar seguros sobre la superioridad estadounidense actual es que ser√°, para la historia, s√≥lo un fen√≥meno temporal, como lo fueron todos los imperios¬Ľ.

Para hablar de sus convicciones ¬ęindestructibles¬Ľ, el aparentemente fr√°gil Hobsbawm recibi√≥ el informe de hoja en su casa de Hampstead, un barrio exclusivo del norte de Londres, el mi√©rcoles pasado [26 de setembro de 2007].

√Čl y su esposa, Marlene, acababan de regresar de una temporada en Gales, donde tienen un hogar. Viajero de toda la vida, Hobsbawm dice que ha salido menos.

¬ęHoy en d√≠a nos piden que vayamos a hablar a todas partes, son muchas conferencias, muchos festivales del libro. Me gusta viajar, pero me estoy cansando¬Ľ, dice el historiador, que tambi√©n dijo que era ¬ęleucemia leve¬Ľ. .

En la sala donde recibe visitas, se√Īala su silla favorita, ¬ęYo suelo sentarme aqu√≠¬Ľ, y se acomoda, esperando diligentemente las preguntas. Habla despacio pero con firmeza. Hace un gesto y busca los ojos del interlocutor al final de cada declaraci√≥n, como para averiguar si lo han entendido.

Momentos despu√©s de que comenzara la entrevista, Marlene entra con un papel en las manos. ¬ęEst√°n llamando desde el Times, quieren saber si puedes comentar el discurso [David] Miliband [ministro das Rela√ß√Ķes Exteriores brit√Ęnico] sobre Gaza ¬ę. Hobsbawm dice que no puede ahora, tal vez m√°s tarde.

¬ęEstoy haciendo peque√Īas cosas todo el tiempo, hablando o escribiendo para los peri√≥dicos sobre temas de actualidad. Me siguen pidiendo comentarios sobre esto o aquello¬Ľ.

¬ŅTrabajo diario? ¬ęNo tengo que hacerlo. Depende de lo que haya o parezca que se est√° haciendo, sin rutina¬Ľ.

*

En ¬ęLa era de las revoluciones¬Ľ, el sr. ¬ŅDescribiste el mundo en el siglo 18. Si hicieras el mismo an√°lisis del mundo actual, ¬Ņqu√© aspectos ser√≠an los m√°s relevantes?

Intentar√≠a comenzar a describirlo desde lo que se puede ver desde el espacio. Al comienzo de la era de las revoluciones, el √ļnico resultado de la acci√≥n del hombre en la Tierra que se pod√≠a ver desde arriba era la Gran Muralla China. Ahora podemos ver mucho m√°s. Desde los cohetes se puede ver el declive de los bosques, el tama√Īo y la luz de las metr√≥polis, el reflejo de guerras y cat√°strofes. Si en el siglo XVIII ni siquiera ten√≠amos una visi√≥n global, ahora podemos estar en el espacio para comprobarlo.

En segundo lugar, una de las grandes dificultades del siglo XVIII, c√≥mo ir de un lugar a otro, ha experimentado una revoluci√≥n sin precedentes. Tambi√©n quisiera llamar la atenci√≥n sobre lo que no se puede ver exactamente desde el espacio, la revoluci√≥n sin precedentes que es Internet. Y otros temas como el fin del campesinado y el nuevo lugar de la mujer. Pero soy demasiado mayor para tal esfuerzo …

En su nuevo libro, que critica la acci√≥n de Estados Unidos en Irak, el Sr. dice que los valores occidentales no se pueden presentar simplemente como ¬ęimportaciones tecnol√≥gicas cuyos beneficios son inmediatamente obvios¬Ľ. ¬ŅCu√°ndo se convirti√≥ en pesadilla lo que era un sue√Īo?

Siempre fue una pesadilla cuando se utiliz√≥ el poder militar para exportar valores. Las ideas pueden viajar, pero no a bordo de tanques. Los ideales de la Revoluci√≥n Francesa se extendieron por Espa√Īa, Latinoam√©rica y provocaron importantes cambios pol√≠ticos. Pero cuando Francia quiso exportar sus instituciones por la fuerza, no tuvo √©xito. Cuando una intervenci√≥n no tiene un cierto consenso local, tiende a fracasar.

La idea detrás de cierto imperialismo de los derechos humanos era que los regímenes tiránicos serían tan inmunes a las influencias externas que tendrían que ser eliminados por la fuerza. Pero es una vieja concepción, de un mundo anterior a 1989, predemocratización de regiones como América Latina.

El se√Īor. dice que el objetivo de su nuevo libro era ayudar a los j√≥venes a afrontar el siglo XXI con el pesimismo necesario. ¬ŅPorque?

El caso es que las perspectivas no son buenas. No me refiero solo a la política internacional, sino también a cuestiones relacionadas con el medio ambiente. Hoy ya no es posible decir con tanta certeza como en los siglos XIX y XX que estamos en un camino de progreso. Problemas como la crisis energética y la falta de agua son reales.

Otro proceso que no se detendrá es el de la globalización, y quizás la preparación que se requiere de los jóvenes es para que sepan afrontar esta aceleración dramática.

El se√Īor. Dijo que ya no es comunista porque el comunismo ya no est√° en la agenda mundial. ¬ŅPor qu√© el anticomunismo est√° tomando formas tan agresivas?

El comunismo como movimiento que aglomera a mucha gente ya no existe. Ya no es una alternativa en Occidente. A partir de 1989 fue diferente. Con respecto a China, por ejemplo, cualquier cosa que vaya mal no tiene nada que ver con el comunismo.

Tampoco creo que los trabajadores que firmaron manifiestos por el comunismo en el pasado piensen que creyeron en un Dios que fracasó. Solo querían hacer una opción, que no funcionó.

Hoy, pensar que el comunismo es un mal concreto es algo que se limita al medio intelectual. Más específicamente, a intelectuales de países donde el comunismo fue muy influyente en el debate político.

Luego lleg√≥ un momento en el que esta gente quiso reaccionar en contra, como si se estuviera disculpando. Por ejemplo, Fran√ßois Furet [historiador franc√™s, autor de ¬ęPensando a Revolu√ß√£o Francesa¬Ľ], cuando lo conoc√≠, no era solo un comunista, sino un enf√°tico militante estalinista. Y luego se dio la vuelta por completo.

En el prefacio de su nuevo libro, el Sr. dice que sus creencias políticas son indestructibles.

S√≠, mi convicci√≥n de izquierdista contin√ļa. Me opongo firmemente al imperialismo y a las fuerzas que piensan que est√°n haciendo bien a otros pa√≠ses invadi√©ndolos, y contra la tendencia de las personas que, por ser blancas, son superiores. Estas certezas no las abandono.

Pero algunas de mis creencias han cambiado. Ya no creo que el comunismo tal como se aplicó pudiera funcionar. Y ya no soy revolucionario.

Sin embargo, no creo que haya sido malo para mí y para mi generación haber sido revolucionarios. Crecí en la Alemania de Hitler, siempre odiaré el totalitarismo.

El se√Īor. dice en el libro que una clave para entender qu√© es diferente sobre el imperio estadounidense es que los otros grandes imperios del pasado sab√≠an que no eran los √ļnicos, en el momento en que ejerc√≠an el poder, y ninguno aspiraba a la dominaci√≥n global. ¬ŅQu√© revela esta diferencia?

No creo que haya espacio hoy, como nunca lo ha sido, para un solo imperio en el planeta. Incluso el Imperio Romano, en su momento, no era el √ļnico y lo sab√≠a. Hab√≠a persa, chino.

En resumen, en el siglo XIX, puede haber parecido posible, por razones tecnológicas, que parte del mundo respondiera a un país, como fue el caso del Reino Unido. Pero Inglaterra nunca quiso intentar ejercer todo ese poder. La política del Imperio Británico fue solo seguir la lógica y los intereses de su economía. Por un breve momento, controló gran parte del planeta. Pero tampoco había un gran enemigo.

Creo que el mundo seguir√° siendo plural, con algunas unidades pol√≠ticas que ser√°n m√°s poderosas que otras. Pero no habr√° un imperio √ļnico.

Pero mr. ¬ŅCree que la supremac√≠a estadounidense est√° en proceso de disolverse?

La guerra de Irak está demostrando que influir en el mundo no será posible. Está demostrando que incluso una gran concentración de poder militar no puede controlar un estado relativamente débil sin alguna aprobación o consenso.

Sostengo en el libro que el proyecto estadounidense está fallando. Esto no significa que Estados Unidos se convierta en un país más débil, o que esté en declive o colapso. Incluso si pierden a sus soldados, seguirán siendo una nación importante, económica y políticamente.

Pero, ¬Ņd√≥nde est√°n los signos de esta quiebra, adem√°s del fracaso de la intervenci√≥n militar en Irak?

El imperio americano no se mantendrá, entre otras razones, por motivos internos. La mayoría de los estadounidenses no quieren saber sobre el imperialismo sino sobre su economía nacional, que ha mostrado debilidades. Pronto, los proyectos de dominación mundial tendrán que generar preocupaciones económicas. Y los otros países, si no pueden contener a EE.UU., tienen que creer que es posible intentar reeducarlos.

El se√Īor. Ha argumentado que la reacci√≥n a Al Qaeda es m√°s peligrosa que los ataques llevados a cabo por el grupo. ¬ŅPorque?

El proyecto pol√≠tico de Al Qaeda es recrear la zona del califato musulm√°n, desde Persia hasta Espa√Īa. Esto est√° completamente fuera de discusi√≥n, una utop√≠a. La forma en que se desarroll√≥ Al Qaeda, en peque√Īos grupos activos, es mucho m√°s eficiente que el terrorismo de otros tiempos, en gran parte por el elemento del terrorista suicida.

El terrorista suicida no solo es efectivo desde un punto de vista objetivo, tambi√©n es m√°s aterrador, porque emocionalmente a la gente le cuesta entenderlo, justificarlo. Por otro lado, si miramos el n√ļmero de personas asesinadas no solo por Al Qaeda sino por todos los terroristas y atacantes suicidas hasta la fecha, en t√©rminos absolutos, es muy peque√Īo. Es un error pensar que Al Qaeda es una amenaza para el mundo.

La reacción a Al Qaeda, sin embargo, ha sido peligrosa. No solo porque está produciendo una intervención militar masiva en lugares donde no debería haber intervención militar. Pero también porque está siendo responsable de la disminución del respeto a los derechos humanos en Occidente.

Por supuesto, sería ridículo no tomar en serio a Al Qaeda. Pero bombardear países no es la forma de abordar este tipo de problemas. Nunca fue.

El problema debe resolverse por los medios tradicionales aplicados en el pasado, contra el IRA (Ejército Republicano Irlandés) y otros grupos terroristas. Mediante estrategias de investigación policial, infiltración, acciones localizadas. Este es un problema policial, no militar.

Cuando hablamos, en 2002, con motivo del lanzamiento de su biograf√≠a, ¬ęTempos Interestantes¬Ľ, el sr. Dijo que consideraba a Am√©rica Latina como un ¬ęlaboratorio fant√°stico de cambio hist√≥rico¬Ľ. ¬ŅTodav√≠a lo crees?

Sí, sigo pensando que este es un continente en el que se puede seguir desde el momento en que se dominó la naturaleza y se instaló la gente hasta la rápida modernización, industrial y social, al mismo tiempo.

Algo que en otros lugares tomar√≠a generaciones en Am√©rica Latina ocurre a un ritmo muy acelerado. Visit√© Brasil por primera vez hace 40 a√Īos. Y hoy noto que el pa√≠s ha cambiado dr√°sticamente.

¬ŅPara el bien?

Dejando de lado los juicios de valor … Lo que me llama la atenci√≥n hoy es darme cuenta de que antes consideraba 40 a√Īos como un tiempo largu√≠simo en la historia, y ahora s√© que encaja en la vida humana.

Para un historiador, Am√©rica Latina, Brasil son lugares donde se puede seguir todo un proceso. Tan importante para Darwin en relaci√≥n con la biolog√≠a, es lo mismo para la historia. Pero lo que sigue siendo un misterio para m√≠ es por qu√©, a pesar de su gran potencial, Am√©rica Latina se ha mantenido al margen de la historia occidental y contin√ļa all√≠. Y es as√≠ tambi√©n como entra en el siglo XXI.

El se√Īor. no ves prospectos?

No para América Latina en su conjunto, posiblemente para Brasil.

El se√Īor. ¬ŅEs optimista sobre el gobierno de Lula?

No he estado siguiendo a tiempo, pero en general Brasil es mejor. La economía, el nivel de vida de las personas. En otros aspectos, sigue un desastre.

Es interesante notar que, con respecto a las diferencias sociales, el pa√≠s ya no est√° solo. El resto del mundo tambi√©n se ha polarizado m√°s socialmente. Brasil tiene la oportunidad hoy, como Argentina en alg√ļn momento del siglo XIX, de desarrollarse econ√≥micamente muy r√°pidamente a partir de la exportaci√≥n de productos primarios. Hay una crisis de productos naturales en el mundo y Brasil tiene un potencial ilimitado en relaci√≥n a la producci√≥n de alimentos.

¬ŅQu√© mr. ¬ŅQu√© piensas de Hugo Ch√°vez?

Es una figura simpática, tiene sentido del humor, no es un intelectual, economista, teórico, pero se ha convertido en algo más que un militar latinoamericano más que ha tomado el poder.

Logr√≥ convertirse en un aut√©ntico s√≠mbolo de liderazgo para Am√©rica Latina. Contin√ļa, pero supera lo que simbolizaba Fidel Castro. Y tienes mucha suerte de tener tanto aceite detr√°s.

¬ŅY Fidel Castro? ¬ŅQu√© ser√° de la Revoluci√≥n Cubana?

Cuba ya atraviesa la fase de transición posterior a Castro. Castro será recordado como una leyenda, una antorcha para la emancipación de América Latina de Estados Unidos, una expresión dramatizada de su aspiración a la independencia, un símbolo antiimperialista.

Ser√° recordado por logros sociales que ning√ļn otro pa√≠s latinoamericano ha logrado. Creo que todav√≠a no se ha dicho suficientemente cu√°nto ha mejorado la calidad y la esperanza de vida de los cubanos.

Sin embargo, fundamentalmente, el proyecto cubano no puede considerarse un éxito. Económicamente, fue incluso un desastre, al igual que el intento de revolucionar el resto de América Latina no tuvo éxito. Fidel sobrevivirá como el Che Guevara. Una imagen, un símbolo.

En el ensayo ¬ęNaciones y nacionalismo en el nuevo siglo¬Ľ, el sr. lamenta que las selecciones nacionales de f√ļtbol est√©n perdiendo fuerza frente a los denominados superclubs internacionales. El se√Īor. ¬ŅNo crees que el nivel del deporte, por eso, ha mejorado?

El f√ļtbol personifica la dial√©ctica entre identidad nacional, globalizaci√≥n y xenofobia hoy. Los clubes se han convertido en entidades transnacionales, empresas globales. Pero, parad√≥jicamente, lo que hace popular al f√ļtbol sigue siendo, ante todo, la fidelidad local de un grupo de aficionados hacia un equipo.

Y, sin embargo, lo que hace que el campeonato mundial sea interesante es el hecho de que podemos ver pa√≠ses en competencia. Entonces creo que el f√ļtbol conlleva el conflicto esencial de la globalizaci√≥n.

Los clubes quieren tener jugadores a tiempo completo, pero tambi√©n necesitan que jueguen para sus equipos para legitimarlos como h√©roes nacionales. Mientras tanto, clubes de pa√≠ses de √Āfrica o Am√©rica Latina se est√°n convirtiendo en centros de reclutamiento y pierden el encanto local de sus encuentros, como es el caso de equipos de Brasil y Argentina.

Es una paradoja interesante pensar en la globalización.

Este texto es parte de la serie Entrevistas históricas, que recuerda conversaciones notables publicadas por Folha. Somos un negocio operado y de propiedad familiar.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *