Propuesta que otorga a los padres el poder de vetar las clases sobre avances de sexo y religi√≥n en Espa√Īa





Si los padres pueden vetar lo que sus hijos ven en la televisi√≥n simplemente ingresando una contrase√Īa, ¬Ņpor qu√© no pueden decidir qu√© aprenden en la escuela ?, preguntan los pol√≠ticos de derecha en Espa√Īa.





El tema se infiltr√≥ gradualmente en el debate p√ļblico espa√Īol. Comenz√≥ con grupos conservadores y gan√≥ fuerza cuando fue adoptado por Vox, el partido de ultraderecha que se convirti√≥ en el tercero m√°s grande de Espa√Īa en las elecciones de 2019. La propuesta fue una de las banderas de su campa√Īa y ahora tambi√©n es disputada por el PP, la mayor leyenda de derecho del pa√≠s.

El partido aboga por dar a los padres el derecho de vetar la presencia de sus hijos en las actividades escolares sobre cualquier tema con el que la familia no est√© de acuerdo, sin que sus calificaciones se vean perjudicadas. La idea se denomin√≥ ¬ęPin Parental¬Ľ, despu√©s de la herramienta de bloqueo de programas en la televisi√≥n de pago en Espa√Īa.

El primer objetivo de la medida son las clases y conversaciones en las escuelas sobre educación sexual. Vox acusa a los maestros de tratar de adoctrinar a los estudiantes y, por lo tanto, amenazar el modelo familiar tradicional.

‚ÄúLos mensajes y videos falsos de WhatsApp est√°n circulando, acusando a los maestros de mostrar pornograf√≠a en clase. Son noticias falsas ‚ÄĚ, dice Carmen Fern√°ndez Morante, decana de la Facultad de Educaci√≥n de la Universidad de Santiago de Compostela.

Si se implementa completamente, el ¬ęPin Parental¬Ľ abre el camino para que un estudiante se grad√ļe sin tomar clases sobre la forma de la Tierra, la evoluci√≥n de las especies, el Islam, la importancia de las vacunas, la diversidad sexual y la historia de comunismo, por ejemplo.

Fortalecido por las encuestas, Vox comenzó a negociar su apoyo en los gobiernos locales a cambio de adoptar esta idea. En agosto, el subtítulo logró una implementación parcial en la región de Murcia, en el sur del país, para actividades complementarias. En enero, otra victoria: la medida se mantuvo a cambio de apoyo en la votación del presupuesto local.





Vox intenta la misma estrategia en otras ciudades. En Asturias y Andalucía, la idea fue rechazada la semana pasada. En la capital, la idea permanece en debate y cuenta con el apoyo del alcalde José Almeida (PP).

El PP adopt√≥ la idea de vigilar la ola conservadora. ‚ÄúMis hijos son m√≠os, y ning√ļn bur√≥crata, comunista o socialista vendr√° a decirme c√≥mo debo educarlos. Que nadie ponga una mano en nuestras casas ‚ÄĚ, dijo Pablo Casado, l√≠der de la leyenda, en enero.

Casado continuó diciendo que la idea es PP, no Vox. En algunas ciudades comandadas por la leyenda, los padres pueden evitar que sus hijos participen en actividades taurinas, por ejemplo.

El gobierno nacional, bajo el mando del socialista Pedro S√°nchez, rechaz√≥ la medida y comenz√≥ a combatirla en los tribunales, consider√°ndola inconstitucional. ¬ęNo podemos pensar que los ni√Īos pertenecen a sus padres¬Ľ, dijo la ministra de Educaci√≥n, Isabel Cela√°.

Las leyes de Espa√Īa requieren que la educaci√≥n escolar contemple varias l√≠neas de pensamiento, diversidad sexual, lucha contra los prejuicios y la violencia de g√©nero. La Constituci√≥n, sin embargo, incluye un art√≠culo que garantiza a los padres el derecho de que sus hijos tengan una formaci√≥n religiosa de acuerdo con sus convicciones.

Para Morante, el ¬ęPin Parental¬Ľ debe terminar prohibido en la corte. ‚ÄúLa escuela tiene el desaf√≠o de ense√Īar a pensar cr√≠ticamente. Cualquier propuesta que pretenda ocultar parte de la realidad va en contra del derecho de los ni√Īos a la educaci√≥n ‚ÄĚ, eval√ļa el profesor. ¬ęNos sorprende que, ante un mundo tan complejo, se proponga un modelo de otro siglo¬Ľ.

A medida que contin√ļa el debate pol√≠tico, entidades conservadoras como Hazte Oir (hazte o√≠r) toman medidas en la puerta de las escuelas, como distribuir formularios para que los padres puedan dejar en claro a los maestros qu√© temas quieren vetar de la educaci√≥n de sus hijos. Junto con estos documentos hay folletos que acusan a los educadores de adoctrinamiento.

Hazte Oir tambi√©n proporciona un n√ļmero de tel√©fono para que los padres denuncien las escuelas sensibles al g√©nero de una manera que no les gusta, y dijo que ha recibido cientos de mensajes.

Dentro de los muros de las escuelas en Murcia, algunos educadores se niegan a pedir permiso a sus padres. El profesor Diego Reina condujo a sus alumnos a una conversaci√≥n sobre el humanismo y el Renacimiento. ‚ÄúPuedo estar sujeto a una demanda, pero no tengo miedo. Si as√≠ fuera, estar√≠amos en un r√©gimen diferente a la democracia ‚ÄĚ, les dijo a los estudiantes. Su discurso fue transmitido por radio Cadena Ser.

Para Marcos Pagotto-Euzebio, profesor de la Escuela de Educaci√≥n de la USP, el deseo de los padres de interferir en la escuela refleja el miedo a perder el control sobre sus hijos. ‚ÄúEn la familia, aprendes sobre el afecto. La funci√≥n de la escuela es presentar el mundo, el patrimonio cultural de la humanidad, ampliar los horizontes para que los j√≥venes puedan convertirse en personas aut√≥nomas ¬ę.

‚ÄúLa escuela no existe solo para servir a padres y estudiantes. Su funci√≥n real es formar individuos para que la civilizaci√≥n siga funcionando. Y si cada uno est√° restringido a su propia tribu y se cierra a los diferentes, la sociedad implosiona ‚ÄĚ, eval√ļa.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *