Problema de larga data en EE. UU., La supresi贸n de votos amenaza m谩s en las elecciones de 2020





Cuando Donald Trump pidi贸 a los votantes de Carolina del Norte que votaran dos veces por correo, hizo m谩s que incitar al p煤blico a cometer un delito seg煤n la ley. Recurri贸 a lo que parece ser su principal objetivo en la b煤squeda de la reelecci贸n: suprimir el voto.





El presidente estadounidense hizo el absurdo comentario durante una visita al estado el mi茅rcoles (2), cuando sugiri贸 que si lograban votar dos veces, podr铆an confirmar que es f谩cil cometer fraude electoral. Desde la campa帽a de 2016, Trump ha difundido mentiras sobre el fraude electoral y dej贸 en claro que consideraba que su eventual derrota era una prueba de la ilegitimidad del sistema.

No hay duda de que las elecciones presidenciales del 3 de noviembre est谩n siendo atacadas en m煤ltiples frentes y tienen el potencial de ser las m谩s cuestionadas en el 煤ltimo medio siglo. Pero Estados Unidos no tiene antecedentes de fraude electoral. Estudio tras estudio muestra que el voto fraudulento, ya sea por correo o en persona, es una rara excepci贸n.

El pa铆s, sin embargo, tiene un historial de suprimir el voto inseparable de su historia racial. Despu茅s de la Guerra Civil, el Congreso aprob贸 el 15los enmienda a la Constituci贸n, que prohib铆a negar el derecho al voto por 鈥渞aza, color o condici贸n previa de servidumbre鈥 en toda la federaci贸n.

Los estados esclavistas del sur, derrotados en la guerra, comenzaron a aprobar leyes para dificultar el acceso de los negros a las urnas. Hicieron diferentes demandas, como pruebas adicionales de identidad y extra帽as pruebas de alfabetizaci贸n que continuaron hasta el siglo XX.

Hasta 1964, a帽o en que se aprob贸 la Ley de Derechos Civiles que prohibi贸 la segregaci贸n racial en Estados Unidos, Luisiana aplic贸 una prueba escrita con preguntas imposibles de contestar como 芦Escriba la palabra voto al rev茅s, pero en el orden correcto禄.

Es m谩s f谩cil obstruir el derecho al voto en las elecciones nacionales en un pa铆s cuyo sistema electoral depende de los estados, ellos son los que controlan la infraestructura y el conteo electoral. En las 煤ltimas d茅cadas, los estados con un poder legislativo republicano mayoritario han utilizado un repertorio sofisticado de leyes locales y decisiones del poder ejecutivo para disuadir a las minor铆as de votar, ya que la votaci贸n no es obligatoria en el pa铆s.





Pero fue durante la administraci贸n del primer presidente negro de la historia que la Corte Suprema asest贸 un golpe decisivo contra los derechos de voto de las minor铆as. En una decisi贸n aprobada por 5 votos contra 4 en 2013, meses despu茅s de la reelecci贸n de Barack Obama, el tribunal autoriz贸 a varios estados, la mayor铆a de ellos del Sur, a redactar leyes electorales sin la aprobaci贸n previa del gobierno federal. La decisi贸n, en la pr谩ctica, anul贸 el efecto de la hist贸rica Ley de Derechos Civiles en el proceso electoral.

La declaraci贸n realizada por John Roberts, el presidente de la Corte, al justificar el voto mayoritario, demuestra una ceguera dolorosa que se refleja en este a帽o tr谩gico marcado por asesinatos policiales de negros, muertes desproporcionadas de negros y latinos en la pandemia del coronavirus y por una audacia creciente. de militancia por la supremac铆a blanca. Roberts escribi贸 con optimismo en 2013: 芦Nuestro pa铆s ha cambiado禄.

En 2015, el periodista Ari Berman public贸 uno de los trabajos recientes m谩s elogiados sobre la supresi贸n del voto en Estados Unidos. Es el autor de 鈥淒anos la balota: la lucha moderna por el derecho al voto en Estados Unidos鈥 (danos la balota: la lucha moderna por el derecho al voto en Estados Unidos). El libro narra en detalle los esfuerzos de represalia racial en las urnas desde 1965.

Berman destaca, en conversaci贸n telef贸nica con hoja, la inversi贸n de roles que se produjo en el pa铆s. Fueron los dem贸cratas del sur los primeros en implementar una agenda de bloqueo del voto negro. La supresi贸n del voto solo se convirti贸 en una bandera republicana en la d茅cada de 1960, con la llamada Estrategia del Sur, que deb铆a explotar el resentimiento de los votantes dem贸cratas blancos y fue alentada activamente por Richard Nixon, presidente electo en 1968.

芦La pandemia ya hace de esta elecci贸n un gran desaf铆o禄, dice Berman. 芦Reducir el n煤mero de colegios electorales es un problema real禄. Ve letreros rojos en estados con cambios demogr谩ficos como Texas y Georgia, dirigidos por republicanos, lo que dificulta el registro de nuevos votantes, una poblaci贸n cada vez m谩s compuesta por minor铆as raciales.

El autor encuentra ominoso el papel desempe帽ado por el secretario de Justicia, William Barr, considerado uno de los m谩s serviles a un presidente para ocupar el cargo. 鈥淒ifunde mensajes que son confusos, como la idea de que a los republicanos no les gusta votar por correo. No es verdad. Los votantes rurales y ancianos, que son un segmento m谩s conservador, votan en gran n煤mero por correo 鈥, explica.

Berman cree que el Partido Dem贸crata est谩 preparado para lo peor. Con el ritmo m谩s lento esperado del conteo de este a帽o, predice una serie de demandas en los estados presentadas por ambas partes.

Donald Trump recibi贸 el 8% del voto negro en 2016, contra el 88% de Hillary Clinton. Este a帽o, el apoyo de Trump entre los votantes negros se ha mantenido por debajo del 10%. Entre los votantes no registrados como independientes (sin partido), el 98% de los estadounidenses negros se declararon dem贸cratas en una encuesta reciente.

Existe amplia evidencia de que los actores extranjeros, especialmente el ruso Vladimir Putin, cuyo gobierno sabote贸 con 茅xito la campa帽a de su n茅mesis Hillary Clinton en 2016, utilizan el ecosistema digital para interferir en las elecciones presidenciales estadounidenses. Dos tercios de las publicaciones de Facebook realizadas por trolls al servicio de la inteligencia rusa ese a帽o estaban dirigidas a personas negras, especialmente alentando la abstenci贸n.

Pero el poder de Putin no se compara con el poder de autosabotaje de la democracia constitucional m谩s antigua del mundo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *