Primer ministro japonés lamenta violencia histórica contra surcoreanos que buscan alianza contra China





Buscando reparar diferencias históricas y fortalecer alianzas contra las amenazas regionales, el primer ministro japonés, Fumio Kishida, aterrizó en Corea del Sur este domingo (7) y dijo que le «dolía el corazón» cuando piensa en el dolor y el sufrimiento que fueron causados ​​durante el período en el que los japoneses ocuparon el país, de 1910 a 1945, un tabú en las relaciones entre naciones.





La violencia del período de la colonización japonesa provocó un enfriamiento total de las relaciones entre los dos países durante décadas. Se estima que 780.000 surcoreanos han sido explotados, 1.300 de los cuales están vivos, y 200.000 mujeres obligadas a prostituirse para los soldados del ejército japonés.

Es la primera visita en 12 años de un líder japonés a Seúl, la capital de Corea del Sur. En marzo, el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, viajó a Tokio para reforzar la cooperación bilateral en el área de seguridad, en un movimiento que inició el acercamiento entre ambos países.

«Para mí, personalmente, me duele el corazón cuando pienso en las muchas personas que soportaron un sufrimiento y un dolor terribles en las difíciles circunstancias de la época», dijo Kishida al comentar sobre el período colonial.

El visto bueno fue recibido por Yoon, quien dijo que trabaja para que las relaciones entre las naciones sean «mejores que nunca». Según el surcoreano, los embrollos históricos no deben significar que «no se pueda dar ningún paso adelante» para profundizar alianzas ante las crecientes crisis internacionales.

El acercamiento llega en un momento en que las amenazas nucleares de Corea del Norte son motivo de preocupación. Solo el año pasado, la dictadura encabezada por Kim Jong-un lanzó una cantidad récord de misiles en ejercicios militares, varios de los cuales cayeron cerca de la costa japonesa. En abril, Pyongyang probó por primera vez un proyectil de combustible sólido, que es fácil de almacenar y transportar. Las actividades fueron respondidas por Seúl, Tokio y Washington, que se unieron en ejercicios militares.





En un comunicado, el gobierno de Corea del Sur dijo que los comentarios sobre el período colonial no se habían combinado. La oficina de Yoon agradeció la «posición sincera» de Kishida y dijo que la posición será «muy útil para la cooperación futura».

«La cooperación y la coordinación entre Corea del Sur y Japón son esenciales no solo para los intereses comunes de los dos países, sino también para la paz y la prosperidad mundiales frente a la grave situación internacional actual», dijo Yoon en un discurso junto a Kishida.

Poco antes de ir a Tokio, Yoon anunció, en marzo, un plan para compensar a las víctimas surcoreanas del trabajo forzado por parte de Japón. La iniciativa prevé que los costos sean asumidos por empresas locales que se beneficiaron de un paquete de donaciones y préstamos realizado por Tokio en 1965. En esa época, la isla envió US$ 800 millones (R$ 4,2 mil millones) a Seúl, acción que marcó la reanudación de las relaciones entre los dos países.

En el ámbito interno, la propuesta del Gobierno ha despertado la indignación de las víctimas, que han exigido mayores indemnizaciones y disculpas de las empresas japonesas implicadas, y de la oposición, que acusa al Gobierno de Seúl de ceder ante los intereses de Tokio. Las encuestas de opinión indican que la mayoría de los surcoreanos no creen que Japón haya hecho lo suficiente para redimirse del período de ocupación.

Este sábado (6), unas cien personas protestaron contra la visita de Kishida; las manifestaciones puntuales continuaron este domingo. Pero Yoon ha dicho que cree que Japón no necesita «arrodillarse» por lo que sucedió en el pasado. «Me conmovió tanta gente que abrió sus corazones al futuro sin olvidar los dolorosos acontecimientos», dijo Kishida el domingo.

El acercamiento entre los países también se enmarca en un contexto de escalada de tensiones en la Guerra Fría 2.0 entre EE. UU. y China y la consiguiente expansión de la presencia militar de EE. UU. en Asia. Además de alianzas militares con Seúl y Tokio, Washington también pretende establecer bases militares en países como Filipinas, Indonesia, Malasia, Vietnam y Brunei, presionados por la reivindicación de parte de sus aguas por parte del gigante asiático.

Tanto EE. UU. como Japón forman parte del Quad, un grupo que también reúne a India y Australia, para enfrentar a China —recientemente, el país formó una alianza con Rusia en una especie de reinterpretación de los bloques de la Guerra Fría—. También en el frente anti-Beijing, Washington ha invertido en el pacto militar Aukus, que une a Estados Unidos, Reino Unido y Australia.

A pesar de la falta de una disculpa formal, la declaración de Kishida y el simbolismo de la reunión son valiosos para las relaciones entre Japón y Corea del Sur, dijo a la agencia de noticias Reuters Leif-Eric Easley, profesor de la Universidad Ewha en Seúl.

Antes de la visita, el primer ministro japonés, Kishida, dijo que los líderes discutieron los vínculos bilaterales, así como temas que despiertan temor en la comunidad internacional, como las pruebas realizadas por Corea del Norte. Dijo que había accedido a permitir que expertos surcoreanos inspeccionaran la liberación planificada de agua de la planta de energía nuclear de Fukushima, lo que ha generado controversia con los vecinos sobre los posibles impactos ambientales.

Kishida anunció que había invitado a Yoon a la cumbre del G7 prevista para finales de este mes en Japón y también a conversaciones a puerta cerrada con el gobierno de Estados Unidos. En 2022, Tokio anunció el mayor aumento de su presupuesto militar desde la Segunda Guerra Mundial. El plan de US$ 320 mil millones, en efecto, prepara al país para un conflicto en curso e incluye la compra de misiles capaces de llegar a China.

En un mensaje ambiguo a los opositores regionales, Yoon y Kishida también comentaron sobre los valores compartidos de los derechos humanos y el estado de derecho. «Esto sugiere que Seúl y Tokio están cada vez más alineados para fortalecer la seguridad de la cadena de suministro, resistir la coerción económica y prevenir el uso unilateral de la fuerza en Asia», dijo el profesor Leif-Eric Easley.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *