Primarias en Argentina gu√≠an mercado y direcci√≥n de campa√Īa presidencial





En este domingo de invierno (11), con temperaturas esperadas entre 9¬ļC en Buenos Aires a 0¬ļC con posibles heladas en el sur de Argentina, 33 millones de argentinos son convocados para abandonar sus hogares para votar en una elecci√≥n que … no elegir√° a nadie .





Pero es una elección importante que domina las noticias y ya parece la elección final de muchas maneras, con actos de candidatos reuniendo multitudes, discursos ardientes y ciudades cubiertas de propaganda política.

Los llamados "pasos" (primarios abiertos, simult√°neos y obligatorios) se crearon en 2009 con la intenci√≥n de reducir el n√ļmero de candidatos que compiten en las elecciones.

Por un lado, funcionan porque las placas que obtienen menos del 1.5% de los votos en esta etapa tienen prohibido competir en la primera ronda el 27 de octubre.

Pero su objetivo principal, que era lograr que los partidos decidieran, por votación popular, cuál de sus candidatos previos se postularía, fracasó.

Esto se debe a que los políticos, cuando se dan cuenta a través de la investigación de que no ganarán primarias dentro de sus propios acrónimos, simplemente los abandonan y encuentran que otros compiten por separado.

Esto hace que las elecciones argentinas sean disputadas por coaliciones fluidas, no por partidos sólidos.





Por ejemplo, hay muchos peronistas y miembros de la Unión Cívica Radical (UCR) en las candidaturas del gobierno de Mauricio Macri, así como disidentes del macrismo y "radicales" en placas que se presentan como peronistas.

Es una cosa de "película", típica del cine, como dicen los argentinos a la luz de hechos surrealistas.

"En Argentina no hay partidos políticos fuertes como en Uruguay, por lo que las primarias trabajan para otras cosas", dice. Hoja El analista político Sergio Berensztein.

De hecho, al otro lado del río La Plata, los uruguayos ya votaron por sus elecciones primarias (la elección también es el 27 de octubre) y eligieron dos o más candidatos dentro de los partidos. Ya en Argentina, cada coalición tiene solo una lista presidencial que ya está definida, incluso si sale mal votada en las primarias.

¬ŅQu√© son, entonces, estas "otras cosas" definidas en el "paso"? Primero, debido a que la votaci√≥n es obligatoria, y debido a que las encuestas en Argentina cometen un gran error, son la √ļnica "encuesta" preelectoral confiable.

Por ejemplo, el promedio de 11 encuestas entre los institutos m√°s grandes de Argentina predicen un resultado muy ajustado en la primera ronda.

La placa Kirchnerista (centro-izquierda) compuesta por Alberto Fern√°ndez y Cristina Kirchner tiene el 38,5% de las intenciones de voto, mientras que Mauricio Macri con Miguel √Āngel Pichetto tendr√≠a el 34,9%. El tercer lugar, por Roberto Lavagna con Juan Manuel Urtubey, ni siquiera alcanzar√≠a el 10%.

Pero estas encuestas también indican una gran cantidad de indecisos: alrededor del 9%.

Es decir, solo en el "paso" será posible estimar a qué lado irán los indecisos, quién puede definir la elección.

‚ÄúPero puede ocurrir el efecto contrario. Si las personas que rechazan el kirchnerismo y en principio votar√≠an por partidos m√°s peque√Īos ven que Alberto Fern√°ndez gan√≥ al sacudir el paso, pueden cambiar de voto e ir directamente a Macri el 27 de octubre ‚ÄĚ, explica Berensztein. "Lo mismo puede suceder a la inversa".

De hecho, en las √ļltimas elecciones, quien gan√≥ el paso y la primera vuelta fue el kirchnerismo, con Daniel Scioli. En la segunda ronda, el ganador fue Macri.

Además de este "efecto termómetro", existe un gran interés de mercado en "paso".

Seg√ļn los economistas, una victoria del kirchnerismo por hasta cuatro puntos y apuntando a una segunda ronda, como indican las encuestas, no es aterradora.

Eso se debe a que los n√ļmeros en el conteo final se adaptar√≠an a Macri: las otras candidaturas impugnadas, que quedar√≠an fuera de la votaci√≥n, est√°n m√°s a la derecha del kirchnerismo, y sus votantes son precisamente aquellos que muestran el mayor rechazo de Cristina.

"El mercado generalmente prefiere que Macri gane, porque cree que un retorno de Cristina, incluso como diputado, devolvería las políticas proteccionistas y asustaría a los inversores", dice Berensztein.

Por lo tanto, si la diferencia es mayor a 5 puntos, el dólar puede aumentar por sí solo.

Pero no todos piensan eso. El contador Mario Dobrossin, por ejemplo, dice que cree que el período comprendido entre el 12 de agosto y el 24 de noviembre, cuando sería la segunda ronda, es demasiado largo. “Nadie está invirtiendo nada hasta que sepa lo que sucederá. Ni inversores internos ni externos.

Ser√≠a mejor si las elecciones se establecieran en la primera vuelta, quien gane ‚ÄĚ.

En Argentina, para ganar en la primera ronda, el candidato debe obtener el 45% de los votos, sin depender del desempe√Īo del segundo lugar, o m√°s del 40%, pero con una diferencia de diez puntos porcentuales en comparaci√≥n con el segundo lugar.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *