Preparándose para la pospandémica









Las columnas de opini√≥n a menudo sirven para alertarlo sobre los riesgos y hablar sobre lo que puede salir mal. Portugal atraviesa el momento m√°s dif√≠cil de las √ļltimas d√©cadas y no faltan razones para escribir sobre los peligros que acechan en el horizonte, pero en esta columna vamos a hablar de lo que puede salir bien. En esta ocasi√≥n intentaremos ver el vaso medio lleno, porque como dec√≠a un estadista del puro en tiempos de crisis, lo mejor es ser optimista, porque no hay gran ventaja en ser otra cosa.

Este a√Īo comenz√≥ con un nuevo encierro, pero podr√≠a terminar de una manera m√°s auspiciosa, tanto en lo que respecta a la pandemia como a sus efectos en la econom√≠a. Hay dos factores que respaldan esta expectativa.

La primera es que el proceso de vacunación está en marcha y se mantiene la previsión de vacunar al 70% de la población portuguesa hasta septiembre. A medida que disminuyan los casos de contagio (el confinamiento es deprimente y costoso, pero funciona) y se inmunice a las personas más vulnerables, el país volverá gradualmente a la normalidad y la economía comenzará a recuperarse.

Probablemente habrá una explosión de demanda reprimida, con millones de personas que regresan repentinamente de sus hogares, van a restaurantes y compran en persona. Es probable que los turistas extranjeros no regresen con toda su fuerza a corto plazo, pero muchos portugueses seguramente pasarán sus vacaciones en el país. Basta recordar que en el tercer trimestre de 2020, en el que se produjo una ligera normalización, la economía portuguesa tuvo un crecimiento en cadena del 13%.

El segundo elemento a tener en cuenta es el hecho de que los sectores más afectados por la crisis, como la restauración, tienen una mayor capacidad de recuperación que las actividades que requieren capital intensivo. Los dramas humanos son los mismos, ya sea una empresa de servicios que cierra o una fábrica, pero las consecuencias económicas y sociales a largo plazo son muy diferentes.

Las empresas est√°n formadas por personas y en el √°mbito de los servicios esto es a√ļn m√°s cierto. A diferencia de una f√°brica, con el apoyo adecuado, un restaurante o una tienda, o m√°s bien, las personas que lo hacen, pueden reabrir r√°pidamente en otro lugar. En un futuro cercano, veremos muchos restaurantes y tiendas cerrando sus puertas, pero esto no tiene por qu√© ser el final de la l√≠nea para los empresarios y sus empleados.





Hasta el momento, el Estado ha tratado principalmente de mantener la economía conectada al aficionado, con apoyo a las empresas para que mantengan sus puestos de trabajo. Pero muchos no sobrevivirán. Por lo tanto, necesitamos medidas para ayudar a estas personas a poner en marcha nuevas empresas y volver a crear puestos de trabajo cuando termine la pandemia.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *