Prepara los «dos de enero»





El primer día de enero, la mayoría de la gente no trabaja, no se venden periódicos o revistas, muchas tiendas y restaurantes están cerrados y las calles de nuestras ciudades están descansando, semidesiertas, mientras que muchas personas se recuperan en casa de los excesos de año nuevo. Durante más de un mes, nos hemos despertado todos los días en una especie de distópico el 1 de enero y no hay economía, sistema o salud mental que pueda soportar esta situación durante mucho más tiempo. Es hora de prepararse para el regreso a la normalidad o, mejor dicho, la entrada a la «nueva normalidad» que nos espera a partir del próximo mes. Para Portugal, esta situación plantea varios desafíos, de los cuales destaco tres.





El primero es la necesidad de conciliar la reapertura del país y el relanzamiento de la economía con la protección de la salud y la vida humana, especialmente para las personas más frágiles de nuestra sociedad. La vida no tiene precio y, aunque gobernar es sinónimo de tener que tomar decisiones difíciles, el Presidente de la República y el Gobierno deben ser conscientes de lo que está en juego en esa decisión.

Según los expertos, el esfuerzo colectivo de las últimas semanas ha permitido que la pandemia se desacelere, dando tiempo para obtener las pruebas y el material de protección necesarios y evitando que las unidades de cuidados intensivos se llenen de gente, lo que llevaría a la repetición de las tragedias que han ocurrido. vimos en Italia y en la vecina España. El retorno a la normalidad implicará necesariamente un aumento en el número de infecciones, pero no podemos correr el riesgo de poner en práctica este esfuerzo. Tendremos que mantener la atención para evitar el contagio, usar máscaras para poder salir a la calle y evitar las reuniones. No solo tendrán que cambiar los hábitos sociales, sino también la forma de trabajar y hacer negocios. El coronavirus será parte de nuestra vida diaria y todos tendremos que adaptarnos a esta nueva realidad.

El segundo desafío es aprovechar esta difícil situación para ajustar nuestra economía a modelos más sostenibles. No podemos depender tanto del turismo o los bienes raíces. Necesitamos una estrategia para la reindustrialización del país. Para esto, el Gobierno tendrá que crear las condiciones adecuadas para que las empresas puedan invertir, innovar y crear empleos y riqueza.

Lo que nos lleva al tercer desafío, que es llevar el dinero a las empresas. Por varias razones, que no importan aquí, estamos descubriendo que los bancos no resuelven el desafío de financiar la economía solo en situaciones como esta. El Estado debe tener mecanismos que le permitan financiar a las empresas directamente, si es necesario ingresando su capital por un cierto período de tiempo, a través de vehículos públicos, en la medida permitida por las normas europeas. En el mundo venidero, no nos mantendremos a flote con los puños de encaje y medias tintas. Debemos actuar con rapidez y eficacia para fortalecer la economía y reconstruirla de acuerdo con los objetivos de sostenibilidad económica, social y ambiental.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *