Precariedad laboral: vidas en suspenso, economía en suspenso





En mi primer artículo de opinión para el Diario Económico decidí que debería hablar en un tema que fuera particularmente relevante para mí, para mi generación, pero también para la economía. De entre todas las opciones que me han venido a la cabeza la precariedad laboral es el tema que considero que más impacto ha tenido en la vida de las generaciones de que yo hago parte y que en este espacio voy a intentar representar. Hablar de empleo y precariedad laboral no es fácil, porque es un problema con múltiples causas y múltiples soluciones de acuerdo a nuestras diferentes visiones para el futuro. Pero si es verdad que no es un tema fácil, es también cierto que es un tema que dado el retraso en la posibilidad de vida independiente para miles de jóvenes merece, a mi entender, un mucho mayor debate social y político. Es en ese sentido que voy a intentar hacer esta reflexión.





A pesar de que todos nosotros fácilmente identificamos lo que es precariedad laboral, tal vez sea relevante presentar una definición simple de lo que es este concepto que estamos aquí abordando. La precariedad laboral será entonces, de acuerdo con Martin Olsthoorn, las situaciones laborales que resulten en la vulnerabilidad de los trabajadores (por ejemplo su dependencia de terceros: padres, compañeros, etc.) debido a la inestabilidad laboral (imprevisibilidad del tiempo del contrato o del salario) y / o falta de protección social en situaciones de riesgo. Para todos nosotros, es inmediato pensar en alguien en una situación de estas. Todos tenemos familiares, amigos o conocidos en una situación de precariedad laboral y es muy probable que varios de los lectores que están ahora leyendo este texto puedan estar en una situación al menos similar. Esta generalización de la inestabilidad laboral, que afecta con toda la fuerza a las generaciones más jóvenes independientemente de su pasado académico, ha puesto en suspenso no sólo miles de vidas, como toda una economía nacional y regional.

La primera consecuencia de estas vidas en suspenso es el retraso en el inicio de la vida independiente de los jóvenes, que lleva a un aplazamiento del nacimiento del primer hijo y que tiene un impacto directo en el número de hijos que cada familia tendrá y, por consiguiente, pone en riesgo la supervivencia de nuestro país ¡sistema de seguridad social como lo conocemos hoy! El envejecimiento de la población portuguesa se debe, cada vez más, la tasa de natalidad decreciente y esta falta de niños pequeños, los futuros contribuyentes, pone en cuestión todo el sistema económico, fiscal y contributiva.

Por otro lado, la inestabilidad laboral también altera el perfil de consumidor de los jóvenes, casi siempre no por preferencia, sino por falta de opción, como es el caso de la posibilidad de adquisición de casa propia.

Muchas otras razones fácilmente se añadir a los hechos que he presentado antes y que demuestran que la precariedad laboral está cambiando el estilo de vida de los jóvenes y, consecuentemente, nuestro sistema económico. Los riesgos de esta precariedad laboral creciente son así transversales a toda la sociedad y no sólo para quienes sufren diariamente con esta inestabilidad. Es esa conciencia social que, en mi opinión, es importante reforzar. Es importante que todos percibimos que esta realidad no afecta solamente a nuestro amigo o familiar que anteriormente nos vino a la cabeza mientras leíamos este artículo, sino todos nosotros elementos de la sociedad que todos los días, presentes y futuros, sufriremos, por ejemplo, aumento de la edad de la jubilación o reducción de los valores de dichas reformas. En una sociedad y economía como la nuestra, casi siempre los problemas más graves de unos, son también problemas para todos los demás.

* El autor de este texto escribe bajo el antiguo acuerdo ortográfico de la lengua portuguesa.





Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *