Post-covid-19 medidas (II)





En mi artículo anterior, expliqué algunas medidas que creo que son esenciales para el buen funcionamiento de la sociedad y la economía, mientras se vive con esta pandemia, y para la post pandemia.





Sin embargo, con la desaceleraci√≥n de los nuevos contagios en muchas partes del mundo, es decir, en pa√≠ses cr√≠ticos como Espa√Īa e Italia, el final gradual del encierro y el retorno progresivo de muchas actividades econ√≥micas ya est√°n comenzando a prepararse.

La disminución abrupta de la actividad económica mundial ya ha provocado aumentos exponenciales en el desempleo (especialmente en los EE. UU.), Disminuciones drásticas en los precios del petróleo (con el hito histórico de los futuros del petróleo en los EE. UU. A precios negativos), predicciones de la recesión mundial y La necesidad de una inyección masiva de liquidez en las economías por parte de los bancos centrales.

Al llegar aquí, es importante seguir reflexionando sobre lo que debemos hacer para superar esta crisis y encontrar soluciones sostenibles. En este sentido, propongo:

Destrucci√≥n creativa con el estado ¬ęa bordo¬Ľ – Si hay una cosa que el capitalismo ha demostrado, con el tiempo, es su capacidad de transformaci√≥n y adaptaci√≥n. Desde que el capitalismo se instal√≥ como una forma primordial de organizaci√≥n econ√≥mica, el cambio se ha acelerado: la sociedad cambia y obliga al capitalismo a cambiar, pero el capitalismo tambi√©n es un agente de cambio (es decir, a trav√©s de innovaciones tecnol√≥gicas), obligando a la sociedad a cambiar .

La pandemia que estamos experimentando es, de hecho, un buen ejemplo. Aunque puede considerarse un shock externo, ya que fue un fenómeno biológico natural que perturbó el funcionamiento normal del sistema económico, Sars-CoV2 solo se convierte en una pandemia porque el mundo se encuentra en un nivel de integración sin precedentes. Además, el virus solo pasa de animales a humanos, dada la producción en masa que hacemos de animales para la venta y el consumo.

En cualquier caso, esta parada puede ser (y creo que ser√°) un momento de destrucci√≥n creativa, en el que, como ha sucedido en el pasado, muchas empresas y l√≠neas de negocio desaparecer√°n para crear otras nuevas: turismo y experiencias en realidad virtual, sexo virtual inmersivo, redes sociales en realidad virtual, equipo de protecci√≥n personal tecnol√≥gico y de moda (ya se venden m√°scaras con dise√Īo), pel√≠culas computarizadas con apariencia humana (hiperrealismo), drones que distribuyen productos ¬ęen la ventana¬Ľ ¬ęY equipos m√©dicos dom√©sticos, impresi√≥n 3D, nuevas vacunas, medicamentos de nanotecnolog√≠a, conexi√≥n cuerpo-m√°quina y mejores equipos hospitalarios (despu√©s de todo, el conocimiento de los ingenieros de Ferrari, BMW o Porsche se usa bien en la construcci√≥n de equipos m√©dicos, m√°s que en el descubrimiento de motores de autom√≥viles con m√°s caballos).





En este proceso natural de dinámica de mercado, es esencial que el Estado tenga un papel activo: promover la colaboración entre investigadores y empresas, apoyar a los desempleados, imponer reglas de salud que protejan la vida de las personas y promover la redistribución / reubicación del trabajo, haciendo con el trabajo disponible siendo destruido por la mayor cantidad de personas posible, reduciendo las horas de trabajo para evitar más desempleo y reubicando personas. Ej: trasladar al personal del turismo y la restauración a trabajos relacionados con entregas a domicilio.

Solo hay una crisis severa si los bancos centrales quieren: lo que está sucediendo no es una destrucción de las capacidades instaladas del mundo, ni de su tecnología o conocimiento. Es solo un impedimento para viajar y el contacto humano cara a cara. Como resultado, no hay razón para que alguien muera de hambre o frío. Obviamente, los reajustes en el empleo que causará esta crisis pueden llevar a muchas personas a la precariedad financiera.

Pero ah√≠ es donde entran los estados y, en particular, los bancos centrales. Si existe la creaci√≥n de dinero y la distribuci√≥n del ingreso entre las personas (incluso si es quedarse en casa sin trabajar), garantizado que los sectores fundamentales contin√ļen operando, no habr√° escasez de bienes. Y no habr√° inflaci√≥n, ya que los ingresos entregados a las personas no aumentar√°n la demanda, sino que solo evitar√°n que disminuya.

Si los bancos centrales cometen el delito de aferrarse a los prejuicios ideol√≥gicos de las fobias inflacionarias, y los gobiernos no entienden que este es el momento de dar dinero, con p√©rdidas, a las personas, m√°s que a las empresas, podemos vivir una crisis humanitaria sin precedentes En el caso europeo, esto es especialmente preocupante, ya que el Banco Central no pertenece a ning√ļn pa√≠s espec√≠fico y est√° vinculado a los dogmas de los tratados europeos.

Es hora de llevar a buen t√©rmino el Brexit – Antes de que existiera esta pandemia, se dec√≠a que el Brexit era muy dif√≠cil debido a las fronteras abiertas, el flujo constante de personas y mercanc√≠as que ingresan y salen del Reino Unido y el efecto disruptivo que la introducci√≥n de aranceles y Los controles aduaneros causar√≠an econom√≠as tanto en la Uni√≥n Europea como en el Reino Unido. Bueno, esa interrupci√≥n ya est√° hecha y el da√Īo est√° hecho. Ahora hay tiempo para decidir adecuadamente c√≥mo ser√°n las relaciones entre la UE y el Reino Unido en el per√≠odo posterior al Brexit y posterior a la pandemia.

Menos y más cerca Рlo que nos ha demostrado el frenado forzado de la economía mundial es que el nivel de interdependencia productiva y reubicación, a pesar de tener ganancias en términos de costos productivos, tiene altos costos en términos de autonomía, autosuficiencia y contaminación.

Estrategias de producción justo a tiempo, la multiplicación de los procesos de producción y el transporte continuo de materias primas y bienes de consumo significa que tenemos muchas cosas disponibles, rápidamente, en cantidad y variedad. Sin embargo, una falla grave en uno de los puntos de esta cadena de interdependencias es suficiente para bloquear el proceso.

En un escenario de pandemias m√°s recurrentes y duraderas (Bill Gates estima pandemias de este tipo cada 20 a√Īos) u otras crisis financieras y geopol√≠ticas, es hora de reconsiderar los pros y los contras de esta cadena mundial de producci√≥n y distribuci√≥n, d√°ndose cuenta de que existen mayores riesgos que es importante controlarlo.

En este sentido, incluso si se pierde algo de eficiencia, cantidad y variedad, tiene sentido volver a pensar en una mayor producción local, una mayor autonomía (agrícola, industrial y energética) y una distribución más basada en la proximidad. Esta desaceleración forzada también mostró cómo el mundo no termina (por el contrario, se regenera), ni el ser humano se destruye a sí mismo si camina un poco más despacio, si tiene más tiempo para el hogar, para la familia y para el pensar

Estas medidas m√°s estructurales no se implementar√°n de la noche a la ma√Īana, pero estoy convencido de que, si contin√ļan, podemos tener una post pandemia con una vida m√°s feliz que la que ten√≠amos antes.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a..

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *