¬ŅPor qu√© podemos perder nuestro sentido del olfato?





Esta es la forma en que el organismo descifra los olores, desde la nariz hasta el cerebro:





1. Puerta de enlace

El olor (bueno o malo) es información transportada por varias partículas, que quedan suspendidas en el aire hasta que son aspiradas por la nariz. Allí, son retenidos por el epitelio, la capa de revestimiento, y viajan a la parte superior de la cavidad, que tiene terminaciones nerviosas con receptores para estas moléculas. El ser humano tiene 400 tipos de receptores. El doble de perros y el triple de ratones.

2. Transmisión de mensajes

Las terminaciones son el comienzo del bulbo olfatorio, una estructura encargada de llevar información desde la nariz hasta el cerebro. Funciona así: cada partícula de olor tiene una forma específica. Cuando encajan en los receptores, que son una especie de papilas gustativas del olfato, generan impulsos eléctricos que viajan a través del nervio olfatorio hasta el cerebro, donde se distinguirán.

3. Centro de traducción

Los est√≠mulos el√©ctricos son recibidos por la corteza olfativa y, desde all√≠, son procesados ‚Äč‚Äčpor varias √°reas. Tantos que la ciencia todav√≠a est√° mapeando esta red. Pero se sabe que el hipot√°lamo y el l√≥bulo temporal, regiones de la memoria y el sistema l√≠mbico, que gestiona las emociones, leen los mensajes. Por eso el olor despierta recuerdos y alertas afectivos tan poderosos.

4. Problemas en otros departamentos

Las papilas gustativas de la lengua son muy limitadas. La mayoría de las características peculiares del sabor de un alimento provienen del olfato. Cuando lo perdemos hasta el 95% del sabor puede desaparecer junto.

Ilustraciones: Evandro Bertol / LA SALUD es Vital

Buey en la línea

Los obst√°culos pueden surgir desde las fosas nasales hasta la parte posterior del cerebro. La barrera m√°s com√ļn es mec√°nica, en el que el tabique desviado, la presencia de p√≥lipos (la famosa carne esponjosa) y los ataques de rinitis o acumulaci√≥n de flemas bloquean el paso del olor. Y es com√ļn que los traumatismos causados ‚Äč‚Äčpor accidentes da√Īen los nervios, que son muy delicados. M√°s raramente, los tumores en el bulbo olfatorio o en otras regiones alteran el olfato.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.





Otro problema es la inflamación que puede llegar al nervio o sus células de soporte, que se encuentran alrededor. Si el desajuste está en las células, la recuperación es más fácil. Esto es lo que sucede, por ejemplo, en Covid-19.

Pérdida del olfato por Covid-19

La anosmia (nombre t√©cnico de la p√©rdida total) se presenta hasta en un 90% de los infectados, seg√ļn estudios de la Universidad de S√£o Paulo (USP). En aproximadamente el 45% de los casos, la deficiencia se produce debido a la inflamaci√≥n y tiende a resolverse en semanas.

Para otro 43%, pasan meses antes de que vuelva el sentido del olfato, debido a lesiones en las células auxiliares, alrededor del nervio. Finalmente, entre el 1 y el 2% de las personas tienen una lesión en el propio nervio, que es más grave y no siempre reversible.

La pérdida del olfato por el coronavirus se puede revertir. Una de las principales formas es a través del entrenamiento olfativo. Los kits con aromas específicos, como rosas, café y otros, estimulan la rehabilitación de las células nerviosas. Es como fisioterapia.

En algunos casos de Covid-19, cuando la inflamaci√≥n es el problema, los otorrinolaring√≥logos pueden recetar corticosteroides para prevenir el da√Īo a los nervios. Tambi√©n es posible que haya una causa subyacente (y corregible) del da√Īo, como las barreras mec√°nicas que mencionamos. Cuanto menos tiempo no se estimula el nervio, m√°s probabilidades hay de que se recupere.

De la cabeza a la nariz

Las personas con Alzheimer o Parkinson tienden a experimentar cambios en la percepci√≥n de los olores; los estudios dicen que hasta el 80% de los pacientes de Parkinson tienen alg√ļn grado de p√©rdida del olfato. Tanto es as√≠ que en la actualidad se estudia el estudio de la posibilidad de que estas manifestaciones act√ļen como marcadores para la identificaci√≥n precoz de la aparici√≥n de estas enfermedades.

Fuentes: Fernando Gomes, neurocirujano y profesor de la Universidad de São Paulo (USP); Richard Voegels, otorrinolaringólogo y profesor de la USP; Gilberto Ulson Pizarro, otorrinolaringólogo del Hospital Paulista; João Camurça, otorrinolaringólogo del Hospital Cema (SP).

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *