¬ŅPor qu√© persisten los mitos y las noticias falsas sobre los edulcorantes?





La cantidad de noticias alarmantes que circulan, tanto en la prensa como en las redes sociales, sobre productos alimenticios que serían perjudiciales o peligrosos para la salud humana es un hecho extremadamente preocupante.

Es evidente que el tema de seguridad alimentaria es importante y merece una investigación constante, pero lo que más observamos, lamentablemente, son los resultados de una investigación mal interpretada que se utiliza como fuente de información y que puede conducir a desacreditar productos e ingredientes ampliamente estudiados.

Las razones de este enfoque erróneo generalmente están vinculadas a la complejidad del lenguaje técnico, que genera una comprensión deficiente por parte de quienes leen; uso de datos e información fuera del contexto original; y lectura parcial de la investigación con un análisis superficial que lleva a conclusiones apresuradas.

Lamentablemente, un grupo que ha sido víctima frecuente de este descuido es personas con diabetes. La complejidad y el cuidado necesarios para obtener el control glucémico no fueron suficientes, ahora sufren dudas y temores innecesarios en relación con la elección de alimentos.

Aquellos que tienen al menos 40 a√Īos deben recordar c√≥mo fue el diagn√≥stico de diabetes hace tres d√©cadas o m√°s: fue la declaraci√≥n de que su vida ser√≠a completamente limitada, costosa y dif√≠cil.





En esos a√Īos, la ciencia, especialmente la nutrici√≥n, los productos farmac√©uticos y la medicina, ha avanzado mucho y ha aportado importantes contribuciones a la calidad de vida, la seguridad y la accesibilidad de los diab√©ticos a medicamentos y alimentos.

El llamado edulcorantes, técnicamente conocido como edulcorantes, eran productos más caros, difíciles de encontrar y con opciones limitadas. Hoy, tenemos una serie de versiones con precios asequibles, sabores para diferentes gustos y que se encuentran en todos los mercados y farmacias. Además, la industria también utiliza varios edulcorantes en la preparación de alimentos y bebidas.

Por lo tanto, los diab√©ticos dejan de consumir dulces, refrescos, caf√© endulzado y otros alimentos con az√ļcar en sus recetas originales solo si lo desean, y no debido a una imposici√≥n de salud o presupuesto.

Pocos son conscientes de la rigidez y seriedad que existe en la aprobación de ingredientes alimentarios y aditivos en Brasil. El organismo que regula el sector en el país es Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria), el mismo que aprueba rigurosamente la entrada y comercialización de medicamentos. Un organismo formado por técnicos competentes y basado en el Codex Alimentarius, Un programa conjunto de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuyo objetivo es establecer estándares internacionales en el área de los alimentos, incluyendo directrices, estándares de productos y códigos de buenas prácticas.

Ante este riguroso aparato y evidencia científica, parece al menos intrascendente divulgar ciertas noticias sobre los peligros de ingerir edulcorantes. Primero, para ser evaluados y aprobados por entidades como Anvisa, los aditivos como los edulcorantes deben someterse a Pruebas experimentales y análisis toxicológicos. investigar si la nueva sustancia afecta metabolismo, está relacionado con cancer o tiene otros eventos adversos.

Una revisi√≥n reciente del estudio, publicada en el respetado The British Medical Journal, no identific√≥ ning√ļn efecto nocivo para la salud con el uso de edulcorantes. Asimismo, en 2017, el Consenso iberoamericano sobre edulcorantes bajos o bajos en calor√≠as, que reuni√≥ an√°lisis de investigadores de varios pa√≠ses, concluy√≥ que los edulcorantes ¬ęson algunos de los componentes alimenticios m√°s evaluados, y su seguridad ha sido revisada y confirmada por organismos reguladores internacionales, incluidos la OMS, la Administraci√≥n de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ¬ę

En resumen, debido a los estudios realizados hasta la fecha, no hay razón para tener miedo de usar edulcorantes en la comida diaria, ya sea por restricciones de salud o no. Sin embargo, la ciencia es dinámica y las reevaluaciones sobre esta o cualquier clase de sustancias siempre serán necesarias.

Es tarea de los nutricionistas y otros profesionales de la salud, así como de la prensa responsable, difundir conocimientos confiables a la luz de la ciencia y evitar la difusión de información falsa o controvertida. El costo humano y social de las noticias falsas y mal interpretadas relacionadas con los alimentos es incalculable.

La industria alimentaria, e incluso algunos profesionales, vinculados o no al sector productivo, han sido vistos como villanos por algunos movimientos, pero es gracias a los esfuerzos de ambos que los m√°s variados tipos de alimentos, desde los naturales hasta los industrializados, llegan a las mesas de consumidores de todas las clases sociales y regiones de Brasil.

Depende de cada familia, cada persona, elegir la gama de opciones que equilibrarán su dieta, utilizando o no ciertos alimentos. Lo que no puede faltar en la tabla de nadie es información confiable y de calidad.

Kathia Schmider es nutricionista y coordinadora t√©cnica en ABIAD (Asociaci√≥n Brasile√Īa de la Industria de Alimentos para Fines Especiales y Similares)


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *