¬ŅPor qu√© hay una nueva ola de violencia en Colombia?





  1. ¬ŅQu√© est√° pasando en Colombia?

Una escalada de asesinatos de civiles, principalmente en el campo colombiano. Este incremento, aunque en menor escala, ha ido creciendo a un ritmo comparable a los momentos m√°s duros del conflicto armado contra la guerrilla, en los a√Īos 60, 70, 80 y 90. Seg√ļn datos de la ONU (Naciones Unidas), en 2020 ya se han registrado 33 masacres o asesinatos colectivos en el pa√≠s, mientras que en 2019 (en todo el a√Īo) fueron 36, en 2018, 29, y en 2017, 11.





Entre estos delitos se encuentran los de Tib√ļ (Norte de Santander), donde fueron asesinadas ocho personas, Samaniego (Nari√Īo), otras ocho, en su mayor√≠a j√≥venes, y Ricaurte (Cundinamarca), donde fueron asesinadas tres ind√≠genas.

El conteo de asesinatos colectivos no incluye la ejecuci√≥n de l√≠deres sociales y de derechos humanos que sirven a comunidades desatendidas. All√≠, el recuento ya suma m√°s de 1.000 personas, seg√ļn la ONG Indepaz.

2. ¬ŅQui√©nes son las v√≠ctimas?

En general, j√≥venes habitantes de la regi√≥n, l√≠deres comunitarios, familias campesinas, personas que resisten el reclutamiento forzoso, miembros de bandas criminales, ind√≠genas que tratan de proteger sus tierras, soldados del ej√©rcito. Adem√°s de los asesinados, Colombia sigue siendo uno de los pa√≠ses con m√°s refugiados internos del mundo. Es decir, personas que se ven obligadas a abandonar el lugar donde viven debido al enfrentamiento entre facciones, c√°rteles, ej√©rcito y paramilitares. Seg√ļn la ONU, los llamados internos ¬ędesplazados¬Ľ (desplazados) en el pa√≠s ya son 7 millones _ en comparaci√≥n, los refugiados de la crisis humanitaria en Venezuela son 4 millones. Este a√Īo, 14.000 familias se han visto obligadas a abandonar sus hogares. La mayor√≠a de ellos aumentan la poblaci√≥n de las grandes ciudades. Existe una preocupaci√≥n constante por esta peregrinaci√≥n en tiempos de pandemia. Generalmente, en las metr√≥polis, las condiciones de vida a la llegada son precarias y antihigi√©nicas.

3. ¬ŅQui√©nes son las fuerzas en disputa?

Hay un conglomerado de facciones y bandas, disidencia de organizaciones que alguna vez fueron más grandes y nuevos actores provenientes del exterior. En cada región, la combinación de estas fuerzas es diferente. Por ello, los analistas de violencia recomiendan enfoques locales, coordinados con una estrategia nacional.





En general, est√°n involucradas guerrillas activas como el ELN (Ej√©rcito de Liberaci√≥n Nacional), el EPL (Ej√©rcito de Liberaci√≥n Popular), las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), que est√°n oficialmente desmovilizadas, las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia). ), fuerzas paramilitares tambi√©n oficialmente desmovilizadas, c√°rteles narcotraficantes mexicanos y colombianos. En algunos de estos grupos a√ļn existen c√©lulas impulsadas por cuestiones ideol√≥gicas y cuyo prop√≥sito es reformar o tomar el poder de manera revolucionaria. La mayor√≠a, sin embargo, se dedica al tr√°fico de drogas y otras pr√°cticas delictivas.

Seg√ļn los informes de las v√≠ctimas, convivir con estos delincuentes es a√ļn m√°s dif√≠cil hoy que antes. En el pasado, cuando gran parte del campo colombiano estaba dominado por guerrillas y paramilitares, estos grupos, aunque fuera de la ley, establec√≠an v√≠nculos con las comunidades, a menudo incluso reemplazando el papel del Estado en lo que respecta a la atenci√≥n m√©dica, el transporte, la alimentaci√≥n. y seguridad. Hoy, las v√≠ctimas ven a los grupos violentos como un peligro constante y no hay nadie a quien apelar.

4. ¬ŅCu√°l es el papel del Estado en este conflicto?

El estado colombiano ya estaba ausente en gran parte del territorio, durante los a√Īos m√°s dif√≠ciles del conflicto armado. La pandemia del coronavirus y la oposici√≥n del actual gobierno, de Iv√°n Duque, del partido Centro Democr√°tico, al acuerdo de paz entre el Estado colombiano y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), firmado y aprobado en 2016, termin√≥ por saltarse a√ļn m√°s atenci√≥n del gobierno al tema de la violencia en el campo.

Entre los compromisos que asumió el Estado en el tratado estuvo la seguridad de los excombatientes desarmados, que no se ha venido concretando, una reforma agraria, tema original por el cual se iniciaron los conflictos con la guerrilla, y un plan de inserción en la sociedad. excombatientes, lo que tampoco ha sucedido. El estado, bajo su actual gestión, también se ha negado a realizar negociaciones de paz con otras guerrillas, como el ELN.

Hay una fuerte presión estadounidense sobre Duke. Es un hecho que, desde que comenzaron las negociaciones de paz, la cantidad de tierra cultivada con coca ha aumentado. El gobierno anterior, de Juan Manuel Santos, bajo presión de campesinos y guerrilleros, prohibió la fumigación aérea de estas tierras con agentes químicos considerados cancerígenos. La administración Trump presiona a Duque para que vuelva a este tipo de fumigaciones, en detrimento del desmantelamiento manual de estas plantaciones, que es más lento y difícil. Estados Unidos ha condicionado la continua ayuda financiera para el acuerdo de paz a la reanudación de la fumigación aérea con productos químicos. La población del campo está en contra, ya que afecta no solo las plantaciones de coca, sino también otros cultivos y la salud de los habitantes de la región rural.

5. ¬ŅC√≥mo puede afectar esto a las elecciones presidenciales de 2022?

Ya est√° impactando. Seg√ļn el Instituto Gallup, Duque tiene un 29% de popularidad y un 64% de desaprobaci√≥n de su gesti√≥n. El aumento de la violencia fue uno de los motivos de las protestas que se han producido en las grandes ciudades colombianas desde fines del a√Īo pasado, y que solo fueron interrumpidas por la pandemia. Duque tiene una combinaci√≥n de problemas, adem√°s de la violencia, el coronavirus, el desmantelamiento de su base de apoyo desde la detenci√≥n de su padrino pol√≠tico, √Ālvaro Uribe, y la crisis humanitaria con Venezuela, que tambi√©n impacta el tr√°fico de grupos y facciones violentas. a trav√©s de la frontera.

El partido de Duque a√ļn no tiene un probable sucesor claro (en Colombia no hay reelecci√≥n), pero es posible que vuelva a presentar a alguien m√°s de l√≠nea dura _Duque insiste en etiquetarse de centro, lo que disgusta las posiciones a la derecha de los suyos Centro Democr√°tico. Por otro lado, la centroizquierda ha ido ganando terreno, con nombres como Sergio Fajardo, que ocup√≥ el tercer lugar en las √ļltimas elecciones presidenciales, y Claudia L√≥pez, alcaldesa de Bogot√°, que ha estado enfrentando a Duque en las estrategias para combatir el coronavirus.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *