¬ŅPor qu√© el efecto del alcohol es peor en mujeres, j√≥venes y viejos?





En Brasil, las mujeres, j√≥venes y viejas beben m√°s. Este fue el principal hallazgo de la encuesta ¬ęAlcohol y salud de los brasile√Īos – Panorama 2020¬Ľ, realizada por el Centro de informaci√≥n sobre salud y alcohol (Cisa). La encuesta llam√≥ la atenci√≥n de los expertos porque estos grupos son precisamente los m√°s vulnerables a los efectos nocivos de alcohol.

La publicación es una recopilación de datos recientes de varias fuentes, como el Departamento de Informática del Sistema Único de Salud (Datasus), Vigilancia de factores de riesgo y protección para enfermedades crónicas por encuesta telefónica (Vigitel) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). La información extraída de ese punto a una disminución del 11% en el consumo per cápita entre 2010 y 2016 en nuestro país.

Sin embargo, las hospitalizaciones de mujeres y ancianos causadas por el alcohol han aumentado. Y la cantidad de jóvenes que se emborrachan también es alta.

¬ęLo que nos asusta es que son parte de la poblaci√≥n que bebe mucho¬Ľ, dice el psiquiatra Arthur Guerra, presidente de Cisa.

A continuaci√≥n, comprenda por qu√© la sustancia ofrece m√°s da√Īo a estas clases:





Mujeres

Hist√≥ricamente, la poblaci√≥n masculina siempre ha bebido m√°s. Cuando hablamos espec√≠ficamente sobre el consumo abusivo, Vigitel revela que la frecuencia de este comportamiento entre los brasile√Īos es del 17,9%, siendo mayor para los hombres (26%) que para las mujeres (11%).

Sin embargo, hubo un aumento significativo en el ala femenina entre 2010 y 2018, especialmente en los grupos de edad de 18 a 24 a√Īos (14.9% a 18%) y de 35 a 44 a√Īos (10.9% a 14%).

Seg√ļn Datasus, durante ese per√≠odo, las hospitalizaciones atribuibles a las bebidas alcoh√≥licas por cada 100 mil habitantes cayeron de 172.9 a 168.2. En los hombres, hubo una ligera reducci√≥n. Por otro lado, ese n√ļmero aument√≥ un 19% para las mujeres.

También se observó crecimiento en las muertes entre 2010 y 2017: mientras que el aumento entre ellas fue del 4% (52 427 a 54 360), entre ellas el índice aumentó un 15% (13 813 a 15 876).

¬ęHe estado en este campo durante 41 a√Īos y nunca he visto lo que est√° sucediendo ahora, es decir, tantas ni√Īas que comienzan a beber temprano y tantas mujeres que tienen un consumo nocivo, casi siempre acompa√Īadas de negaci√≥n¬Ľ, dice Guerra.

Esto se explicaría por cambios en el estilo de vida, como un mayor poder adquisitivo y el doble de horas de trabajo. Aunque la igualdad de género es algo positivo, es necesario recordar que existen diferencias fisiológicas.

El presidente de Cisa explica que, en general, las mujeres tienen un √°rea corporal m√°s peque√Īa y menos enzimas. ¬ęPor lo tanto, lo que beben permanece m√°s tiempo en el torrente sangu√≠neo y tarda m√°s en metabolizarse¬Ľ, agrega.

Además, la cantidad de agua en el cuerpo femenino es baja. Por lo tanto, la sustancia termina por concentrarse más en el cuerpo. Todo esto aumenta el riesgo de hepatitis alcohólica, cirrosis, enfermedad cardíaca y cáncer de mama.

Personas mayores

Cuando observamos los impactos por edad, las personas mayores se destacan. Los brasile√Īos mayores de 55 a√Īos representan la mayor√≠a de las hospitalizaciones, pasando del 26% en 2010 al 33% en 2018. En muertes, el n√ļmero aument√≥ del 41% al 48%. Es el √ļnico grupo de edad en el que hubo un aumento.

Los factores psicosociales son los principales responsables de esta asociaci√≥n: viudez, soledad, p√©rdida de amigos, jubilaci√≥n, aislamiento …

‚ÄúSon m√°s sensibles debido a su baja capacidad de metabolizaci√≥n hep√°tica y renal. Entonces, hay una mayor tendencia a la deshidrataci√≥n ‚ÄĚ, ense√Īa el psiquiatra.

Aquí, los peligros son la posibilidad de caídas, déficits cognitivos, lesiones y mala interacción con medicamentos.

Juventud

Aunque no tenemos nuevos estudios sobre adolescentes, los expertos a√ļn muestran preocupaci√≥n, ya que el sistema nervioso central permanece en desarrollo hasta la edad de 20 a√Īos. Cuando comienza a beber antes de la edad, las funciones cognitivas y las habilidades socioemocionales se ven afectadas.

‚ÄúLa maduraci√≥n de esta regi√≥n del cerebro no se debe lavar con alcohol. Parece obvio, pero en la pr√°ctica, esto no es lo que encontramos. Los estudiantes se encuentran en una situaci√≥n complicada ‚ÄĚ, advierte el experto.

Los datos de la OMS muestran que el 26.5% de los j√≥venes de 15 a 19 a√Īos en el mundo (alrededor de 155 millones de personas) bebieron en 2016. En Brasil, el n√ļmero es pr√°cticamente el mismo: 26.8% dio el mismo informe.

Seg√ļn la Encuesta Nacional de Salud Escolar (Pense) de 2015, entre los adolescentes de 13 a 15 a√Īos, el 55.5% afirm√≥ haber bebido en alg√ļn momento de sus vidas y el 21.4% ya hab√≠a sufrido alg√ļn episodio de borrachera. La edad promedio en que experimentan alcohol por primera vez es de 12.5 a√Īos.

En relaci√≥n con los adultos j√≥venes, la informaci√≥n de la Secretar√≠a Nacional de Pol√≠tica de Drogas (Senad) en 2010 se√Īala que casi el 90% de los estudiantes universitarios ya han bebido al menos una vez.

Al cruzar los datos recopilados en el informe, los investigadores de CISA concluyeron que la probabilidad de que una persona de 18 a 34 a√Īos beba aproximadamente cuatro dosis de alcohol puro en una sola ocasi√≥n es 3.7 veces mayor que una persona mayor de 55 a√Īos.

‚ÄúEl joven tiene un patr√≥n alarmante, que se llama ‘consumo excesivo de alcohol epis√≥dico’. A menudo pasa toda la semana sin beber nada, pero va a un club y bebe mucho de una vez ‚ÄĚ, dice el profesional.

¬ŅQu√© se debe hacer para cambiar este escenario?

En 2010, la OMS public√≥ un documento con diez pautas para guiar las pol√≠ticas y acciones sobre este problema. La llamada ¬ęEstrategia global para reducir el uso nocivo del alcohol¬Ľ tiene como objetivo disminuir al menos el 10% del consumo para 2025.

Diez a√Īos despu√©s, se han realizado varios avances, pero la investigaci√≥n presentada por Cisa muestra que, en nuestro pa√≠s, todav√≠a queda mucho por hacer. Guerra cree que es necesario crear un programa s√≥lido de prevenci√≥n y educaci√≥n centrado en cada grupo.

‚ÄúEs como un vestido hecho a medida para j√≥venes, mujeres y ancianos. En t√©rminos de pol√≠tica p√ļblica, debemos invertir fuertemente en acciones en el lenguaje que entienden ‚ÄĚ, sugiere el profesional.

Y concluye: ‚ÄúLa familia tiene un papel importante. Ella necesita instruir sobre c√≥mo tener una relaci√≥n saludable con el alcohol. El ejemplo no es solo la mejor manera de ense√Īarle algo a alguien: es el √ļnico ‚ÄĚ.


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *