¬ŅPor qu√© el coronavirus y el tabaquismo son una combinaci√≥n fatal?





Mientras el mundo sufre la angustia de nuevo coronavirus, debemos advertir sobre el peligro de experimentar dos pandemias juntas: el de Covid-19 y el de fumar. Fumar no solo favorece el empeoramiento de la infección sino también la transmisión del virus.





Es importante que la población entienda que todas las formas de consumo de tabaco puede aumentar el riesgo de desarrollar Covid-19, incluidas condiciones más graves y potencialmente fatales. El uso de cachimbas y Cigarrillos electrónicos vaporizar nicotina o tetrahidrocannabinol (THC) aumenta la probabilidad de transmitir el virus debido a la distribución respectiva de boquillas de cigarrillos y mangueras y dispositivos que permiten la exhalación de las gotas de vapor.

Fumadores de tabaco calentado presentan el mismo riesgo de complicaciones de esta enfermedad que los usuarios de cigarrillos tradicionales.

La exposici√≥n al humo o al vapor del tabaco es el principal factor de riesgo de enfermedades respiratorias. Como afecta la respuesta inmune del cuerpo, tambi√©n contribuye a infecciones virales y bacterianas. S√≠, fumar da√Īa nuestro sistema de defensa y la reacci√≥n a virus y bacterias, lo que hace que los fumadores sean m√°s vulnerables a las enfermedades infecciosas.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

En la microepidémica de Mers (síndrome respiratorio del este médico), causado por un coronavirus clínicamente similar a Covid-19, los científicos notaron una asociación significativa entre fumar y la tasa de mortalidad. Los fumadores enfrentaban el doble de riesgo de contraer la infección, síntomas más graves y una mayor posibilidad de muerte en comparación con los no fumadores.

La puerta de entrada principal para el virus Sars-CoV-2 detrás de la pandemia actual se encuentra en la mucosa del boca, nariz y vías respiratorias superiores Рy, con menos frecuencia, en la conjuntiva de los ojos.





En los casos graves de Covid-19, ya sabemos sobre la participación de los receptores de enzimas ECA2, que son abundantes en el tejido pulmonar. Son estas enzimas las que permiten que el coronavirus se conecte para infectar las células.

Los fumadores, exfumadores y pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC, también relacionada con el tabaquismo) muestran un aumento significativo de esta enzima en las vías respiratorias inferiores. Esto sugiere que fumar contribuye al aumento de los receptores por los cuales el virus invade el cuerpo.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Este es un factor importante para las complicaciones de la infecci√≥n. Y, no menos importante, los fumadores son parte del grupo de riesgo de formas graves de Covid-19, marcadas por un exceso de inflamaci√≥n y disfunci√≥n org√°nica m√ļltiple.

Con cada bocanada de cigarrillos o productos similares, el fumador inhala un volumen considerable de monóxido de carbono. La alta afinidad de unión de este monóxido a la hemoglobina genera carboxihemoglobina, que causa niveles bajos de oxígeno en la sangre, lo que resulta en una menor tolerancia al ejercicio y al esfuerzo físico.

Entre los fumadores que pueden ser objetivos del coronavirus, el bajo nivel de oxígeno en la sangre y la exposición a otras toxinas del tabaco conducen a la disfunción de la capa que recubre el interior de la sangre y los vasos linfáticos, a un proceso inflamatorio generalizado y a una mayor formación de coágulos

Todo esto refuerza la necesidad de aumentar la conciencia de los fumadores. Tenemos una oportunidad cr√≠tica para dejar de fumar y aumentar la vigilancia en este p√ļblico para prevenir, detectar y tratar r√°pidamente los posibles casos de Covid-19.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Los estudios sugieren que dejar de fumar por al menos cuatro semanas ya mejora la función inmune en los pulmones, lo que ayuda a reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad y las complicaciones del coronavirus y otras infecciones respiratorias.

La presión arterial y la frecuencia cardíaca disminuyen después de 20 minutos de fumar. Y la disminución de las tasas de oxígeno en la sangre o los tejidos, debido a la intoxicación crónica por dióxido de carbono, tiende a desaparecer después de las primeras ocho horas sin fumar. Después de un día de abstinencia, la circulación sanguínea mejora y, después de dos a 12 semanas, los riesgos de trombosis y enfermedades cardíacas disminuyen.

Parar de fumar es una medida de protección decisiva y debe ser alentada por los profesionales de la salud a los pacientes como una de las mejores acciones para minimizar problemas serios con Sars-CoV-2.

Los médicos deben investigar si el paciente fuma (esto es inseparable de la historia y el examen clínico) e incluir el cese de la adicción en la lista de buenas prácticas para el control de la pandemia.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Es nuestro deber alertar a la población sobre el peligro del vínculo entre el tabaco y Covid-19. Fumar o vaporizar no es esencial para la vida durante o después de la pandemia.

* El Dr. Alberto Jos√© de Ara√ļjo es m√©dico sanitario y presidente del Comit√© Antitabaco de la Asociaci√≥n M√©dica Brasile√Īa (AMB). El Dr. Luiz Maltoni es cirujano de oncolog√≠a y director ejecutivo de la Fundaci√≥n del C√°ncer.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *