Por ¬ęcalificaciones¬Ľ del humanismo





El capitalismo global contemporáneo está marcado por grandes movimientos de capital, altos niveles de inversión extranjera y tasas de comercio internacional récord. Estos flujos se canalizan principalmente a través de intercambios financieros, fondos de inversión, hacia y desde empresas multinacionales y hacia y desde las naciones.





Para guiar estos movimientos est√°n los precios de activos y derivados, informaci√≥n privilegiada, lavado de dinero, optimizaci√≥n de impuestos, esp√≠ritu especulativo, balances de empresas y calificaciones riesgo (ya sea deuda p√ļblica, productos financieros compuestos, bonos, naciones, etc.). De todas estas piezas de informaci√≥n que gu√≠an la inversi√≥n y dictan las asignaciones de capital, no se tiene en cuenta nada sobre el humanismo, el cumplimiento de los derechos humanos.

Adem√°s, como los consumidores no tienen acceso a la informaci√≥n sobre este tipo de incumplimiento, ni siquiera los ciudadanos motivados por el humanismo pueden influir en el mercado a trav√©s de sus decisiones de compra. Por lo tanto, no es sorprendente que el capitalismo global nos est√© fallando en √°reas tan cr√≠ticas como el medio ambiente, los derechos humanos o la felicidad. La informaci√≥n que condiciona el sistema es ¬ęciega, sorda y tonta¬Ľ con respecto a estos aspectos vitales de nuestra vida, de nuestra sostenibilidad.

Cuando se cre√≥ la Declaraci√≥n Universal de los Derechos Humanos, no deb√≠a permanecer en el papel. Pero se puso en papel para convertirse en un est√°ndar de comportamiento. Lo cierto es que, desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta ahora, solo hemos cubierto una peque√Īa parte en la implementaci√≥n global de estos derechos.

Cuando la lógica del mercado de capitales solo analiza dónde, cuándo y cómo es posible multiplicar los dichos más rápidamente, situaciones en las que la neo-esclavitud, la explotación del trabajo infantil, el pago de salarios miserables, el uso de horarios son fáciles de suceder El abuso, el uso de paraísos fiscales o la exacerbación del espíritu competitivo y el desprecio por la sostenibilidad humana y ambiental son compatibles con la maximización de la rentabilidad.

Por lo tanto, no podemos esperar a que los agentes de los mercados de capitales, muchos ya son inteligencias artificiales, cambien su comportamiento por el altruismo. M√°s bien, debemos crear mecanismos autom√°ticos que induzcan al sistema a respetar el humanismo.

Una forma de lograr esto ser√≠a crear calificaci√≥n que, en lugar de medir el riesgo crediticio, miden el riesgo de impagos human√≠sticos. Este calificaci√≥n luego se usar√≠a como informaci√≥n decisiva para asignar capital. Por lo tanto, solo los recursos financieros con una buena calificaci√≥n podr√≠an integrar los fondos de pensiones, solo los pa√≠ses con una buena calificaci√≥n podr√≠an tener acceso al cr√©dito. calificaci√≥n Un Arabia Saudita), solo las empresas con una buena calificaci√≥n podr√≠an atraer inversores ( calificaci√≥n A + de Amazon, donde los trabajadores del almac√©n apenas tienen tiempo para ir al ba√Īo), solo las entidades bien calificadas podr√≠an ser elegibles para fondos comunitarios.





De todos modos, una vez creado tal calificación y su obligación legal se introdujo, a través de los cargos bancarios y la regulación en los mercados financieros, fue suficiente para que la máquina funcionara y allí sería posible canalizar el capitalismo global en dirección a los derechos humanos.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *